Saltar a contenido

Marcela Schenck

Análisis

Las reglas del juego

En el mundo hemos visto diversos casos en los que la cohesión de subjetividades políticas toma como punto central estar “en contra de” más que “a favor de”. En este sentido, el antagonismo ofrece un elemento aglutinador y movilizador que puede ser capitalizado electoralmente.
El presidente de Estados Unidos Barack Obama es visto ayer, a su llegada a la Casa Blanca. · Foto: EFE, Martin H. Simon
Política internacional

Revisionismo histórico

Los atentados perpetrados en Estados Unidos el 11 de setiembre de 2001 dejaron su huella en la política estadounidense, y aún producen nuevos sucesos en ese país. En los últimos días, su opinión sobre los atentados le costó el cargo a un consejero de la Casa Blanca, mientras que una revisión judicial de las detenciones efectuadas en ese período podría llevar a los tribunales al secretario de Justicia de George W Bush, John Ashcroft.
Política internacional

Secreto a voces

Recién mañana la Comisión Electoral dará a conocer los resultados primarios del escrutinio que se realiza en Afganistán desde el jueves pasado, día en que se celebraron elecciones nacionales y provinciales en el país, por segunda vez desde que en el año 2001 éste fue ocupado por una coalición de tropas internacionales que encabeza Estados Unidos. Pero los resultados se conocerán en un clima de creciente tensión, provocada por decenas de denuncias de fraude.
Policías afganos controlan vehículos en la calles de Kandajar · Foto: EFE, MATIULLAH ACHAKZAI
Política internacional

El país de la guerra eterna

Se trata de un país devastado, ocu­padomilitarmenteporvariaspoten­cias internacionales, en donde los periódicos atentados de los insur­gentes les quitan la vida a decenas deciviles. En las aldeas, el opiose ex­tiende como una enfermedad, dur­miendo el hambre en los estómagos y sumiendo aun más en la pobreza a los que ya nada tienen, mientras que otros se llenan los bolsillos con las ganancias. Hasta hace poco, en las ciudades miles vitoreaban a los candidatos que mañana disputarán la presidencia, mientras que otros tantos rogaban por que la presen­cia de los políticos en las cercanías de sus casas no las convirtiera en blanco involuntario de los ataques. Aunque lo descrito parezca sacado de un relato de .cción, se trata de la realidad de Afganistán, un país en guerra en el que mañana se celebra­rán elecciones.