El presidente Luis Lacalle Pou y sus ministros se tomaron las últimas 48 horas para evaluar la situación actual y el avance de la pandemia de coronavirus, en conjunto con el Grupo Asesor Científico Honorario (GACH). Tras mantener un encuentro el lunes y otro durante varias horas ayer en la Torre Ejecutiva, el gobierno anunció una serie de medidas: aplicar el teletrabajo en las oficinas públicas; cancelar los deportes en lugares cerrados; limitar hasta la medianoche el horario de bares y restaurantes, y efectuar “controles más severos” en el transporte público y los lugares de trabajo por el cumplimiento de los protocolos sanitarios.

Además, se recomendó implementar el teletrabajo en las actividades privadas que lo permitan y evitar las aglomeraciones. El presidente aclaró que quedó descartada la suspensión de las clases presenciales, pero se resolvió que no se realicen los actos de fin de curso en los centros educativos.

Al comienzo de la instancia habló Fernando Paganini, integrante del GACH, quien dijo que hay “un deterioro de la situación” y señaló que en el último mes “hemos estado con un crecimiento acelerado, del tipo exponencial”. Si este ritmo se mantiene, a mediados de diciembre el promedio semanal de casos diarios “superaría los 300” y antes de fin de año Uruguay estaría ingresando “a zona naranja” en el esquema de Harvard. La universidad estadounidense creó un sistema de cuatro niveles: verde, en el cual Uruguay se mantuvo desde el comienzo de la emergencia sanitaria; amarillo, que es la zona en la que ingresó en los últimos días, con entre 1 y 10 casos cada 100.000 personas; naranja, de 10 a 25 cada 100.000; y el rojo, más de 25 cada 100.000.

El aumento se debe principalmente a “brotes diseminados” en la zona metropolitana de Montevideo, indicó Paganini. Más adelante, Lacalle Pou informó que hay 58 brotes en Montevideo, de características muy variadas.

Paganini señaló también que aumentó la circulación comunitaria del coronavirus en Uruguay. Hasta hace unas semanas 15% de los casos eran atribuidos a esa circulación y ahora llegó a 20%.

Es necesario un “refuerzo claro del control de la epidemia” con el objetivo de “frenar el crecimiento” de casos, agregó Paganini, y concluyó: “el costo de las medidas siempre va a ser menor al que deberíamos incurrir más adelante si no actuamos”.

A continuación, Lacalle Pou dijo que las estadísticas indican que, “de no cambiar nuestras conductas y no tomar medidas, seguramente pasemos de amarillo a naranja para fin de año”. “Estamos desafiando a las estadísticas, una cosa típica de los uruguayos”, añadió.

El presidente anunció una serie de medidas y recomendaciones cuyo impacto será evaluado el 18 de diciembre, día en el que se revisará si son retiradas, mantenidas o rectificadas.

Las medidas y las recomendaciones:

  • Cancelación de todos los deportes en ámbitos cerrados, incluyendo el básquetbol.
  • Bares, restaurantes y afines deberán cerrar a las 0.00.
  • Teletrabajo en todas las oficinas públicas.
  • Cancelación de los actos protocolares de fin de cursos de las instituciones educativas.

  • Se recomienda al sector privado que adopte un régimen de teletrabajo.

  • Se recomienda a la población en general evitar las aglomeraciones: “Le hemos pedido al Ministerio del Interior y cuerpos inspectivos de las intendencias que desestimulen las aglomeraciones”, indicó el presidente. Sin embargo, no se va a desestimular la presencia al aire libre. “Una cosa es ir a caminar y otra, aglomeraciones”, señaló.

Los controles

Lacalle Pou también habló de aumentar los controles, especialmente en el transporte, las fiestas y los lugares de trabajo.

El presidente indicó que se recibieron denuncias y quejas por la situación en el transporte urbano y suburbano: “Vamos a ser más severos con los controles para que se cumpla con el protocolo y el aforo, además de algunas prácticas que están claramente establecidas”, indicó en este sentido.

“Vamos a multar a aquellas fiestas que no estén cumpliendo con los protocolos con una suma de 2 UR por cada persona que esté en esa fiesta”, manifestó el mandatario, que indicó que habrá más controles del Ministerio del Interior y los cuerpos inspectivos de los gobiernos departamentales.

Acerca de los lugares de trabajo, se va a “controlar más” a “aquellos lugares que no cumplan con los protocolos”, manifestó Lacalle Pou, quien agregó que el Ministerio de Trabajo encontró incumplimientos en “un gran número” de establecimientos.

“Quedó descartado suspender las clases”

El mandatario fue consultado sobre la posibilidad de que se suspendan las clases presenciales, una opción que se manejó en medios de comunicación durante la tarde. Contó que él consideraba que esa medida era necesaria, pero lo convencieron de lo contrario el ministro de Educación y Cultura, Pablo da Silveira, y el presidente de la Administración Nacional de Educación Pública, Robert Silva.

“Quedó descartado suspender las clases [presenciales]”, indicó el presidente, quien señaló que se tuvo en cuenta “que ha sido un año lectivo muy complejo” en el cual “se ha ensanchado la brecha educativa”.

Lacalle Pou también fue consultado sobre la posibilidad de que se cierren las fronteras de forma definitiva. “La respuesta hoy es no”, respondió, pero agregó que “parte del estímulo” para adoptar las medidas anunciadas este martes “es no tener que tomar otras”, entre las cuales podría estar el cierre de fronteras.

Además, el presidente contó que el gobierno encargó un estudio para saber cuántos uruguayos aceptarían aplicarse la vacuna contra el coronavirus. En este sentido, añadió que Uruguay no se amputa “ningún camino para tener una vacuna”, justo el día en el que Rusia manifestó su interés de que sea la suya la que se utilice en Uruguay.

_

    <h3 class="extension__title">Cosse: “Estamos en un escenario de gerenciamiento del riesgo”</h3>

<div class="extension__body">
    <p>La intendenta de Montevideo, Carolina Cosse, participó ayer de la inauguración de la feria Ideas +, en la zona del parque Rodó. En declaraciones a Telenoche, explicó que la comuna reajustó el protocolo sanitario: “Estamos revisando todo porque la situación cambió”. Dijo que se busca “mantener actividades que son importantes para la cultura y no implican riesgo”, pero suspender otras con peligro de aglomeración como marchas o espectáculos masivos. “Estamos en un escenario de gerenciamiento del riesgo, a nivel nacional y en Montevideo”, sentenció. </p>
</div>