Este martes se desarrolla un paro de 24 horas del Sindicato Único de Trabajadores del Supergás (SUTS) —filial de la Federación Uruguaya de Empleados del Comercio y Servicios (Fuecys)— en reclamo de un ámbito de discusión de los cambios en el sector y la reforma del subsidio, asunto que el gobierno manejó en las últimas semanas.

Según lo previsto, los trabajadores salieron en la mañana en caravana desde las plantas de envasado y se concentraron en la Torre Ejecutiva, desde donde marcharon a pie hasta el edificio de Ancap en la Avenida Libertador, sede también del Ministerio de Industria, Energía y Minería (MIEM). El vocero del SUTS, Andrés Guichón, dijo a la diaria que se hizo “una oratoria y sobre las 11.30 terminó la manifestación”.

Minutos antes, el ministro de Educación y Cultura, Pablo da Silveira, comunicó vía Twitter: “En reunión de trabajo en el Ministerio de Industria. Manifestación de trabajadores de ANCAP en la puerta. Acaban de tirar una bomba de estruendo al piso del ministro. Rompieron una ventana. Los vidrios cayeron sobre una funcionaria que felizmente no resultó herida. Así no”.

En igual sentido se expresaron el titular del MIEM, Omar Paganini, y el presidente de Ancap, Alejandro Stipanicic.

Según supo la diaria de fuentes del MIEM, desde la calle se lanzó una batería de pirotecnia y una bomba hizo explotar un vidrio del piso 4 del edificio, donde está la oficina del ministro. Quienes estaban cerca, dos funcionarias del MIEM, no resultaron lastimadas.

Vía Twitter, quien respondió a Da Silveira fue el presidente de la Federación Ancap, Gerardo Rodríguez: “Sr. Ministro de Educación y Cultura, [email protected] [email protected] de ANCAP estamos realizando una Asamblea Representativa. NO estamos manifestando en ningún lado. El fin de semana se nos quiso acusar de un supuesto desabastecimiento, ahora nos involucran en hechos que no protagonizamos. ASÍ NO”.

Guichón dijo no estar enterado del suceso, pero aclaró: “De ser así, claramente no era la intención, la pirotecnia es complicada de manejar. Obviamente si nos tenemos que hacer cargo que hablen con nosotros y no habrá problema, no fue esa la intención sino otra”.

Un vidrio se rompió en el edificio de ANCAP, sede del Ministerio de Industria, Energía y Minería, tras manifestación de trabajadores del supergás.

Un vidrio se rompió en el edificio de ANCAP, sede del Ministerio de Industria, Energía y Minería, tras manifestación de trabajadores del supergás.

Comentó que lo que buscan los trabajadores —el sector nuclea a más de 3.000— es “generar un ámbito” con el gobierno, porque “se salen a dar titulares por la prensa y la población queda en estado de alerta” respecto del futuro del subsidio al supergás. “Se está haciendo una pelea política cuando atrás hay gente que necesita del supergás y trabajadores. Debemos tener claro cuál es el futuro y no estar en una discusión chiquita de si se usa el supergás para calefaccionar piscinas, [argumento que esgrimió el gobierno]”, concluyó.