Hace más de un año, la Organización Nacional de Asociaciones de Jubilados y Pensionistas del Uruguay (Onajpu) le solicitó al presidente Luis Lacalle Pou una reunión para conversar sobre su plataforma de reivindicaciones. “¡Ni nos contestó!”, exclamó este martes frente a la Torre Ejecutiva y ante miles de adultos mayores el secretario general de la Onajpu, Sixto Amaro.

Temprano a la mañana, jubilados y pensionistas de distintas partes del país se congregaron en la Plaza del Entrevero para dirigirse por 18 de Julio hacia la plaza Independencia. Marcharon lento, levantando carteles: “Jubilaciones y pensiones acordes a la canasta básica”, “Basta de exoneraciones al capital”, “Aumentar el aporte patronal”, “No al aumento de la edad jubilatoria”, se leía en algunos de ellos.

La oratoria de la Marcha por la Vida tuvo lugar en un estrado montado en la plaza Independencia. Estela Ovelar, presidenta de Onajpu, leyó la proclama sentada ante una pequeña mesa cubierta con la bandera de Uruguay. “Estamos avanzando sin banderas políticas partidarias, demostrando que sí envejecemos, pero con dignidad. Tomando la vejez como una oportunidad más de vida. No somos descartables: somos sujetos de derecho socialmente activos y hoy acá lo estamos demostrando”, afirmó.

Foto del artículo 'La Onajpu se movilizó frente a la Torre Ejecutiva: denunció que hay jubilados “sufriendo carencias alimentarias” y pidió respuestas al presidente'

Foto: Ernesto Ryan

La plataforma de reivindicaciones de Onajpu es amplia. Ovelar reclamó el aumento de las pasividades porque “los jubilados de menores ingresos están pasando mal”. Esto se observa en la feria o el supermercado, donde “cada vez podemos comprar menos”. Dijo que hay adultos mayores “sufriendo carencias alimentarias” y señaló que esperar por una recuperación del poder adquisitivo en 2025, al cierre del período de gobierno, “es demasiado tiempo”.

La presidenta de Onajpu reivindicó el Sistema Nacional de Cuidados como “un derecho”. El cuidado de las personas mayores, sostuvo, “es un asunto público que debe trascender el ámbito privado”. Criticó la naturalización de la responsabilidad de las mujeres en las tareas de cuidados porque, entre otras cosas, “tiene consecuencias directas en la autonomía económica de las mujeres”.

Ovelar habló también sobre el derecho a la vivienda. En el Presupuesto Quinquenal, el Ministerio de Vivienda y Ordenamiento Territorial tiene recursos para la construcción de 607 casas, “de las cuales hoy no se ha construido ninguna”, indicó, y “las que se han entregado vienen de períodos anteriores”.

Onajpu pidió el fortalecimiento del Plan Ibirapitá y la suba del mínimo no imponible del Impuesto de Asistencia a la Seguridad Social (IASS). Actualmente el impuesto se aplica para las jubilaciones mayores a 41.300 pesos; el reclamo es que la primera franja se sitúe en 51.630.

Con todo, Ovelar destacó el anuncio del ministro de Trabajo y Seguridad Social, Pablo Mieres, sobre la entrega de una canasta de fin de año “con 10% más que el año pasado”, por lo que treparía a “aproximadamente unos 2.772 pesos”, apuntó, aunque agregó que todavía “falta el decreto reglamentario que indique las condiciones de la misma”. Al finalizar la oratoria, un grupo de representantes de la Onajpu cruzaron la calle y dejaron en la Torre Ejecutiva una carta para Lacalle Pou.

Foto del artículo 'La Onajpu se movilizó frente a la Torre Ejecutiva: denunció que hay jubilados “sufriendo carencias alimentarias” y pidió respuestas al presidente'

Foto: Ernesto Ryan

Amaro: “Son prestaciones de hambre”

En diálogo con la diaria, Amaro dijo que hay 140.000 jubilados que cobran 15.750 pesos por mes, la jubilación mínima. “Son prestaciones de hambre”, afirmó.

Consultado sobre el énfasis del gobierno en priorizar la pobreza infantil, que en la primera mitad del año alcanzó a 22,5% de niñas y niños, Amaro opinó que se trata de “una falsa dicotomía” y cuestionó “el intento de justificar que haya tantos niños en pobreza extrema porque les han pagado mucho a los jubilados”. La comparación, sostuvo, es “tan mezquina como traída de los pelos”.

“Nosotros queremos que haya una mejor calidad de vida de todos los niños del país, queremos que haya políticas de cuidado para los niños y también para los adultos mayores. Hay que atender a toda las franjas de la sociedad”, expresó. Pero aclaró: “Nosotros, los jubilados, decimos que primero que nada [hay que atender] a los niños, a nuestros nietos y bisnietos”.

En cuanto al proyecto de reforma jubilatoria, que el miércoles comenzó su tratamiento en el Parlamento, el secretario general de la Onajpu comentó que “no hubo diálogo” en la elaboración del proyecto y afirmó que “no es ninguna solución” al problema de sostenibilidad del sistema previsional. “No se habla de reformar todo el sistema. Se habla de que el corazón de la reforma es la financiación, y para fortalecer la financiación de lo único que se habla es de recortar derechos de los trabajadores del futuro, que van a trabajar más años y se van a jubilar con menores pasividades”.

Amaro manifestó que el principal reclamo de la movilización es que el adelanto de 3% de las jubilaciones y pensiones otorgado en julio de este año “se convierta en un aumento definitivo” en el próximo ajuste de las pasividades, en enero de 2023. Mencionó que los jubilados acumulan en promedio una pérdida de poder adquisitivo de 3,5% con respecto a 2019.

Para Amaro, en el gobierno “hay insensibilidad”, lo cual “es peor que la pandemia”. “¿Es posible que a alguien que gana 15.750 pesos le presten 256 pesos en julio y religiosamente se lo quiten en enero? ¿Es posible tanta mezquindad?”, preguntó.

Sixto Amaro, en la Torre Ejecutiva.

Sixto Amaro, en la Torre Ejecutiva.

Foto: Ernesto Ryan

.