Las mujeres que integran el Poder Ejecutivo conformaron un equipo, encabezado por la vicepresidenta, Beatriz Argimón, para promover la implementación de una prestación a nivel nacional que amplíe el financiamiento de las prótesis mamarias, informó el programa radial Así nos va y confirmó a la diaria la vicepresidenta de la República. La propuesta está dirigida a mujeres usuarias de la Administración de Servicios de Salud del Estado (ASSE) que padecieron cáncer de mama, que pasaron por una mastectomía –extirpación de la mama o de parte de ella– y que no cuentan con cobertura del Banco de Previsión Social (BPS), quienes "generalmente son las más vulnerables", explicó Argimón. De esa forma, se busca incluir a trabajadoras informales, pasivas y desempleadas que no están contempladas en los beneficios del BPS.

Según comentó Argimón, junto a las ministras comenzaron a trabajar en esta propuesta "hace unos meses" con el fin de atender el acuerdo "Compromiso por las mujeres" que habían firmado en noviembre mujeres integrantes de la coalición de gobierno. Una de las principales impulsoras de la iniciativa, dijo Argimón, es la ministra de Vivienda y Ordenamiento Territorial, Irene Moreira.

Por definirse

La propuesta ya fue presentada al director de ASSE, Leonardo Cipriani, y al titular del Ministerio de Salud Pública (MSP), Daniel Salinas, quienes "estuvieron afines". Ahora, las autoridades comenzaron una serie de reuniones para "encuadrar" y analizar de qué forma instrumentar la propuesta, porque "tiene que estar bien dirigida a efectos de que se haga viable", dijo la vicepresidenta.

Por ese motivo, el grupo se reunió la semana pasada con Salinas. El ministro valoró, en diálogo con la diaria, que la iniciativa de las mujeres de la coalición es “valiosa” y que el MSP “apoya en forma entusiasta” y ha comenzado “a estudiar su implementación”. Salinas añadió que “hay que estudiar el alcance médico, el cual deben definirlo expertos”, y que en los próximos días habrá una reunión con Cipriani.

En esa segunda reunión, la vicepresidenta espera obtener más datos para "ajustar la propuesta"; solicitará al director de ASSE un estimativo del número de mujeres al que alcanzaría el beneficio. Con esos datos, se avanzará en los posibles mecanismos para aplicar la propuesta. De todas formas, Argimón adelantó que uno de los escenarios posibles es hacerlo a través del Plan Integral de Atención en Salud (PIAS), como reclaman algunas organizaciones sociales involucradas en el tema.

1.850 casos de cáncer de mama en promedio se registran en Uruguay cada año

"En principio" la iniciativa sólo cubre el financiamiento de las prótesis mamarias, sostuvo Argimón. No están contemplados otros tipos de tratamientos posteriores a la cirugía como pueden ser las intervenciones para igualar las mamas; no obstante, la vicepresidenta aclaró que la propuesta se podrá modificar en las reuniones que se mantengan. No se prevé mantener un intercambio con prestadores de salud del sector privado, porque por ahora sólo se está evaluando la cobertura pública, explicó Argimón. "La idea es que sea universal para las personas de menores ingresos", acotó.

Desde adentro

El BPS financia casi todos los insumos y tratamientos posteriores a las mastectomías, incluyendo la prestación económica para prótesis e implantes mamarios, dijo a la diaria Raquel Paniagua, vicepresidenta de la ONG Dame tu Mano, un grupo de mujeres operadas de cáncer de mama que se dedica a informar y apoyar a quienes están en alguna etapa de la enfermedad. El BPS también se encarga de otros tratamientos como el proceso de intervención "correctiva" en el seno que no fue operado, para que las mamas queden iguales. Pero el problema, señaló Paniagua, es que esos beneficios son exclusivos para quienes tienen la cobertura y se excluye a un gran grupo de mujeres que sin la asistencia del Estado deben recurrir a otras alternativas. Para mujeres jubiladas, trabajadoras informales, desempleadas y amas de casa, Dame tu Mano intenta conseguir las prótesis –que “son muy costosas”, dijo Paniagua– a través de donaciones y colaboraciones de otras organizaciones civiles, y han implementado la fabricación de “prótesis mamarias tejidas”: "Visualmente es parecida a la prótesis externa que se usa cuando te hacen una mastectomía radical", dijo, pero tienen un problema: son muy livianas, y eso "para la espalda puede generar un problema serio", sostuvo.

“Un gran porcentaje” de las mujeres que cada año son diagnosticadas de cáncer de mama "son mayores", sostuvo Paniagua. Explicó que, si bien cada vez se registran más casos en mujeres más jóvenes, "lo más fuerte" de la enfermedad se da a partir de los 50 años, cuando las pacientes "comienzan a jubilarse", y reclamó que, justamente, "ahí es cuando van a tener el mayor problema de la necesidad de la prótesis y nadie que se la pueda dar".

Foto del artículo ''

El último informe de la Comisión Honoraria de Lucha contra el Cáncer, publicado en mayo, que consigna la Situación epidemiológica del Uruguay en relación al cáncer entre 2012 y 2016, confirma que la mayor incidencia del cáncer de mama se da en mujeres mayores. En el quinquenio mencionado se registraron 9.630 casos (con un período anual de 1.926) y la enorme mayoría (77%) fue de mujeres mayores de 50 años (ver tabla). Eso se reafirma al ver la tasa de incidencia de cáncer de mama ajustada por edad (es decir, con independencia del número de mujeres): es menor en grupos etarios más bajos, y a medida que aumenta la edad, es mayor (ver tabla incidencia ajustada por edad).

Foto del artículo ''

Para que esta nueva propuesta del Ejecutivo tenga éxito, Paniagua consideró que debería ser incluida en el PIAS para que las prestaciones se otorguen en cada prestador de salud (ASSE y mutualistas) y se cubran las operaciones del sector público y privado. "Al llegar al PIAS lográs que todos los ciudadanos se queden en la misma situación: en la universalidad de la salud, que es lo que debería ocurrir", manifestó. En eso coincidió Nelsa Carrasco, presidenta de la Red Nacional de Grupos Oncológicos –agrupa a las organizaciones Dame tu Mano, de Montevideo; Grupo Oncológico Golondrina, de Mercedes; Asociación de Mujeres con Cáncer de Mama, de Trinidad; Grupo Esperanza, de Dolores, y al grupo Prevención Patología Mamaria, de Canelones–. Carrasco comentó a la diaria que las organizaciones no fueron consultadas para la elaboración de la propuesta y señaló que debido a la situación de emergencia sanitaria no han tenido contacto con las actuales autoridades. "Vamos a tratar de contactarnos con los diferentes representantes para ver de dónde surge [la iniciativa] y conocer sus características", manifestó Carrasco. En sintonía con Paniagua, expresó que las necesidades se concentran en las mujeres pasivas, desempleadas y que no tienen ningún tipo de contacto con BPS. "Es uno de los temas que tenemos en el debe; se estimula mucho el tema de los implantes, pero la prótesis no está cubierta, entonces quienes no pueden pagarla están en la misma", señaló, y agregó que con este tema han encontrado dificultades de llegar a las autoridades y ser "escuchadas".

650 mujeres fallecen por cáncer de mama en Uruguay, en promedio, por año

Los diferentes colectivos han encontrado diversas formas de asistir a las mujeres que no reciben ayuda del Estado. Además de recurrir a donaciones u otras organizaciones, Carrasco comentó que “los grupos en cada departamento trabajan mucho con los Clubes de Leones, a través de los cuales acceden a prótesis externas. Algunos grupos logran entregárselas sin costo, y otros, con un costo mínimo a las mujeres que atraviesan esa situación”, explicó. De todas formas, sostuvo que “siempre queda mucha gente afuera” porque “hay pequeños lugares que no tienen grupos o una organización de apoyo” y la asistencia no llega de ninguna forma. “No tienen acceso, directamente”, lamentó. Pero en todos los lugares donde hay organización de grupos de apoyo para mujeres que padecen o padecieron la enfermedad se trabaja para la entrega de pelucas, prótesis y otro tipo de asistencia, dijo la presidenta de la red, y destacó la necesidad de equiparar los servicios que se brindan en Montevideo con los que se dan en el interior del país “por la falta de oncólogos y la inequidad respecto a los distintos prestadores”.

Población beneficiaria del BPS

El BPS otorga partidas económicas a trabajadoras y trabajadores que, por razones de salud y según prescripción médica, necesiten adquirir prótesis y órtesis, entre ellas las prótesis mamarias. Son beneficiarios de esta prestación: trabajadores dependientes del sector privado; personas amparadas por los subsidios de desempleo, enfermedad, complemento por el Banco de Seguros del Estado o maternidad; trabajadores independientes, entre quienes están los monotributistas, patrones unipersonales y cónyuges colaboradores con hasta cinco dependientes; trabajadores del Ministerio de Transporte y Obras Públicas; docentes del Colegio y Liceo Elbio Fernández, y funcionarios del sector público.