El diputado colorado Ope Pasquet, uno de los impulsores del proyecto de ley unificado para legalizar la eutanasia, dijo a la diaria que la decisión de votar en setiembre el articulado en la Comisión de Salud Pública de la Cámara de Representantes “está firme”. 

El debate y el pedido de algunos legisladores de aplazar la votación se dio luego de que el viernes El Observador informara sobre un conjunto de cinco informes de distintas áreas del Ministerio de Salud Pública (MSP) que se pronunciaron en contra de la legalización de la eutanasia y a favor de hacer mayor hincapié en los cuidados paliativos. Dos días antes, el ministro de Salud Pública, Daniel Salinas, manifestó en rueda de prensa que está “más por la vida que por la eutanasia como un camino de salida rápida”

La postura de los legisladores impulsores

“Vi los informes y refieren a los proyectos que habían presentado el Partido Colorado, por un lado, y el Frente Amplio, por otro”, en 2020 y 2021, respectivamente, pero que no refieren “al proyecto en común que se presentó por último”, comentó Pasquet. Por lo tanto, a su entender, son documentos que “tienen semanas o meses de antigüedad y no significan nada nuevo”. Para el diputado, “reiterar” la posición negativa en cuanto a la aprobación del proyecto de ley es “insistir en términos ya conocidos que no agregan nada nuevo”.

Si bien la opinión del MSP “será escuchada con respeto”, lo que hay es una “decisión de política legislativa que tiene que tomar el Parlamento con total independencia respecto del Poder Ejecutivo”, concluyó. 

En la misma línea, el diputado frenteamplista Luis Gallo, otro de los impulsores del proyecto recientemente unificado, manifestó a la diaria que los informes son de años atrás, ya se conoce “la opinión del ministro [de Salud Pública] y de todos sus asesores”. Lo que hay es “una estrategia de algunos legisladores para retrasar la votación de setiembre”, sentenció Gallo. 

Agregó que no le parece correcto que “el MSP opine sobre un tema de la sociedad”. A su entender, la cartera podrá dar “una opinión insititucional, pero no decir si está a favor o en contra” de la legalización de la eutanasia. Además, el diputado hizo énfasis en que “el MSP fue invitado a la Comisión de Salud y no fue”. “Los invitamos de la misma manera que lo  hicimos con ASSE [Administración de los Servicios de Salud del Estado], que obviamente dijo que no podía opinar” porque una institución pública “no se puede posicionar”, reiteró. “El MSP debería hacer lo mismo que ASSE”, finalizó. 

Sostuvo que una vez que el proyecto pase al Senado “sus integrantes podrán solicitar la opinión del MSP”, al igual que el punto de vista de “aquellas organizaciones de pacientes que no se pudieron recibir”. 

Pedidos y advertencias

El diputado nacionalista Rodrigo Goñi envió una nota a la Comisión de Salud de Diputados en la que solicitó la convocatoria de los directores de las áreas del MSP que elaboraron los informes. “Sabíamos de la existencia [de los informes] pero no del contenido completo”, dijo Goñi, y agregó que teniendo en cuenta su “importancia”, entendió que era necesario reclamar la presencia del MSP en el Parlamento. 

Los documentos “contienen advertencias muy graves sobre los previsibles impactos de su eventual aprobación”, detalla la nota de Goñi y solicita la convocatoria “con carácter grave y urgente” también de las autoridades del MSP. Por otra parte, agrega que los diputados firmantes, Alfredo de Mattos, Silvana Pérez Bonavita y él, “plantearon con anterioridad y en forma reiterada la conveniencia de recibir al ministerio”, solicitud que fue “rechazada por la mayoría de los miembros de la comisión”. 

“Estamos hablando de advertencias muy serias y de prevenir muertes evitables”, manifestó Goñi. Según dijo, los informes advierten “la falta de garantías, algo sobre lo que venimos insistiendo junto a varios organismos”. Para Goñi sería una “irresponsabilidad muy grave de parte de la comisión no convocar al MSP” y, según el diputado, “la falta de garantías” habla de que los consentimientos “muchas veces van a estar viciados”, algo que “es gravísimo”. 

“Me animo a decir que avanzar en la votación del proyecto” es una “acción temeraria” por “la falta de garantías”, ante “las advertencias de todos los involucrados que más saben de la materia y del organismo rector [de la salud]”, recalcó.

Por otra parte, el diputado repasó los reclamos de la Sociedad Uruguaya de Emergencistas y la Comisión Nacional Asesora de Enfermería y dijo que solicitó con carácter “grave y urgente” recibirlos en la comisión. Se trata de “las principales sociedades médicas, que reclaman ser escuchadas”, afirmó.

Al faltar poco más de dos semanas para la votación en Diputados, Goñi entendió que los reclamos en discusión “llegan a tiempo”, en un escenario de “apuro inconcebible y temerario” por aprobar el proyecto de ley. “No se puede aprobar la eutanasia sin tener acceso universal a los cuidados paliativos”, resumió. 

La fecha de votación se mantiene

“En la última sesión, la comisión recibió el planteo de la diputada Pérez Bonavita y de los diputados Goñi y De Mattos de recibir a [nuevas] asociaciones”, contó a la diaria Lucía Etcheverry, presidenta de la Comisión de Salud y Seguridad Social de la Cámara de Diputados. Detalló que se pidió recibir, por ejemplo, a la Asociación de Diabéticos del Uruguay y a la Asociación de Pacientes Alérgicos. Pero “lo que les planteamos es que el primer proyecto sobre eutanasia ingresó en 2020, se empezó a tratar y se paralizó a efectos de dar prioridad al proyecto de cuidados paliativos”, que finalmente “votamos y tiene media sanción”.

“Se retomó el proyecto de eutanasia y se recibió a todas las delegaciones que lo solicitaron, al igual que a los expertos internacionales”, agregó. Al igual que Gallo, recordó que el MSP “fue convocado en abril, por mail, y luego hubo por lo menos dos llamados telefónicos”, pero “el ministro [Salinas] planteó que no tenía agenda y no propuso otra fecha y tampoco delegó”, detalló Etcheverry. Basada en la convocatoria de la cartera, desmintió la afirmación de los legisladores que en la nota elevada el viernes a la comisión expresaron que no fue bien visto convocar al MSP. 

En cuanto a la discusión del tema consideró que se ha tratado “ampliamente, con distintas miradas, y con organizaciones con posiciones neutras, a favor y en contra”. “Entendemos que están todas las voces representadas”, acentuó.

Sobre la nota recibida el viernes, respondió que “el pedido será trasladado a la comisión el 6 de setiembre para que en ese momento se tome la decisión [de realizar la votación o no]”. 

En cuanto al pronunciamiento del MSP sobre el proyecto de ley, opinó que es un límite “difuso y ambiguo” porque, en definitiva, “el Parlamento es el responsable de legislar a partir de iniciativas de la sociedad”. En este caso “eso se está cumpliendo y con las mayores garantías”, agregó. En concreto, consideró que si bien hay un interés de intercambiar con la cartera, la idea no es “que tome postura a favor o en contra, desde el punto de vista institucional”.