“ASSE entierra a sus trabajadores”, decía uno de los carteles de uno de los integrantes de la Federación de Funcionarios de Salud Pública (FFSP) en una movilización en las inmediaciones del Palacio Legislativo, mientras las autoridades de la Administración de los Servicios de Salud del Estado (ASSE) apenas habían ingresado a la Comisión de Presupuestos integrada con Hacienda, que analiza el proyecto de Rendición de Cuentas. 

Uno de los principales reclamos es la caída de los contratos efectuados durante la pandemia. Según datos de ASSE, fueron alrededor de 4.150 funcionarios contratados, y cada vez quedan menos en ejercicio. De hecho, Martín Pereira, el presidente de la FFSP, dijo a la diaria durante la movilización que Leonardo Cipriani, el presidente de ASSE, les comunicó a los trabajadores que por orden del Poder Ejecutivo el 1° de setiembre ASSE tiene que cortar los 1.500 cargos que están faltando. Según Pereira, los trabajadores darán “pelea durante un mes” porque si se efectúa el cese de los contratos afectaría directamente en “las condiciones laborales, pero también la calidad de atención que se da a los usuarios”.

Durante la comparecencia, en un cuarto intermedio luego de la primera exposición, Cipriani dijo en rueda de prensa que la institución pide 1.400 millones de pesos. “Tenemos el aval del Ministerio de Economía y Finanzas y fue la propuesta que hicimos para poder mantener todos los servicios que pudimos mejorar con el Fondo Covid y que son necesarios”. Agregó que mantener los servicios implica “incorporar funcionarios nuevos” que se desempeñarían principalmente en atención domiciliaria y en apoyo a puertas de emergencia. 

“Entendemos lo que pasa allí”, expresó Cipriani para referirse a la movilización de la FFSP, y dijo que quiere “transmitirles tranquilidad” a los funcionarios, porque la nueva administración “aumentó 630 funcionarios presupuestados” y en la actual Rendición de Cuentas “pedimos incorporar 2.193 funcionarios”, agregó. Reconoció la problemática en torno a los contratos por covid-19 y al respecto dijo que los funcionarios contratados en el período de pandemia “no se están utilizando” y que hay que “ser serios con los recursos del Estado”. 

Medicamentos

Cipriani también se refirió a la inversión de ASSE en compra de medicamentos, un tema que se centró en el debate luego de que los datos de la ejecución presupuestal 2021 arrojaran cifras que preocupan a algunos sectores, por ejemplo, la reducción de 30% en el gasto en comparación con el año anterior que, según los datos de la ejecución presupuestal de 2021, en el ejercicio anual se invirtieron 2.214 millones de pesos en medicamentos y si se compara esto con los datos de la ejecución correspondiente a 2020, cuando la inversión fue de 2.960 millones de pesos, el año pasado el gasto fue 30,59% menos en términos reales, según consta en el documento.

Al respecto, dijo que cuando asumió su gestión “se gastaban 2.900 millones [de pesos]” y “al año 2021 esa inversión pasó a ser de 3.400 millones [de pesos]”. Agregó que este año el aumentó pasó el 30% y “va a estar en 4.300 millones [de pesos] para la compra de medicamentos”. Según Cipriani, los datos se respaldan “en datos estadísticos” que muestran que “2021 fue el año récord en compra de medicamentos”. Manifestó que “el relato de que se invierte 30% menos está mal y tiene un fundamento técnico” que se explica en “cómo el Ministerio de Economía registra”, por lo cual hay que “sumar distintos ítems”. 

Reconoció que sí hubo un problema a raíz del incendio en el laboratorio Fármaco Uruguayo, algo que causa que “hoy en plaza haya 21 artículos medicinales que están faltando”. Acotó que ese tema lo trata la división de medicamentos del Ministerio de Salud Pública. “Tenemos el apoyo de la Asociación de Laboratorios Nacionales para importar los medicamentos y no tener ese problema”. 

En cuanto a las recetas, comentó que en la ejecución presupuestal 2021 se adjuntó una comparación “entre un período de 2019 comparado con el mismo período de 2021” y “aumentaron 9,4% las recetas dispensadas por pacientes”. Agregó que ASSE organizó un vademécum de medicamentos, “algo que ASSE no tenía”. “Era un relajo como se manejaban los medicamentos, cada cual recetaba lo que quería y eso hace que después esos medicamentos falten”, consideró. “El tema medicamentos está prácticamente resuelto”, concluyó”. 

Por otra parte, mencionó la implementación de los centros de terapia intensiva (CTI) y manifestó que en la Rendición de Cuentas ASSE pide adquirir “dos centros nuevos para poder descentralizar toda la terapia intensiva en el interior del país”. Agregó que también se rindieron cuentas sobre la actuación respecto a SAME 105 -el servicio de emergencia móvil de ASSE-. Según Cipriani el servicio aumentó “800% su producción”. “La institución viene cumpliendo con todo lo pautado” en el presupuesto nacional y la rendición de cuentas anterior. 

Los reclamos y los incrementos

Decimos que “nos entierran porque fuimos la vedete en un momento [durante la pandemia] y teníamos un porcentaje mínimo de ausentismo, trabajamos de manera profunda”, pero “hoy por hoy nos dieron la espalda”, expresó a la diaria Pablo Ruiz, secretario general de la Comisión Interna del Instituto Nacional de Ortopedia y Traumatología (INOT). Agregó que hace falta realizar “un estudio profundo de los cargos presupuestales [de la salud pública] y respetar los llamados”, porque en la actualidad “se contrata a dedo”. Para el secretario, las señales de ASSE “son nefastas” y los trabajadores “no damos crédito a cómo nos están dejando abandonados'', manifestó.

Concluyó que la situación actual del centro que hace algunos meses, durante la emergencia sanitaria, fue uno de los centros de referencia del país también sufre “recortes en [personal] de enfermería y, a su consideración, están volviendo al escenario prepandemia, “cuando teníamos un enfermero para atender 14 pacientes”, explicó Ruiz. 

“A medida que van cayendo los cargos covid no se cubren los cargos estructurales y se nota la disminución de la calidad de atención brindada que influye en el usuario de ASSE”, explicó a la diaria Gisel Novas, la presidenta de la Comisión Interna del Hospital Español, institución que también estuvo presente en la manifestación. Ante la situación que reclaman, los trabajadores planifican una movilización en el Hospital Español el jueves que incluirá corte de calle en distintos horarios de la jornada.

Novas agregó que otro de los reclamos es la necesidad de un incremento salarial y la dificultad que representa que los trabajadores de salud tercerizados no sean presupuestados. También reclamó por la falta de cobertura del Banco de Seguros del Estado ya que la Rendición de Cuentas anterior eliminó la atención a los trabajadores ante accidentes laborales en el ámbito de la salud. “Ahora la atención te la da el hospital y luego te derivan [a tu prestador de salud]”, acotó Novas. “Fuimos héroes, después nos despiden y no nos continúan los contratos”, reclamó.

Salud mental

Cipriani afirmó que tanto “para el gobierno nacional como para el propio presidente de la República la salud mental es uno de los objetivos centrales”. “Incorporamos 140 médicos psiquiatras con funciones de alta medicación” que “ganan muy bien la hora y tienen muy buena carga horaria”, valoró. Según Cipriani, el incremento de funcionarios se refleja “en el aumento de consultas presenciales”. La institución pretende incorporar 80 psiquiatras más y también incrementar el número de licenciados en Psicología, un pedido que realizó en la Rendición de Cuentas. 

“En ASSE había muy pocos psiquiatras, los lugares para atender e internar pacientes son de muy mala calidad” y empezamos “con una base muy baja”, consideró. Entre las mejoras que la institución tiene previstas en el área de la salud mental, agregó que en el Hospital Pasteur se incorporará una puerta de emergencia para psiquiatría que “tendrá capacidad para atender 75 pacientes”.