Rock

Estas viendo todos los artículos con la etiqueta "Rock".




Hoy a las 23.00 en Sala del Museo

La ascendente banda argentina Los Espíritus llega con un recital/fiesta ambulante

En el ámbito del rock argentino, que parece haber quedado congelado en los nombres conocidos desde hace al menos dos décadas, la irrupción de Los Espíritus fue notoria, tanto por su novedad como por ofrecer un sonido cultivado en el efervescente -pero despegado de la masividad- circuito de rock independiente bonaerense. Un sonido entre eléctrico y acústico, de fuerte presencia rítmica y toques psicodélicos, pero que también delataba una importante influencia simultánea de las bandas de blues rioplatenses de principios de los años 70 y del folclore del interior argentino. Un sexteto liderado por dos compositores, cantantes y guitarristas -Maxi Prietto, que venía de una banda popular en el under porteño, Prietto Viaja al Cosmos con Mariano; y Santiago Moraes- que se presenta por tercera vez en Montevideo, donde, al igual que en Argentina, ya han superado el estatus de banda de culto y, gracias a canciones gancheras y extravagantes a la vez, como “La crecida”, “Perro viejo” y “Mina de huesos”, se han hecho de un público propio ante el que se presentarán hoy a las 23.00 en Sala del Museo (Rambla 25 de Agosto 218), con el recital/fiesta ambulante al que llaman “Hacele caso a tu espíritu”. Antes del show conversamos con Moraes, quien también tocará esta noche como solista acústico en Solitario Juan, acompañado por Señor Faraón.




Mirada sobre el movimiento de rock sinfónico

Sinfonía inconclusa

El reciente fallecimiento del genial tecladista inglés Keith Emerson, el 10 de este mes, es una buena oportunidad (similar a cualquier otra, en realidad) para echar una mirada general sobre un movimiento que, como tantos, nunca tuvo la intención de ser tal cosa. De nacimiento muy inglés, podría definirse como música rockera creada y ejecutada por músicos con formación clásica. Esa característica la dotó de un halo “culturoso” o académico, distante del blues de los negros algodoneros del que abrevaron los Rolling Stones o los mismos Beatles en sus comienzos, y también alejado de expresiones más duras generadas en aquel tiempo en Gran Bretaña, como el hard rock de Black Sabbath, Deep Purple o Led Zeppelin.


Iggy Pop y una inesperada obra maestra

Todavía en llamas

Cada tanto algún artista, por lo general sobreviviente de aquellos tiempos en que los discos eran importantes, logra superar la barrera de desinterés con una obra que, más allá de su calidad musical, trasciende el simple hecho de publicar una nueva colección de canciones y es un auténtico objeto comunicante que, de por sí, implica una declaración de principios. Cuando ese emisor es Iggy Pop, el punk casi septuagenario, la autoridad es inmensa, y "Post Pop Depression" es uno de esos discos que es necesario detenerse a escuchar.


Iggy Pop y Josh Homme harán un disco

Dos boxeadores

Aunque las diferencias son notables -uno es 24 años menor que el otro, uno mide casi dos metros y el otro no llega a 1,70-, está claro que Iggy Pop y Josh Homme son espíritus totalmente compatibles y que merecían hacer un trabajo musical juntos. Pop y Homme mantuvieron en completo secreto esta colaboración, hasta que decidieron presentar el resultado en Los Ángeles a un enviado de The New York Times, explicándole que se trata de una obra conceptual llamada "Post Pop Depression".


A 30 años de la formación de Guns N’ Roses

Fue tan fácil

En la década del 80, en Los Ángeles y aledaños, uno de los pocos entretenimientos legales de los que gozaba la juventud era formar una banda de rock. Y se armaron para todos los gustos; En esa ebullición rockera andaba ronceando Hollywood Rose y LA Guns. Ambas bandas no llegaron a grabar más que demos con sus formaciones originales. Los músicos desfilaron como en la puerta giratoria de un banco, y, a principios de 1985 sus músicos decidieron aunar esfuerzos e hicieron un mejunje de nombres: Guns N’ Roses.


Música | El regreso de un "chico eléctrico"

Donde se habla de rock

Hotel Paradise, nombre del disco y de la banda que tiene a Nicolás Barcia como líder, es en cierta forma la continuación lógica de Chicos Eléctricos; un disco de rock estridente, agresivo y guitarrero, en la frontera del punk pero más voluptuoso. De no menor calidad es el disco que, casi en simultáneo con el de Hotel Paradise, editó Barcia bajo el nombre de Reyes Estallar, el proyecto que emprende junto con Matías Cantante.