“Olelé, olalá, para tener asado ¿el aumento dónde está?”, cantó este miércoles la masa naranja de 15.000 trabajadores del Sindicato Único Nacional de la Construcción y Anexos (SUNCA) congregados para realizar una Asamblea General, en las inmediaciones de la plaza 1° de Mayo.

En el escenario, el secretario general del sindicato, Daniel Diverio, dio un informe en el que planteó el panorama del sector y del país, además de las reivindicaciones propias. “Lo dijimos en todos lados, este sindicato no va a firmar ningún convenio que no tenga una fórmula salarial que permita sostener los salarios. Que se lo saquen con peine fino”, afirmó.

Diverio dijo que “es criminal el retroceso” que habrá dentro de seis meses con “un magro [aumento de] 4%, y para algunos de 3%”. A principios de julio, el Consejo Superior Tripartito, integrado por el Poder Ejecutivo, las cámaras empresariales y el PIT-CNT, acordaron un acta en la que establecieron algunas pautas para la Octava Ronda de los Consejos de Salarios. Entre estas está el aumento de 3% para todos los sectores, en enero, menos para los que a noviembre de 2020 hayan tenido un número de cotizantes igual o inferior a 90%, que podrán hacerlo en abril, y los trabajadores que tengan un ingreso igual o inferior a 22.595 pesos recibirán un aumento adicional de 1%, que no se descontará del correctivo final.

“Este sindicato se paró de manos y [dijo]: ‘Quiero un aumento salarial, no queremos rebajas ni para los trabajadores de la construcción ni para ningún otro trabajador de este país’. Está clavado que hoy es otro el escenario, pero en los 15 años anteriores, cuando tuvimos crecimiento salarial y mejores condiciones, quizá había más sensibilidad [del gobierno anterior del Frente Amplio], pero también hubo trabajadores en la calle que consiguieron esas conquistas”, afirmó Diverio.

El secretario general también aseguró que ya lograron el primer objetivo, que era tener una negociación colectiva y que se los convocará a los Consejos de Salarios: “Poco menos que se cuelgan de la telaraña del techo, porque venían horrorizados de cómo los irresponsables del SUNCA reclamaban mantener salarios”, ironizó, y agregó que “el sector de la construcción ha sido de los pocos que mantuvo la actividad”. Como ejemplo, dijo que el 13 de abril, a un mes de declarada la emergencia sanitaria a causa de la covid-19 el sector retomó su trabajo. “Decían que éramos el motor de la economía; sí somos el motor de la economía queremos parte de lo que generamos”, reclamó.

El integrante del SUNCA dijo que además de discutir los salarios también plantearán la creación de un “fondo de contingencia” que permita repartir 20.000 canastas por año para “los compañeros que están sin changas”. Como un logro mencionó que la construcción fue uno de los sectores que impulsó la inclusión de personas con alguna discapacidad: “Son parte de nuestra sociedad y de nuestra familia, deben ser parte del trabajo”, afirmó.

Sobre las mujeres en la construcción dijo: “Las compañeras llegan a las puertas de la obra y ni siquiera les reciben el currículum [...] Las que entraron aprendieron el oficio y se apropiaron de la herramienta, y hoy podemos decir con alegría que tenemos más presencia de compañeras mujeres en todos los organismos del sindicato y tenemos que seguir profundizando su presencia en las obras y en la organización sindical”.

Después del informe de Diverio, el presidente del sindicato, Gabriel Nánchez, puso a consideración la resolución y fue aprobada. El tercer punto de esta faculta al Comité Ejecutivo Nacional a “delinear el plan de lucha a llevar adelante por el gremio para alcanzar el convenio colectivo y para apoyar la lucha del conjunto de nuestro pueblo contra la LUC [ley de urgente consideración] y contra un presupuesto de ajuste”; además, autoriza al Ejecutivo, “si se alcanzan los objetivos planteados en el informe, a acordar y firmar un nuevo Convenio Colectivo”. Los objetivos son: la no pérdida de salario, la ampliación de beneficios, el avance en seguridad y salud laboral, y la creación del Fondo de Contingencia, antes mencionado.

En conversación con la diaria, Diverio dijo que el primer logro que consiguió el sindicato fue que se convocara a los Consejos de Salarios. “La asamblea aprobó los avances y mantener el estado de alerta, además de profundizar las medidas a partir del lunes que viene”, comentó. El SUNCA puede llegar a hacer paros sorpresivos o movilizaciones: “Hay un amplio abanico de medidas”, concluyó.