Se vienen días de mucho trabajo para la selección uruguaya de fútbol, para su entrenador, con todo el cuerpo técnico incluido, y para los futbolistas que participarán en la cita mundialista en Brasil. En 35 días, Uruguay, que integra el grupo D del Mundial, debutará ante Costa Rica a las 16.00 en el estadio Gobernador Plácido Castelo de Fortaleza; cinco días después, el 19 de junio, la celeste jugará ante Inglaterra en el Arena Corinthians de San Pablo, también a las 16.00; y el cierre del grupo será ante Italia el martes 24 de junio a las 13.00 en el estadio Das Dunas de Natal. Se sabe que los rivales de Uruguay serán difíciles y el ambiente triunfalista que se respira en las calles no parece tener en cuenta que la selección enfrentará a equipos de primer nivel y que, como Uruguay, tienen una cultura futbolística muy importante. Ése es el caso de Inglaterra e Italia. Óscar Washington Tabárez, en una conferencia de prensa con medios internacionales, se expresó respecto de esos rivales que, como Uruguay, son campeones del mundo pero tienen un plus, que es la preparación, la profesionalidad de sus ligas, la diferencia poblacional y el poder económico. Esto recogió la Agence France-Presse (AFP): “Quizá nosotros somos el equipo que alguna vez ganó la Copa del Mundo que no tiene esas condiciones imprescindibles para destacarse en estos tiempos. Pero las otras sí, y supongo que entre todos esos anteriores ganadores de la Copa del Mundo es muy probable que lleguen a instancias definitorias. No estamos, en Uruguay, dentro de los países poderosos, ni aun en el ámbito sudamericano. Y ésa es la causa por la que nos cuestan tanto las eliminatorias. Alemania tiene tres veces más futbolistas federados que nosotros de población total. En Brasil y Argentina superan el millón”. La frase más esclarecedora para referirse a todo lo anterior es la siguiente: “En el fútbol también hay un Primer Mundo y un Tercer Mundo”.

Aquí están

Óscar Washington Tabárez tiene por delante uno de los momentos más importantes previo al Mundial: confeccionar la lista de convocados. En primera instancia los entrenadores tienen que presentar una lista de hasta 30 futbolistas -él eligió 28-, que luego se reducirá a 23, la cantidad de jugadores que finalmente viajarán al Mundial. Ayer se dio a conocer la primera lista de 28 (25 jugadores que entrenarán más 3 que quedarán a la orden), y el 2 de junio se tiene que presentar la lista definitiva de 23 futbolistas convocados al Mundial de Brasil 2014. Los tres arqueros son supuestamente los primeros seguros en Brasil, dado que la lista puede ser de 23 si tiene tres arqueros. Ellos son Fernando Muslera, Martín Silva y Rodrigo Muñoz. Como defensas están Diego Lugano, Diego Godín, José María Giménez, Martín Cáceres, Maxi Pereira, Jorge Fucile y Sebastián Coates. Los mediocampistas anotados son Egidio Arévalo Ríos, Walter Gargano, Diego Pérez, Sebastián Eguren, Álvaro González, Alejandro Silva, Álvaro Pereira, Cristian Rodríguez, Gastón Ramírez y Nicolás Lodeiro. Los delanteros que entrenarán en el Complejo Celeste son Luis Suárez, Edinson Cavani, Diego Forlán, Cristian Stuani y Abel Hernández. De estos 25, hay dos futbolistas que deberán ser dejados de lado de la lista definitiva. Quedan a disposición del cuerpo técnico, pero sin practicar con el resto del grupo, Andrés Scotti, Álvaro Fernández y Gonzalo Chory Castro. Ya el maestro le había dicho a Deportivo Uruguay que no habría novedades: “Se me ocurre que Stuani [Christian] es un jugador que se incorporó. Inclusive, en un momento en que la cosa venía difícil, a inicios de 2013, dimos una conferencia de prensa y explicábamos lo que íbamos a hacer para tratar de salir de esa situación. Entonces, algunos futbolistas que no habían estado en las convocatorias llegaron. Los otros son confirmaciones, porque más allá de esa circunstancia puntual, lo importante es todo el proceso de trabajo y aprovechar las cosas positivas que puede tener eso. Dicho de otra manera: no voy a andar citando jugadores nuevos simplemente por hacer ver una renovación, cuando las opciones que tengo no son mejores que las que tengo comprobadas”.

El proceso Tabárez


Como nunca antes se ha generado una mancomunión de los futbolistas y del cuerpo técnico que trae como consecuencia, seguramente, el compromiso por el trabajo, por ir moldeando las estrategias sin dejar nada al azar, para que la actuación de Uruguay en el Mundial de Sudáfrica 2010 haya sido la mejor de los últimos 40 años. También es fruto del silencio y del aprendizaje que Tabárez, maestro de vocación, les ha inculcado a los futbolistas que llegan al Complejo Uruguay Celeste desde la sub 15, pasando por la sub 17 y la sub 20 hasta que cumplen el sueño de ponerse la camiseta celeste de la selección absoluta. “El proceso que él ha dejado es muy importante para Uruguay. Si él se va, nos tenemos que asegurar de que esto continúe”, le dijo Sebastián Coates a Jonathan Gilbert, periodista de The New York Times que vino al país y publicó una nota en ese periódico el 18 de abril con el título “In Uruguay, Team and Country Are Unified Behind Coach” (En Uruguay, el equipo y el país están unidos detrás del entrenador). Cuando se le preguntó por los jugadores más experientes, como Diego Lugano y Diego Forlán, el maestro hizo hincapié en que se ha trabajado para que cuando los más grandes no estén, suban los jóvenes y se puedan acoplar de la misma forma en que lo estaban haciendo en las selecciones juveniles: “Es inevitable que algún día, esos jugadores, como yo, no estaremos. Pero durante todo este proceso, hemos trabajado duro para que los nuevos talentos, como Sebastián Coates en 2011, o José María Giménez el año pasado, puedan desenvolverse en la selección mayor”. El colectivo es un factor al cual le ha dado mucha importancia. Nunca habló de jugadores ni rendimientos en particular las veces que se le ha preguntado. “Cuando quiero ver las estrellas, miro el cielo”, dijo una vez que lo consultaron sobre si tenía un trato especial con los jugadores más reconocidos.

La globalidad de los medios de comunicación nos permite estar al tanto de las actuaciones de los futbolistas uruguayos por el mundo, y se ha dado en estos últimos días -y aún se puede dar- que jugadores que pertenecen a la selección uruguaya de fútbol son campeones en sus ligas europeas. Maximiliano Pereira, con Benfica, fue campeón de la copa de Portugal y de la liga local; Edinson Cavani hizo lo propio en Francia, y fue campeón de la copa y de la liga con Paris Saint-Germain; Martín Cáceres fue campeón en Italia con Juventus; Fernando Muslera dio la vuelta, con Galatasaray, de la Copa de Turquía; y Abel Hernández fue campeón en la segunda división de Italia con Palermo. En los próximos días puede suceder que Diego Godín, Cristian Rodríguez y José María Giménez sean campeones de la Liga Española y de la Champions League, y Luis Suárez estuvo a muy poco de consagrarse con Liverpool en la Premier League. Tabárez se refirió al hecho de que, previo a un Mundial, tantos jugadores tengan esa posibilidad, y les dijo lo siguiente a las cadenas internacionales: “Eso puede tener muchas influencias; si hay alguna negativa, esperemos darnos cuenta para controlarla, pero creo que la mayoría son positivas, porque la autoestima de los que están involucrados va a crecer”.

Ensayo y error

El 30 de mayo Uruguay jugará el primer amistoso de despedida en el estadio Centenario a las 20.30 ante Irlanda del Norte, y el 4 de junio, ya con los 23 viajeros, la selección recibirá a Eslovenia, también a las 20.30 en el Centenario. La selección, en la previa del Mundial, disputará encuentros contra rivales europeos de similares características a los que enfrentó en la previa de Sudáfrica 2010, y a Israel, que es asiático pero de competición europea. Deportivo Uruguay, programa que se emite en la 1050AM integrado en su totalidad por periodistas que publican en la diaria, entrevistó al maestro, que sobre este tema dijo: “Están englobados dentro de la preparación. No es sólo físico el trabajo, sino también de competición, para ver cosas desde el punto de vista colectivo que se van a ver en los entrenamientos primero. En una serie tan difícil como la que tenemos, el primer partido siempre tiene su importancia, pero en este caso creo que puede tener mucho más para nuestra suerte en la serie, para nuestra expectativa de pasar. Tener dos partidos, por lo menos desde el punto de vista teórico, nos da la posibilidad de manejarnos mejor en cuanto a la utilización de los futbolistas que llegan elegidos a partir de la lista que hay que presentar el 2 de junio, y saber quién va a jugar, quién va a descansar. Y todo en función de la preparación; por eso es que también quisimos que los partidos se jugasen en Montevideo, para evitar desplazamientos que nos insuman tiempo, que tiene que ser muy aprovechado para entrenar. Y entrenar significa muchas veces descansar y recuperarse rápidamente de los esfuerzos”.