Terminaron los Juegos y dos semanas de intensa actividad deportiva, con algunas cosas para seguir por televisión, otras por internet y mucha expectativa en las actuaciones uruguayas, fuera cual fuera el deporte y las posibilidades. La cosa no venía bien en cuanto a resultados, reflejados exclusivamente en podios y en esa impertinente exigencia de medallas por parte de muchos. La sanducera Dolores Moreira rompió la racha y logró colgarse la medalla de plata en vela.

Lola Moreira solamente fue superada por Paige Railey, estadounidense a la que en la previa consideraba muy difícil de vencer, según dijo a la diaria antes del inicio de estos Juegos. Moreira resaltó que su objetivo era clasificarse a los Juegos Olímpicos. A medida que pasaron las regatas, la realidad se topó con las expectativas: si quería clasificarse a Río de Janeiro, era casi necesario que obtuviera una medalla. La batalla mano a mano fue con la representante de Argentina, Lucía Falasca. En la última regata clasificatoria fue ella quien pasó por encima de Lola y se trepó al tercer puesto del ranking. Cuatro puntos de diferencia obligaban a la uruguaya a superarla por dos posiciones. La albiceleste solamente tenía que mantenerse detrás de Lola y tendría su clasificación olímpica asegurada, y seguramente también el bronce. Gustavo Coll, jefe de misión de la delegación uruguaya y dirigente de vela, explicó que, según su visión de la carrera, la argentina salió a buscar la medalla de plata y en la primera maniobra quedó en lucha con la brasileña por el costado derecho del recorrido. El viento favoreció a Lola, que aprovechó el flanco izquierdo y se colocó en las primeras posiciones. A la postre, ese inicio marcaría definitivamente la regata, ya que Brasil terminó sexto y Argentina octavo”. Así contaba Facundo Castro el 20 de julio, desde Canadá, la regata que le dio la medalla de plata a Lola Moreira.

Moreira tiene 16 años y nació en Paysandú. Vive en su ciudad natal y, entre sus entrenamientos y competencias en su deporte, estudia. La medalla vino con un premio extra: la clasificación a los Juegos Olímpicos de Río de Janeiro 2016. “Para mí, en este momento, lo primero es el deporte. Ya lo hablé con mis padres y obviamente el liceo lo voy a terminar en el tiempo que sea necesario, pero por ahora la prioridad es el deporte”, le contó a la diaria, todavía en la Villa Panamericana, en la edición del jueves 23. “En Paysandú salgo a navegar sola, a veces, porque no coincido con los horarios de entrenamiento, que son los fines de semana”, agregó.

Y en el fútbol femenino…

La transmisión televisiva oficial destacó -con insistencia y correctamente- que Uruguay ganó la competición de los Juegos Panamericanos correspondiente al “fútbol masculino”. Sin embargo, incoherentemente, nunca brindaron información sobre el torneo del fútbol femenino que se disputó paralelamente. El sábado, un día antes de que los botijas uruguayos besaran sus medallas de oro, las brasileñas ganaban las suyas tras golear a las colombianas 4-0 en el partido final. La veterana y eficiente volante central Formiga abrió el tanteador a los 7 minutos. Recién en los últimos 15 del partido el tanteador se tornó apabullante. Con Colombia queriendo llegar al empate o descontar a pura acumulación de atacantes, los goles rivales se fueron acumulando: a los 75 convirtió Marine Dorneles, que entró al campo dos minutos antes. A los 86 Andressa Alves convirtió el tercero y el cuarto gol fue de la defensa Fabiana da Silva a los 90+3. En un torneo con ocho selecciones -cuatro sudamericanas y cuatro “concacafianas”- las dos finalistas fueron de la Conmebol. El viernes México le ganó a Canadá 2-1 el partido por el bronce. La campaña de Brasil comenzó con una victoria inicial en el grupo B ante Costa Rica 3-0. Luego goleó a Ecuador 7-1 y derrotó a Canadá 2-0. En semifinales concretó la cuarta de las cinco victorias panamericanas al ganarle a México 4-2. Cerró su actuación con 20 goles a favor y tres en contra. JB

Las otras medallas

La única medalla de oro en estos Panamericanos fue la que consiguió el fútbol masculino, lo que dejó a Uruguay en el 18° puesto del medallero general. La selección fue dirigida por Fabián Coito e integrada por jugadores de la categoría sub 22, con algunas ausencias como los dos futbolistas del Club Atlético Peñarol, que decidió no ceder a Nahitan Nández y Gastón Guruceaga. En el grupo de la primera fase, tras el triunfo ante Trinidad y Tobago 4-0, Uruguay cayó con México 1-0 con un gol sobre el final, lo que lo obligó a vencer a Paraguay. El encuentro con los guaraníes lo ganó 1-0 y se cruzó con Brasil en la semifinal. El partido con los verdeamarelos fue el pico más alto de emoción; Uruguay hizo dos tantos en los minutos finales y así se metió en la final con los mexicanos, que también terminó con éxito: 1-0 y medalla de oro. Fue la decimosegunda medalla dorada en la historia de los Juegos Panamericanos. Las últimas habían sido en ciclismo, con Milton Wynants en Santo Domingo 2003. El fútbol repitió lo hecho en 1983, cuando también había quedado primero en el podio.

En el atletismo, la celeste obtuvo dos medallas de bronce. Curiosamente, Déborah Rodríguez y Emiliano Lasa volvieron a hacer lo mismo que en el Sudamericano de Mayores de este año en Lima, Perú: obtuvieron preseas prácticamente de forma simultánea. En Lima fue oro y en Toronto, bronce. En salto largo, Lasa logró una marca de 8,17 metros, con la que se metió en el podio pero no pudo alcanzar el boleto a Río, por el viento que hubo esa jornada. Déborah también quedó muy cerca. Con un tiempo de 56,41 quedó tercera y muy cerca de clasificarse, aún con posibilidades de alcanzar la marca necesaria.

El handball femenino también le dio un bronce a Uruguay, que en este deporte se metió por medio de un repechaje con Estados Unidos. Las dirigidas por Miguel Berger derrotaron a Cuba y Chile en el grupo B y perdieron frente a Argentina. La semifinal fue ante las campeonas del mundo, las brasileñas, y se tuvo que ir al partido por el bronce. Allí las celestes derrotaron a México 29-21 y siguen demostrando que este deporte da muy buena pelea en el continente. Los hombres, de gran certamen, estuvieron muy cerca pero cayeron en la última presentación por el tercer puesto ante Chile 23-17.

También estuvieron

A veces las medallas invisibilizan otras actuaciones celestes, pero siempre es importante tenerlas en cuenta. La delegación que viajó a Toronto, en varias tandas, fue una de las más grandes del deporte uruguayo en este evento.

La historia arrancó con Los Teros, que participaron en el certamen de la modalidad seven y quedaron muy cerca de la medalla de bronce. Los celestes enfrentaron en la primera ronda a Estados Unidos, México y Chile y se metieron en la semifinal como segundos de su grupo. Ésta, se sabía, era muy complicada, ya que debían enfrentar a Argentina. Los albicelestes ganaron 43-7 y fueron a jugar por el bronce. Estados Unidos volvió a ser rival en el cotejo por la medalla y volvió a triunfar. Uruguay culminó cuarto, con una muy buena participación. Luego le tocó al tenis, que no pudo llegar lejos. El canotaje se pudo meter en la definición por las medallas pero no accedió al podio. Mauricio López y Emilio Dumestre se quedaron con el triunfo en la final B en remo, en la modalidad dos pares de remos cortos.

Fue muy bueno lo hecho por los gimnastas Christian Meneses y Débora Reis. Ambos jóvenes se clasificaron a sus respectivas finales de gimnasia artística y, a pesar de quedar en el puesto 21, lograron tener actuaciones históricas en este deporte. Una disciplina que se pudo ver por la televisión fue el beach volley, que terminó con buenas colocaciones. El mismo día, tanto la dupla masculina como la femenina se midieron con Brasil en cuartos de final. Fabiana Gómez y Eugenia Nieto la pelearon, pero no pudieron. Fueron a la ronda consuelo y se quedaron con la séptima posición tras el triunfo frente a Costa Rica. Renzo Cairús y Mauricio Vieyto ganaron sus dos partidos en esa ronda con Puerto Rico y Argentina, y finalizaron quintos. Otro deporte colectivo que dejó muy bien representado a Uruguay en Toronto fue el hockey sobre césped. Las Cimarronas también quedaron quintas tras el éxito ante México.

María Pía Lorenzotti llegó hasta octavos de final en tenis de mesa y perdió con una contrincante muy difícil de Estados Unidos. En atletismo, Aguelmis Rojas salió séptimo en la maratón del sábado y María Pía Fernández finalizó decimoprimera en los 1.500 metros. Es destacable lo de Andrés Silva, que accedió a la final de los 400 metros con vallas y estuvo al borde del pasaje a las próximas Olimpíadas.

Néstor Nielsen logró un nuevo cupo olímpico para Uruguay cerca de la finalización de los Panamericanos. Fue en deportes ecuestres, en la especialidad salto, y se metió en Río 2016. Esto se confirmó luego de que el uruguayo consiguiera un cupo en la final de salto ecuestre, en la que finalizó noveno. Nielsen tuvo 0 puntos de penalización en la primera ronda, 5 en la segunda y 1 en la tercera, por lo que cerró con 4 en las dos rondas finales. Con el noveno puesto en la clasificación general, se quedó con uno de los seis cupos individuales que estaban en juego. Según la crónica de LlamaCeleste, quedaban excluidos los que ya habían logrado la clasificación por equipos y Brasil, el anfitrión de los próximos Juegos Olímpicos.