Los presidentes de Argentina, Mauricio Macri, y Brasil, Jair Bolsonaro, mantuvieron su primera reunión bilateral en Brasilia, donde abordaron la necesidad de “reformar” el Mercosur y acercaron posturas sobre la situación de Venezuela.

Macri no pudo asistir a la ceremonia de asunción de Bolsonaro, el 1º de enero, pero prometió que a mediados de mes sería el primer gobernante en visitarlo; al hacerlo, fue recibido con honores en la capital brasileña.

Después del encuentro, en una conferencia de prensa conjunta, los dos presidentes se mostraron satisfechos. Macri aseguró que el mano a mano se dio en un “clima de alegría” e “ilusión”. Su par brasileño, menos parco, afirmó que las conversaciones fueron “extremadamente productivas” y que trataron sobre una “amplia gama de temas, como no podía dejar de ser entre dos países con tantas cosas en común”. Dijo que el diálogo se desarrolló “con franqueza entre amigos, traductores y socios, sin ningún tipo de cuestiones ideológicas”, y agregó: “No hay tabúes en la relación bilateral”.

El vínculo comercial, tanto bilateral como con el resto de los países de la región, fue uno de los temas centrales del encuentro. Este apartado estuvo prácticamente dedicado al Mercosur. Los dos gobernantes coinciden en que es necesario “reformar” y “modernizar” el bloque regional para “avanzar hacia un espacio de integración que se adapte a los desafíos del siglo XXI”.

Bolsonaro afirmó que el Mercosur necesita valorar su “tradición original”, basada en la apertura comercial, la reducción de las barreras y la eliminación de la burocracia. En ese sentido, apostó por un Mercosur “reducido que continúe teniendo sentido y relevancia”. También le propuso a Macri concluir “rápidamente” las negociaciones que desde hace años mantiene el bloque con la Unión Europea para poder “iniciar otras”.

Acerca del vínculo bilateral, Bolsonaro reconoció que las reformas económicas del gobierno de Macri son parecidas a las que él quiere implementar en Brasil, y aseguró que “son fundamentales para el crecimiento sostenible y para continuar con el intercambio comercial” entre ambos países.

El ultraderechista brasileño elogió la gestión económica de su par argentino y aseguró que Brasil acompaña “con interés y admiración los esfuerzos de Macri por levantar la economía argentina e integrarla al mundo”. Estos elogios llegan en un momento en que la economía argentina registra su inflación más alta de los últimos 27 años, con endeudamiento externo, recesión, altos niveles de desempleo y devaluación de la moneda.

Mauricio Macri y Jair Bolsonaro, ayer, después de la reunión en el Palacio de Planalto en Brasilia.
Mauricio Macri y Jair Bolsonaro, ayer, después de la reunión en el Palacio de Planalto en Brasilia.

“Bajo su administración”, agregó Bolsonaro, Argentina “ha dado mayor eficiencia a la administración pública y enfrentado desafíos en el área de seguridad”.

Sobre la situación de Venezuela, los dos mandatarios coincidieron plenamente. En este punto, Macri acaparó el micrófono para manifestar su “condena” a la “dictadura” del presidente Nicolás Maduro, quien hace una semana comenzó un nuevo mandato. “Compartimos nuestra preocupación por los venezolanos”, declaró el gobernante argentino, y agregó que “Maduro es un dictador que intenta perpetuarse en el poder mediante elecciones ficticias”. Dijo además que los dos gobiernos reconocen a la Asamblea Nacional, controlada por la oposición, “como la única institución legítima en Venezuela, elegida democráticamente por el pueblo”. Mientras el argentino pronunciaba estas palabras, Bolsonaro asentía con la cabeza.

Brasil y Argentina forman parte del Grupo de Lima, que a principios de año y en una declaración conjunta anunció que no reconocería el nuevo mandato de Maduro por considerar que es producto de elecciones ilegítimas.

El presidente brasileño fue menos duro que Macri respecto de Venezuela y se limitó a resaltar el compromiso de Argentina y Brasil con la “defensa de la libertad y la democracia en la región”. De hecho, mencionó que el consenso sobre este punto es el ejemplo más claro de “la convergencia de posiciones ideológicas” con su par argentino.

En paralelo, Bolsonaro dijo que en la reunión repasaron otros asuntos, como “la lucha contra el crimen organizado, el narcotráfico y el lavado de activos”, así como cuestiones vinculadas a la defensa, la ciencia, la tecnología y la energía nuclear.

En el marco de la visita oficial de Macri, los gobiernos de Brasil y Argentina firmaron un tratado que pretende “agilizar” los procesos de extradición. El acuerdo fue concretado en un encuentro en Brasilia en el que participaron el ministro de Justicia y Seguridad Pública brasileño, Sérgio Moro, y los titulares argentinos de Seguridad, Patricia Bullrich, y de Justicia y Derechos Humanos, Germán Garavano.

Seguí leyendo sobre esto: Preocupación en el sistema político uruguayo por el futuro del Mercosur