La forma en que los niños conciben la comida y lo que la rodea tiene que ver con su entorno, con su casa, con su escuela. “Todos los días tenemos la oportunidad de cambiar el momento de ‘tener que darles de comer’ por un momento de ‘alimentación en un contexto enriquecido’, ¡y la tenemos cuatro veces al día! ¿Se animan a empezar, aunque sea cambiando una?”, propone la magíster en Educación Jimena Folle en Educocina (Grijalbo, 2019). El libro también lleva la firma y la experiencia de Diego Ruete, a quien desde 2015 acompaña como asesora pedagógica en su proyecto Petit Gourmet. Este no es el primer trabajo publicado por Ruete, quien como cocinero y educador preescolar hace 15 años que fundó junto con su esposa, Inés Marracos, un espacio en el que lleva adelante estos conceptos. Integrante de la organización Slowfood y cofundador de Huertas Comunitarias, Ruete cuenta con el valioso antecedente de Hoy cocinamos nosotros (Aguaclara, 2016), coescrito con Marracos, que obtuvo el tercer premio al mejor libro de cocina para niños en los premios Gourmand Cookbook.

Foto del artículo ''

El rol de los adultos en el vínculo con los alimentos que desarrollan los más chicos, desglosado por edades, atraviesa el volumen, que además de aportar recetas fáciles y su historia (no sólo manzanas asadas sino también nuggets caseros, tortilla, snacks saludables para la vianda), sugiere estrategias para cimentar los buenos hábitos. Por ejemplo, tomar la feria como un lugar de aprendizaje donde oler y tocar los productos: en vez de “anestesiar” al niño con un dispositivo electrónico mientras se empuja el carrito, involucrarlo en la elección de la compra. Desde leer las etiquetas hasta planificar las instancias de preparación de los alimentos, así como la seguridad en la cocina, son asuntos abordados con la idea de que son acciones viables tanto en ámbitos de muchos como de escasos recursos.

Presentación Educocina: jueves 23 de mayo a las 18.30 en Mercado Ferrando (Chaná 2120).