La galerista Diana Saravia organizó una movida que involucra sus orígenes rurales con el ambiente artístico, ligando obras de arte vestibles o prendas intervenidas, como se quiera ver, con las necesidades que atraviesa una escuela del interior del país.

Saravia lo cuenta así: “Soy oriunda de Cerro de las Cuentas, un pueblo de no más de 300 personas, en el departamento de Cerro Largo, sobre la ruta 7. Mi padre fue farolero, el último del país, mi madre, ama de casa, y mi abuela, la almacenera del pueblo. Mi infancia transcurrió en la escuela rural número 66, donde el grupo de niños en esos años es muy similar al que concurre ahora, unos 29 alumnos y dos maestras. Desde hace 30 años vivo en Montevideo y hace más de 20 años me dedico a la difusión de arte contemporáneo. Trabajo en dos espacios, en Centro y Ciudad Vieja, donde promuevo en diferentes formas las producciones y actividades de los artistas nacionales e internacionales”.

Foto del artículo ''

El advenimiento de la covid-19 la mantuvo alejada de los parientes que todavía viven en Cerro Largo, además de obligarla a cerrar temporalmente sus espacios. Pero esto último la terminó impulsando más, la llevó a activar la presencia en redes y pensó cómo ayudar a su antigua escuela. “Con el fin de generar un rédito económico para donárselo, pensé en plasmar imágenes de obras de arte en pañuelos de seda. Lo planteé a diferentes artistas que conforman Diana Saravia Gallery y ellos, sin dudarlo, cedieron la imagen para ser impresa en una edición súper limitada de seis reproducciones por artista. Logramos un producto de óptima calidad y diría que exclusivo. Están presentados de forma muy delicada en cajas numeradas, de color rosa y celeste y un lazo verde, que recuerda al campo”, indicó.

Las imágenes resultantes conforman un inusual catálogo, ya que 23 artistas accedieron a la iniciativa, entre ellos Rimer Cardillo, Carlos Musso y Pedro Peralta. Por otra parte, “estas reproducciones en tela serán enmarcadas y las llevaremos como regalo a la escuela para que tanto niños como vecinos del pueblo puedan disfrutar de su propia galería de arte contemporáneo”. Este proyecto es el puntapié para seguir generando sinergia entre artistas y escuelas rurales de todo el país, anunció Saravia.

Foto del artículo ''

Por el momento, el modo de colaborar es adquirir los pañuelos, que cuestan 50 dólares, en La Marquería (Carlos Quijano 1288 bis) en el horario de 10.00 a 18.00.


Diseñadora premiada

Gabriela Perezutti Hearst es la ganadora del American Womenswear y Diseñadora del Año de los CFDA (Council of Fashion Designers of America) Fashion Awards. Nacida en Uruguay, donde creció entre Montevideo y Paysandú, Perezutti vive en Nueva York, donde además de haberse casado con un heredero de la dinastía Hearst, ha construido una carrera con su grifa de indumentaria y accesorios urbanos bajo las consignas de moda atemporal, lujo sustentable y de calidad (gabrielahearst.com). Figuras públicas como Meghan Markle y Oprah Winfrey eligen sus bolsos, que tienen lista de espera. Al aceptar su premio, además de compartirlo con su familia y amigos, se lo dedicó a su equipo de trabajo, porque “visión sin ejecución es alucinación”, al resto de los nominados ‒Ashley y Mary-Kate Olsen por The Row, Brandon Maxwell, Marc Jacobs, y Tom Ford, que dio a conocer el galardón‒, “pero especialmente a todos los diseñadores y creativos que atraviesan estos tiempos; estamos en esto juntos”, dijo.

Fusión de estilos

El 16, 17 y 18 de octubre, en el Centro de Exposiciones del Latu, se dará una asociación de dos encuentros periódicos de la ciudad: Feria Máxima y Montevideo Pop Up, en una edición pícnic. DJ y bandas en vivo amenizarán estas tres tardes que conjugarán moda y diseño en más de 70 marcas, una sección de foodtrucks, gastronomía, mercado, clases y actividades para los más chicos.

Curso de telar

“La trama discontinua” es el nombre del taller de telar de tapiz de alto lizo que dará Magali Sánchez, de la Escuela Ernesto Aroztegui, en galería SOA (Sarandí 420). Recibe inscripciones hasta el 18 de octubre. Las clases serán los viernes de 17.00 a 20.00 a partir del 6 de noviembre. Para Aroztegui (1930-1994), “enseñar era un modo permanente de aprender, de seguir investigando y profundizando en sus conocimientos técnicos. Su objetivo era formar artistas del tapiz y no solamente tejedores. Tuvo claro desde el principio que la estrategia para crecer e imponer el tapiz en forma duradera, como lenguaje plástico, sólo era posible transformándolo en un fenómeno colectivo, no en una carrera artística individual”, escribió Jorge Francisco Soto en ocasión de una retrospectiva del tapicista. Por información sobre costos y dinámicas, enviar un correo a [email protected] o llamar al 098373315.