Arrancaron en noviembre de 2019 con una propuesta de revista, en papel y digital: “La idea principal era hablar del tema medioambiental, alimentación saludable, huertos, jardín”, cuenta Agustín Olascoaga. Para la contraparte digital terminaron armando una plataforma, recologica.uy, que en mayo del año pasado devino un e-commerce. “Básicamente tuvimos que reformular el modelo de negocio, porque lógicamente el tema de una revista impresa no tenía tanta fuerza. Fue un poco el prototipado”.

Descubrieron enseguida que la plataforma daba para más: "empezamos incorporando productos, conversando con los emprendedores con los que ya estábamos entablando relaciones por los anuncios en la revista, y les ofrecimos espacios de venta, ser mediadores a través de la página. Se fueron sumando categorías: tenemos desde vehículos eléctricos hasta textiles sustentables, cosmética sólida; es bastante variado”, describe. El tráfico que generaban los contenidos del blog agregado, con recetas incluidas, redundaba en la mejor difusión. “Y era no sólo divulgar la problemática sino ofrecer soluciones mediante el e-commerce, todo junto, que es la esencia de esto”, dice su ideólogo. Ellos mismos se encargan de los envíos, que dentro de Montevideo hacen con las mismas bicicletas eléctricas que venden.

Un mercado que no es un súper

Con el siguiente escalón del proyecto, el mercado que Recológica abrirá el 2 de mayo en una casona de la avenida Agraciada, esquina Cuareim, el espectro se expande de varias maneras. “Con la tienda apuntamos a que sean emprendimientos medioambiental y socialmente éticos (que no haya explotación laboral), y que sean rentables”, continúa Olascoaga. “Somos gente que ya estaba laburando en el área, no solamente por las redes sino que también vamos a la playa, juntamos plástico, tenemos un buen activismo y no lo vamos a dejar de lado. Pero necesitamos financiarlo. Sé que en Uruguay hay gente bastante conservadora, pero hay que ir probando diferentes opciones”, apunta Olascoaga, quien trabaja, además, con Joaquín Bentancor (impulsor de No Más Colillas).

En el local, de aproximadamente 120 metros cuadrados, aparte de tener en góndolas productos de los emprendedores asociados, Recológica ofrecerá espacios de reunión y lugares contratados para almacenamiento. “Está pensado para aquellos emprendedores del interior que hacen ventas por Instagram y necesitan decirle al cliente dónde pasar a retirar, porque en muchos casos se les encarece el costo final por el envío y pierden mucha venta por eso”.

En el amplio frente instalarán las plantas e insumos para huerta y jardín, pero en el interior la multitienda comercializará desde productos de higiene y cosmética hasta mobiliario sustentable y paneles solares, y cuando esté lista la habilitación bromatológica van a tener alimentos veganos, frutas y verduras orgánicas. “La idea es atraer a diferentes públicos, que el que va por una cosa mire otra y se dé un traspaso de conocimientos”, espera Olascoaga.

Como la tienda busca generar cero basura, los proveedores que vendan en envases de plástico o vidrio cobrarán por ellos, ya que apuntan a que sean retornables (para reutilizar o convertir).

Para contactarlos: [email protected]