El domingo se llevó adelante la edición número 73 de la entrega de los Premios Emmy, otorgados por la Academia de Artes y Ciencias de la Televisión a lo mejor de la pantalla chica. La ceremonia, realizada en el complejo LA Live, contó solamente con la presencia de los nominados, luego de que la edición 72 fuera completamente virtual debido a la pandemia de coronavirus.

En el rubro de comedia, la gran ganadora fue Ted Lasso, serie que no puede verse en nuestro país de la manera convencional, ya que la plataforma AppleTV+ sigue sin estar disponible. La historia del entrenador de fútbol americano (Jason Sudeikis) que es contratado para dirigir un equipo de fútbol (o “fútbol soccer”) en Inglaterra se llevó el premio a la mejor serie de comedia. Sudeikis ganó como mejor actor de comedia, mientras que las actuaciones de reparto fueron para dos miembros de su elenco: Hannah Waddingham y Brett Goldstein.

La gran competidora era Hacks, serie de HBO Max sobre una comediante veterana (Jean Smart) que debe trabajar junto a una guionista joven para intentar reflotar su carrera después de décadas trabajando en Las Vegas. Smart se llevó el Emmy a mejor actriz de comedia, y la serie ganó en las categorías guion en comedia y dirección en comedia.

En el drama, mientras tanto, la gran ganadora fue The Crown. La serie de Netflix que retrata las vicisitudes de la familia real británica arrasó con los premios: se llevó los de mejor serie dramática, mejor guion en drama y mejor dirección en drama, y además se quedó con los cuatro galardones de actuación. Olivia Colman ganó en la categoría protagónica por su papel de Isabel II, mientras que Josh O’Connor lo hizo por interpretar al príncipe Carlos. En las categorías de reparto fueron premiados Tobias Menzies por su papel de Felipe, duque de Edimburgo, y Gillian Anderson por su rol como Margaret Thatcher. La victoria de Menzies dejó sin Emmy póstumo a Michael K Williams, nominado por la serie de HBO Max Lovecraft Country. Williams falleció el 6 de setiembre, aparentemente por una sobredosis de drogas.

El último gran rubro premiado en la ceremonia principal de los Emmy es el de miniserie, y allí la estatuilla más importante fue para Gambito de dama_, la historia de una joven ajedrecista interpretada por Anya Taylor-Joy que fue emitida por Netflix. También triunfó en la categoría de dirección. El premio a mejor guion de miniserie fue para Michaela Coel por _I May Destroy You, disponible en HBO Max.

En las categorías de actuación, el premio a mejor actor de miniserie fue para Ewan McGregor por Halston, de Netflix. Los otros tres premios correspondieron a intérpretes de la aclamada Mare of Easttown, de HBO Max, que era la gran candidata al premio mayor. Kate Winslet ganó como Mejor Actriz, Evan Peters como mejor actor de reparto y Julianne Nicholson como mejor actriz de reparto, todo en la categoría de miniserie.

Entre el restante manojo de premios entregados el domingo se reconoció a Hamilton, el musical disponible en Disney+, en la categoría de mejor especial de variedades grabado. Las estatuillas al mejor programa de variedades y el mejor guion de programa de Variedades quedaron en manos de Last Week Tonight with John Oliver, disponible en HBO Max.

Los grandes perdedores de la noche fueron The Handmaid’s Tale, la serie de Paramount+, que batió un récord de categorías perdidas incluyendo las técnicas, con cero premio en 21 nominaciones; y dos series de Disney+ que venían con estatuillas técnicas debajo del brazo, como The Mandalorian y Wandavisión, y no recibieron nuevos reconocimientos.