La unidad de tiempo en que se miden los procesos en la nueva era digital ya son los segundos. Los avances tecnológicos cambian las exigencias del público, y hoy cualquier usuario de cualquier servicio que deba esperar minutos por algo seguramente no saldrá satisfecho. El sistema financiero de pagos no es ajeno a estas lógicas, y desde hace años en el mundo comenzaron a reducirse los tiempos de las transacciones y a desarrollarse métodos para transferir dinero de forma instantánea. Por ejemplo, en la Unión Europea los envíos de una cuenta a otra demoran menos de 20 segundos.

En ese aspecto de avanzar en la combinación de tiempo y dinero, Uruguay alcanzó un “hito”, según evaluaron actores del sistema, ya que cuatro entidades comenzaron a realizar transferencias interbancarias instantáneas. Así lo anunció el martes el Banco Central (BCU) y detalló: “La transferencia instantánea se trata de una operativa mediante la cual una persona instruye en línea a su institución financiera para que envíe una determinada cantidad de dinero a una cuenta en otra institución en tiempo real”.

Los que ya tienen en marcha esto son el Banco República (BROU), Itaú, HSBC y Citi, y el esquema de transferencias al instante está aplicándose desde las 9.00 a las 17.15 en los días hábiles. Según el regulador bancario, “se continúa trabajando para que esté operativa las 24 horas los siete días de la semana, así como [para] la incorporación de las demás instituciones”.

Según los datos del Reporte del Sistema de Pagos Minoristas del BCU, el año pasado los uruguayos realizaron en total 17,6 millones de transferencias interbancarias y 73 millones de pagos intrabancarios ‒más de 13 millones corresponden al Estado‒. En cantidad de operaciones en el segundo semestre, supera a los cheques, débitos directos y dinero electrónico, pero está por detrás de las tarjetas de crédito y de débito.

“Es un servicio que los uruguayos debíamos tener”, dijo a la diaria la gerenta general del BROU, Mariela Espino, sobre las transferencias instantáneas. “Es un hito que de por sí es una gran ventaja” para los clientes, sostuvo, y repasó: “Seguridad, inmediatez, sustitución del efectivo, facilidad de uso son algunas de las virtudes que ofrecen las transferencias inmediatas”. El banco estatal tiene ya habilitada esta función desde el 20 de abril en la aplicación eBROU Personas en web y celular, y desde el 15 de mayo lo estará para nuevos clientes del canal eBROU Empresas, que fue remodelado.

A su vez, desde el HSBC indicaron ante la consulta de la diaria que “la experiencia del cliente es totalmente diferente” con esta modalidad, y en ese sentido, el banco se ha “venido preparando para aplicar soluciones de este tipo, porque entendemos que serán una gran ventaja para los clientes”. Los usuarios del HSBC ya tienen habilitada la opción de las transferencias en tiempo real desde la web y la aplicación.

Al anunciar este paso, el BCU informó que “algunos bancos” implementaron un elemento de seguridad para dar “certeza de que la transferencia instantánea llega a la cuenta de destino correcta”. Se trata del “enmascaramiento”, un método de identificación de cuentas que funciona así: “Previo a confirmar la transacción, la persona visualiza de forma parcial el nombre del titular de la cuenta de destin​o ‒a modo de ejemplo, MAR PER‒. De no coincidir con el nombre esperado, la persona podrá detener el proceso de transferencia antes de su ejecución”.

La operativa de los pagos al instante

Desde ambos bancos consultados, explicaron que la decisión de aplicar de momento el nuevo sistema en el horario de operativa habitual ‒de 9 a 17.15 los días hábiles‒ surgió de un acuerdo en Urutec, empresa propiedad de la Bolsa Electrónica de Valores (Bevsa) ‒de la que son socios todos los bancos de plaza‒ que brinda servicios tecnológicos y es la cámara compensadora que media entre bancos para las transferencias.

El tiempo promedio para acreditar una transferencia interbancaria estaba en 80 minutos a fines del año pasado. El presidente de Urutec, Franco Cinquegrana, informó al diario El País que en 2017 habían avanzando en un desarrollo para envíos de dinero en tiempo real, pero “en el camino hubieron algunas dificultades en materia de seguridad, con un par de situaciones en países de la región que hicieron que nos replanteáramos el tema”.

Eduardo Barbieri, integrante del directorio de Urutec, adelantó en esa ocasión que se contrató un proveedor que da “una solución antifraude para que una transferencia pueda salir en diez segundos y se realicen todos los procedimientos”. Más allá de la innovación, seguirán conviviendo las transferencias instantáneas con las diferidas, las habituales que se utilizaban hasta el momento.

El BROU “sentía la obligación de estar a la vanguardia del desarrollo” de las transferencias instantáneas, señaló Espino, al tener “cerca de la mitad de las cuentas bancarias de todo el sistema financiero”. La entidad debió realizar inversiones para cambiar los procesos de conexión con Urutec y adaptar su canal web para los clientes, en busca de “permitir el ingreso de transferencias inmediatas, conviviendo con las estándar”. La gerente general destacó que la inversión, “al haberse desarrollado conjuntamente con el nuevo eBROU omnichannel [que uniformiza todos los servicios del banco], fue minimizada”.

Esta innovación forma parte de la hoja de ruta que presentó el BCU el año pasado con objetivos para el período 2020-2022. En octubre, el presidente de la entidad reguladora, Diego Labat, evaluó que los indicadores del sistema de pagos de Uruguay “son bastante malos y muestran que estamos rezagados en varios aspectos y que necesitamos mayor agilidad”. El rol del BCU en ese proceso es procurar “un fino equilibrio entre la estabilidad y la innovación”.

“No hay que pensar que el regulador planifica cómo se harán los pagos o las transacciones dentro de cinco o diez años; hay que acompañar esos procesos y generar un terreno de juego nivelado que permita que los distintos jugadores se desarrollen, inviertan e innoven sin que existan barreras para la entrada”, complementó Labat.

Aparte de transferencias instantáneas las 24 horas y todos los días, la hoja de ruta del BCU incluye extender esa misma operativa a los envíos diferidos, ya que la cámara compensadora funciona también sólo en días hábiles. Otros objetivos trazados son la promoción del sistema de cheques digitalizados, complementar los procesos de multiadquirencia [un mismo mecanismo para procesar pagos con débito y crédito], racionalizando sus costos, y continuar el análisis de emisión de una moneda electrónica.

Costos de los envíos e interés de clientes

Las denominadas “cuentas sueldo y pasividades”, que tienen los trabajadores y jubilados bajo la regulación de la ley de inclusión financiera de 2014, permiten ocho transferencias sin costo, y según aclara el BROU en su web queda incluida en esto la nueva modalidad. Para el resto de clientes o los movimientos extras, “al día de hoy el costo es el mismo que para las transferencias interbancarias estándar o diferidas”, informó Espino.

De acuerdo a lo publicado por el diario El Observador, el banco estatal permite enviar en tiempo real a las otras tres entidades habilitadas hasta 500 dólares o su equivalente en otras monedas, y cobra una comisión fija en Unidades Indexadas (UI) equivalente a 64 pesos. La comisión se suma al monto del giro y se debita de la cuenta de origen de los fondos a transferir.

Desde el HSBC manifestaron que actualmente el banco no cobra “un diferencial por estas operaciones, [el sistema se encuentra] en la etapa inicial, donde seguimos tomando definiciones” ‒en la web se mencionan costos entre 1,8 y diez dólares para transferencias‒. Por su parte, Itaú cobra una comisión equivalente a 0,85% del monto transferido, con un mínimo de diez pesos y un máximo de 500 pesos ‒0,25 y diez dólares para pagos en esa moneda‒. El Citi detallaba en su web que cobra 3,5 dólares de comisión por transferencias locales interbancarias previo a esta innovación.

Asimismo, los bancos de plaza que comenzaron con la operativa de transferencias al instante prevén que tenga una rápida aceptación por parte de sus clientes. “Apuntamos a un crecimiento significativo de este servicio de valor agregado para nuestros clientes. Consideramos que crecerá sustancialmente el uso de la transferencia instantánea como medio de pago”, expresaron desde el HSBC.

Espino, del BROU, dijo que “sin dudas este nuevo servicio” será “de gran interés para los clientes” locales, y vinculó esto con “los tiempos de pandemia”, por un lado, y también con el proceso “de transformación digital” del sistema de pagos del país. “Independientemente de los bancos donde opere cada persona, en el instante y sin necesidad de esperas” podrá recibir o transferir dinero, destacó.

Los pagos al instante en Europa y otras partes del mundo

El Banco Central Europeo resolvió en 2017 promover un sistema que comenzó en noviembre de aquel año, que permite transferencias gratuitas y en tiempo reducido entre cuentas bancarias de los países de la UE. El mecanismo en cuestión se denomina TIPS ‒target instant payment settlement, objetivo de liquidación de pago instantáneo, en español‒, un modo automático de realización de transferencias sin intermediarios, que se hace en euros y para cuyo funcionamiento las entidades del sistema bancario europeo debieron depositar dinero previamente. Con esto quedó atrás un método que demoraba hasta 24 horas las transferencias, y se concretó como parte de la Zona Única de Pagos en Euros (SEPA), que busca la integración de los miembros de la UE ‒27 naciones actualmente‒ y otros países ‒Suiza, Noruega, Islandia, Liechtenstein, Mónaco y San Marino‒ al homogeneizar las operaciones internacionales internas, incluyendo la estandarización de los procedimientos para las transferencias, informó el medio español Público. Otros países y regiones ya tenían desde antes mecanismos de pago instantáneo: el sistema japonés (Zengin Data Telecommunication System) fue el primero y lleva operativo 45 años; y el que maneja mayor volumen de transferencias en tiempo real es el de Reino Unido (Faster Payments), en funcionamiento desde 2008, consigna la web Economipedia.