Las 138 trabajadoras de los ocho centros CAIF y el Centro Siempre de Paysandú siguen con incertidumbre respecto de su futuro laboral. En los últimos días el intendente de Paysandú, Nicolás Olivera, anunció que tras un acuerdo con la Asociación de Empleados y Obreros Municipales (ADEYOM) de ese departamento 106 funcionarias mantendrían sus fuentes laborales en los centros bajo el gerenciamiento de la organización a la que se adjudique el llamado realizado en la última semana del año. “El 83% de las personas que vienen trabajando en los CAIF en la anterior modalidad van a seguir trabajando en la nueva modalidad. El 17% que no entrará directamente tendrá la posibilidad de ir a un llamado abierto donde sus antecedentes para con la intendencia no influirán, sino que, como dicta la Constitución, serán evaluados de acuerdo a sus talentos y virtudes”, explicó Olivera en una conferencia de prensa.

La Fundación A Ganar fue la única que se presentó al llamado, y este miércoles se concretó la adjudicación, afirmó Olivera.

Las trabajadoras reclaman que no participaron en las negociaciones, si bien solicitaron a ADEYOM estar presentes en las reuniones con el intendente. Además, aseguran que no conocen el acuerdo al que se llegó entre el sindicato y la comuna. “Estamos a la espera que nos reciba ADEYOM y que nos dé el acuerdo por escrito”, señaló Julia do Santos, una de las 138 trabajadoras cuyo contrato venció en diciembre y no fue renovado.

Este miércoles el colectivo de trabajadores dio una conferencia junto al plenario departamental del PIT-CNT, al que pidieron respaldo, ya que el martes la intendencia convocó a 106 de las trabajadoras para que se notificaran del cambio de modalidad en la gestión. A estas personas les dieron un documento para firmar, que fue cambiando mientras pasaban las horas. En la primera versión decía que la persona renunciaba “al vínculo” con la intendencia, “no teniendo nada que reclamar por ningún rubro y/o concepto, solicitando se haga efectiva esta una vez ingresado a la plantilla de personal de la ONG”. En la segunda versión se decía que tras haber sido notificado del cambio de gestión “y por el acuerdo celebrado con ADEYOM me encuentro incluido en el régimen de pasaje a la planilla de la ONG/Fundación”, y daba la opción de aceptar o no incorporarse en ese régimen.

“El papel que firmamos no tiene el acuerdo, no tiene las condiciones”, señaló Do Santos, que explicó que no firmarlo “significaba quedar afuera; no es que hubo acuerdo, no hubo alternativa”. Do Santos dijo que las trabajadoras “seguimos sin garantías”, y explicó que el plenario departamental del PIT-CNT pidió una entrevista con el intendente a fin de acordar las condiciones del cambio de modalidad, como la antigüedad, los lugares de trabajo y las funciones, pero hasta el momento Olivera no ha aceptado el encuentro.

La razón de que no se convocara a 23 de las funcionarias, explicó el intendente en la conferencia, fue que tenían sanciones o sumarios, o porque habían ingresado en año electoral. Esas trabajadoras podrán presentarse en el llamado abierto, señaló Olivera. Otras diez funcionarias están en períodos de licencia.

Si bien las funcionarias estaban agremiadas a ADEYOM, después de que el gremio municipal no les permitió participar en la negociación con la intendencia se contactaron con el Sindicato Nacional de Trabajadores de la Enseñanza Privada (Sintep), que representa a la mayoría de los trabajadores de CAIF u organizaciones en convenio con el Instituto del Niño y Adolescente del Uruguay (INAU).

Según Sergio Sommaruga, secretario general del Sintep, que se reunió con las trabajadoras, “jurídicamente la ONG entrante no tiene ningún compromiso legal” para recontratar a los equipos que venían trabajando en los centros de primera infancia, ya que el llamado “no dice nada sobre la ponderación a una ONG que contrate a ex trabajadores”. También descartó que con el papel que firmaron las trabajadoras convocadas por la comuna se concrete la recontratación.

“Lo único que puede pasar es que haya algún acuerdo no escrito con la ONG, pero si es así, ¿qué grado de influencia tiene el intendente sobre la ONG?”, se preguntó, y señaló que la situación “es bastante desordenada”. El dirigente del Sintep les sugirió a las trabajadoras pedir una reunión con la intendencia y también con la ONG, para buscar negociar la transición laboral. Apuntó que una alternativa también sería organizar un nuevo llamado, con un plazo mayor (el anterior se extendió desde el 23 hasta el 30 de diciembre), que incluya “la recontratación de 100% de los equipos, con reconocimiento de la antigüedad y los derechos laborales”.

Sommaruga opinó que “el modelo de relaciones laborales en el INAU desde 2008 en adelante es muy precario e inestable, y dejó en bandeja la cancelación de los contratos”. A pesar de esto, consideró que “hay una relación laboral de permanencia encubierta, porque hay gente que hace diez o 12 años que está trabajando”.

INAU no aprobó pedido de informes; director de CA se abstuvo

Ante el cambio unilateral que resolvió la Intendencia de Paysandú en la gestión de los recursos humanos de los centros CAIF y Siempre de ese departamento, la directora del INAU en representación del Frente Amplio, Natalia Argenzio, presentó ayer en una sesión extraordinaria la propuesta de hacer un pedido de informes a varias reparticiones del INAU, convocar a la comuna sanducera a una instancia de diálogo y aplicar una medida cautelar de no innovar ante la gravedad de la situación. El presidente del INAU, Pablo Abdala (Partido Nacional), votó en contra de la propuesta; Aldo Velázquez, director en representación de Cabildo Abierto (CA), se abstuvo, mientras que Argenzio fue la única que votó a favor.

En declaraciones a La Mañana, Velázquez dijo que le preocupa “si se está cumpliendo con el reglamento y si el mismo habilita o no la posibilidad de contratar personal con un tercero”. “Este hecho es inédito y se debe analizar muy bien, ya que podría generar un precedente para otras asociaciones que quisieran hacer lo mismo, o sea, contratar a una empresa para que le provea el personal”, dijo el representante de CA.

Pese a que la propuesta no se aprobó en el directorio, Argenzio hará el pedido de informes urgente sobre el tema.