Después de que trascendiera que dos representantes de la Universidad de la República (Udelar) en el Centro Uruguayo de Imagenología Molecular (Cudim) renunciaron a su Consejo Honorario de Administración y Coordinación Académica (Chaca), el Consejo Directivo Central (CDC) de la Udelar trató el tema y aceptó las dimisiones. En la sesión de este martes, el Orden Docente planteó su preocupación por las renuncias presentadas por la presidenta de la Academia Nacional de Medicina, Graciela Lago, y el decano de la Facultad de Medicina, Miguel Martínez, quienes plantearon discrepancias con la gestión del centro que se dedica a la investigación y la atención de pacientes oncológicos y neurológicos. En particular, en sus cartas de renuncia apuntaron contra la forma en que el actual gobierno eligió a su director general, el cardiólogo y excandidato a la Intendencia de Cerro Largo por el Partido Nacional, Pablo Duarte.

Gregory Randall, consejero docente en el CDC y exprorrector de Investigación de la Udelar, cuestionó los “vaivenes políticos” que “le hacen daño a la construcción de proyectos de largo plazo” como el del Cudim. “Cuando hemos defendido la autonomía universitaria, hemos señalado en el pasado como uno de sus argumentos la necesidad de establecer políticas de largo plazo, en particular en temas de investigación, aunque también de enseñanza y otros temas”, planteó.

El consejero reclamó políticas que “no permitan que en la dirección de estructuras de esta naturaleza se nombre a personas no capacitadas”, solamente por “una dada pertenencia política, eventualmente porque quedaron fuera de otros cargos a los cuales aspiraban”. “Eso es un valor que el país debe tratar de que se aplique”, según Randall, quien aclaró que es un criterio a tener en cuenta a futuro para otros centros similares al Cudim, como el Institut Pasteur o el Instituto Nacional de Investigación Agropecuaria.

En ese sentido, el Orden Docente pidió que, además de aceptar las renuncias de Lago y Martínez y agradecer su trabajo en el Chaca, se encomiende al rectorado de la Udelar “realizar un acercamiento al poder político” y “encontrar un camino de entendimiento” a través del diálogo. Según dijo Randall, ello sería “eventualmente con la Presidencia de la República”, para que en el caso del Cudim se encuentre “un camino que busque nombrar en la dirección a personas capacitadas para dirigir”.

El decano de la Facultad de Psicología, Enrico Irrazábal, trasladó al CDC la preocupación de todas las facultades del Área Ciencias de la Salud de la Udelar y, en alusión al Cudim, reclamó que “las cosas que se hacen bien en nuestro país se tienen que seguir haciendo bien”. “Compartimos que tiene que ser uno de los centros de punta, de calidad, evaluable, en investigación en nuestro país. Tiene que haber una modalidad de elección de quienes componen y dirigen una institución de estas características”, entendió.

Por su parte, la consejera por el Orden de Egresados, Ana Laura Mello, y la decana de la Facultad de Ingeniería, María Simon, coincidieron en que, más allá de estar de acuerdo con los motivos de los renunciantes, la Udelar no puede abandonar ese tipo de espacios, porque, por ejemplo, podría implicar que la situación empeore. En ello estuvo de acuerdo el rector, Rodrigo Arim, quien afirmó que la Udelar tiene que “reconstituir” su delegación en el Cudim y, al respecto, recordó que la institución todavía mantiene una delegada en el Chaca, la exdecana de Química María Torre.

Si bien entendió que la “molestia” y el “cansancio” de Martínez y Lago es “razonable”, Arim planteó que a nivel institucional la Udelar tiene que ser “muy cauta” a la hora de “abandonar espacios”, por lo que aceptó el planteo de “intentar gestiones para mejorar algunas de estas instancias”. El rector recordó que en el gobierno anterior la universidad también tuvo “dificultades”, como las que se dieron en una comisión del Ministerio de Ganadería, Agricultura y Pesca para la habilitación de transgénicos, a partir de “un conjunto de imposiciones que se ponían en ese ámbito”. “Eso se logró encaminar, por lo menos en un ámbito que nos permite estar presentes en este momento”, dijo Arim.

Para el rector, “corresponde avanzar en plantearles al Poder Ejecutivo y a todos los actores involucrados la preocupación de la Udelar en esta temática”, que va más allá de lo ocurrido en el Cudim. Según el jerarca, “tiene que ver con la constitución de mecanismos de conducción de instituciones vinculadas al ámbito académico-científico, donde primen criterios de mérito y de pertinencia en lugar de otro tipo de criterios”.