Después de la entrada al Parlamento del proyecto de ley de la Rendición de Cuentas 2021 del gobierno, no quedan dudas de que, dentro de la educación, la más perjudicada fue la Universidad de la República (Udelar). No sólo no fue atendido ni uno de los pedidos que hizo la institución, que atiende a 85% de los estudiantes universitarios del país, sino que se incluyó un artículo que elimina el adicional del pago del Fondo de Solidaridad, que actualmente se destina a la institución. “Fue para lo único que el gobierno se acordó de la Udelar”, manifestó el dirigente de la Asociación de Docentes de la Udelar, Héctor Cancela, en una conferencia de prensa convocada en la noche del viernes junto a la intergremial universitaria.

Según los cálculos de los gremios, si el Parlamento vota esa medida, se concretaría una pérdida de entre tres y cuatro millones de dólares por año en el presupuesto universitario. Al respecto, el senador del Partido Nacional Jorge Gandini, quien había presentado un proyecto de ley que planteaba la eliminación del adicional, adelantó a la diaria que no votará el artículo de la Rendición de Cuentas si no se asegura que la Udelar no pierda esos recursos.

Por su parte, Cancela explicó que los gremios quedaron “muy preocupados” con la Rendición de Cuentas del Poder Ejecutivo, no sólo por el contenido sino también por las formas. Al respecto, el dirigente de la Agremiación de Funcionarios Federados de la Udelar, Manuel Menéndez, denunció el incumplimiento de la ley de negociación colectiva, ya que ni la Udelar ni los sindicatos de trabajadores fueron convocados para acordar de qué forma se dará la recuperación salarial. En cambio, los sindicalistas se encontraron con un artículo que establece cómo será, a partir de un acuerdo que el gobierno logró con los sindicatos de la Administración Nacional de Educación Pública (ANEP). Según Menéndez, se trata de un “hecho insólito” y “sin antecedentes”.

Consultados sobre qué estimación hacen del artículo 4 del proyecto de ley, que estipula una recuperación salarial de 0,8% en 2023, 1% el año siguiente y otro 1% al que viene, los sindicalistas señalaron que, al no haber sido convocados, cuentan con información parcial. De todas formas, estimaron que en función de esos porcentajes los funcionarios de la Udelar terminarán el quinquenio con 5% de pérdida salarial. Desde la intergremial hicieron referencia a que los salarios universitarios son de los más sumergidos dentro del propio Estado, lo que se agrava en 70% de los docentes, que están en los grados 1 y 2, los más bajos del escalafón. Al respecto, Cancela ilustró que un grado 1 percibe 14.000 pesos por 20 horas semanales de labor y se preguntó “quién puede vivir” con ese monto.

“Cada día se nos exige más y está bien, cada día hay más estudiantes y eso es muy bueno, cada día hay más proyectos de investigación y más posgrados, más necesidades de conocimiento en el país, pero somos siempre las mismas personas; funcionarios y docentes y cobramos cada vez menos”, lamentó Cancela, quien advirtió que el número de trabajadores de la institución con dificultades para llegar a fin de mes va en ascenso.

Mariana Caffa, Juan Da Silva, Manuel Menéndez y Héctor Cancela, durante la conferencia en el loca de AFFUR.

Mariana Caffa, Juan Da Silva, Manuel Menéndez y Héctor Cancela, durante la conferencia en el loca de AFFUR.

Foto: Ernesto Ryan

El vicerrector de la Udelar, Álvaro Mombrú, dijo a la diaria que “obviamente” la universidad necesita fondos para los planteos que hizo en su Rendición de Cuentas, que ascienden en total a un pedido de 37 millones de dólares. Para el también decano de la Facultad de Química, “la necesidad de más y mejor educación a nivel nacional es muy importante”. En ese sentido, consideró que, ante el nulo incremento, “no queda otra” que esperar el trayecto que empieza en el Parlamento para “tratar de conversar y convencer” a los legisladores de ambas cámaras de la “necesidad” de que se contemple el pedido de la Udelar. Lo mismo plantearon los sindicatos, que, de todas formas, no descartaron ninguna medida de lucha.

Otros pedidos

Por su parte, Juan da Silva, de la Unión de Trabajadores del Hospital de Clínicas, se mostró especialmente preocupado por la falta de atención del hospital universitario en la Rendición y señaló que el gobierno no cumple con “los grandes anuncios” de apoyo al centro de salud que hizo el propio presidente de la República, Luis Lacalle Pou. En ese sentido, Mombrú detalló que para el hospital se propusieron proyectos “muy beneficiosos para la sociedad”, como la atención al tratamiento del cáncer de próstata y la creación de un centro de referencia de medicina materno-fetal de alta complejidad. Sería bastante negativo si no pudieran ser aprobados”, indicó.

Mariana Caffa, integrante de la Mesa Ejecutiva de la Federación de Estudiantes Universitarios del Uruguay, hizo referencia a los recursos que la institución solicitó para atender la creciente demanda en becas estudiantiles. Al respecto, mencionó que son más de 3.000 los estudiantes de la Udelar que solicitan becas de apoyo económico y otros 2.000 de alimentación. También advirtió la necesidad de reforzar los equipos docentes en muchas facultades y así atender la creciente matrícula. Para Caffa, el hecho de que la Udelar sea la única de las principales instituciones de la educación que no haya sido nombrada en la Rendición de Cuentas, implica una “discriminación” por parte del gobierno, y lo atribuyó a que a muchos integrantes de la coalición multicolor “no les gusta” la existencia de una universidad autónoma y cogobernada.

Según supo la diaria, buena parte del sector científico quedó decepcionado con la atribución de recursos para el área. Consultado al respecto, Cancela señaló que, si bien todavía no hicieron un análisis detallado de la temática, “los anuncios previos del gobierno de apoyo al sistema científico no se ven cumplidos de una forma clara”. En ese sentido, señaló que en el proyecto de ley se incluyeron algunos incrementos en la Agencia Nacional de Investigación e Innovación y se plantearon algunas renuncias fiscales para proyectos con empresas, pero no se percibe que en el corto plazo vaya a concretarse la inversión de 1% del producto interno bruto en ciencia y tecnología que desde hace años reclaman los gremios de la educación.

Consultado por la diaria, el diputado colorado Felipe Schipani sostuvo que el pedido “importante” de la Udelar “hay que atenderlo”: “Para nosotros la educación es fundamental, de modo que vamos a estar también trabajando, por supuesto que sí, para la redistribución del gasto para la Universidad”, aseguró.

Conformes

El sector Ciudadanos del Partido Colorado, al cual pertenece el presidente de la ANEP, Robert Silva, mostró conformidad con el presupuesto asignado para ese ente. No obstante, harán todo lo posible para redistribuir más dinero hacia el organismo, ya que todavía “hay una “diferencia de unos millones de dólares” respecto de lo solicitado. “Los parlamentarios no podemos aumentar el gasto, pero sí podemos redistribuir. Nuestro trabajo va a ser buscar los fondos para poder incrementar más esos 40 millones de dólares”, que, según dijo Schipani, recibirá la ANEP y que el organismo necesita para financiar su reforma educativa. “Vamos a estar rascando la lata hasta el último día de trabajo”, añadió, pero afirmó que están “más que satisfechos” y que se nota “la apuesta” que el gobierno hizo en educación para “transformarla”.