La noticia de que la iglesia católica de Montevideo pretende dar otro uso al predio en el que, a partir de una cesión en comodato, funciona el centro educativo La Pascua movilizó al barrio La Cruz de Carrasco. A partir de que tomaron conocimiento de que en agosto el proyecto -que funciona a partir de varios convenios con el Instituto del Niño y el Adolescente del Uruguay (INAU)- se quedaría sin local para realizar sus actividades, comenzaron una campaña de difusión de la situación y la recolección de firmas en la zona.

Este viernes organizaron una ida al local del Arzobispado de Montevideo de la iglesia católica, que partió desde el predio de La Pascua, próximo a la parroquia de La Cruz de Carrasco. En dos ómnibus partieron madres, padres, ex y actuales usuarios de las distintas actividades educativas, recreativas y de alimentación que funcionan en la zona desde hace 31 años. Pararon en la Puerta de la Ciudadela y la lluvia no impidió que marcharan hasta la puerta del arzobispado, donde vecinos y educadores del proyecto compartieron su preocupación a través de altoparlantes, carteles y pancartas. “La Pascua se siente y el barrio la defiende”, coreaban mientras aguardaban por la entrega de más de 8.000 firmas dirigidas al arzobispo de Montevideo, Daniel Sturla, para que reconsidere la situación.

Manifestación en la puerta del Arzobispado de Montevideo.

Manifestación en la puerta del Arzobispado de Montevideo.

Foto: Ernesto Ryan

Hasta ahora, después de que las autoridades de la iglesia fueron a La Pascua y se reunieron con integrantes de la asociación civil que gestiona el proyecto, se logró que no haya una fecha estipulada para entregar el predio, pero se mantiene la intención de la institución religiosa de recuperarlo. Así lo confirmaron a la diaria Sergio Sommaruga y Laura Amado, trabajadores del centro educativo donde funciona un Caif, un club de niños y un centro juvenil. Por lo tanto, la incertidumbre se mantiene, ya que no saben en qué momento la iglesia pondrá fin a la cesión del predio.

A La Pascua concurren casi 300 niños, niñas y adolescentes que reciben cuidados, alimentación, apoyo escolar y participan en distintos tipos de talleres, entre otras actividades. El centro educativo se consolidó como un espacio de referencia barrial, tanto para los vecinos de La Cruz de Carrasco como para otras instituciones educativas de la zona.

Después de más de 30 años de la puesta en marcha del centro a iniciativa de un cura de la parroquia del barrio, se realizaron distintas obras edilicias de acondicionamiento para el funcionamiento de los distintos proyectos. Ello hace que no sea sencillo encontrar otro predio cercano en el que las actividades puedan desarrollarse como hasta ahora, por lo que de tener que irse del actual local, la continuidad de los proyectos está en riesgo, aseguran los trabajadores.

Previo a la salida hacia el Arzobispado de Montevideo.

Previo a la salida hacia el Arzobispado de Montevideo.

Foto: Ernesto Ryan

.