La plaza Democracia fue el escenario elegido este martes para el lanzamiento de la campaña “Democracia paritaria”, que busca sacar a la calle el debate sobre los obstáculos que tienen las mujeres para acceder a todos los puestos de toma de decisiones. Esto implica, literalmente, todos: desde los tres poderes del Estado, los gobiernos departamentales y municipales, y las estructuras internas de los partidos políticos, a las empresas públicas, los entes autónomos, los servicios descentralizados, las empresas privadas, las cooperativas, los sindicatos, las cámaras empresariales y la Universidad de la República (Udelar). La iniciativa es impulsada por el colectivo feminista Cotidiano Mujer y cuenta con el apoyo de ONU Mujeres.

Durante el lanzamiento participaron la vicepresidenta Beatriz Argimón, la ministra de Vivienda, Irene Moreira, la intendenta de Montevideo, Carolina Cosse, la directora del Instituto Nacional de las Mujeres (Inmujeres), Mónica Bottero, y senadoras de todos los partidos con representación en esa cámara.

En esta primera etapa la idea es realizar intervenciones urbanas que girarán en torno a un bloque gigante en el que se lee la palabra “democracia”. El bloque está partido en dos para mostrar, simbólicamente, lo que dice la consigna: “Sin paridad, la democracia es democracia a medias”. “Partimos en dos el cartel porque la democracia sin las mujeres es la mitad, es a medias, no la podés unir, no es cierta, no es representativa”, explicó a la diaria Lucy Garrido, coordinadora de Cotidiano Mujer. Pero la figura no es sólo para observar: en cada una de las partes aparece un código QR a través del cual las personas que se acerquen podrán acceder a informes, encuestas, infografías y otros materiales con información sobre el tema.

“Ya no hablamos más de las cuotas. Lo que decimos es que no nos dieron ni siquiera la cuota, entonces ahora queremos la mitad y no admitimos menos”, apuntó Garrido. La activista aseguró que hay democracia paritaria en varios países de la región, pero Uruguay, en este tema, “siempre está corriendo de atrás”.

Por otra parte, recordó que el año pasado el Frente Amplio presentó un proyecto de ley de paridad que “no terminó de forjarse” y que el 8 de marzo de este año la senadora Gloria Rodríguez, del Partido Nacional, presentó otro en la cámara alta, titulado “Participación política paritaria de personas de ambos sexos”, que va en una línea similar. La Comisión Especial de Equidad y Género de la Cámara de Representantes también tiene a estudio un proyecto de ley al respecto, llamado “Paridad de género”, que fue presentado en febrero de este año por la diputada suplente Fátima Barruta, del Partido Colorado. “Ojalá que se discuta y que todas las mujeres estemos juntas en esto, porque luego vienen las elecciones y todas las mujeres de todos los partidos tenemos quejas”, acotó Garrido. De todas formas, resaltó que lo importante es que la campaña vaya “más allá de lograr la paridad en el Poder Legislativo o Ejecutivo”, para visibilizar la necesidad de paridad “en todos los estamentos y en todo el quehacer nacional”.

Luego de estrenarse frente a Tres Cruces, la instalación urbana recorrerá Las Piedras (Canelones) y la ciudad de Salto, para volver a la capital el fin de semana: el viernes estará en la plaza Independencia y el sábado en la rambla de Kibón.

La siguiente etapa de la campaña consistirá en la instrumentación de una encuesta de opinión pública, que llevará adelante Cifra, para analizar cuál es la percepción de las uruguayas y los uruguayos respecto de la representación de las mujeres en los puestos de jerarquía. El sondeo empezará una vez que terminen las intervenciones urbanas, para recoger el impacto de estas movidas, y los resultados se publicarán a principios de setiembre, según confirmó a la diaria la directora de Cifra, Mariana Pomies. “Nosotros lo venimos midiendo hace muchos años y hemos visto una evolución, sobre todo en la toma de conciencia de las dificultades que enfrentan las mujeres para participar en política, pero también para crecer a nivel laboral en las empresas o en sus lugares de trabajo”, evaluó la especialista. Acerca de la participación en la política, en particular, dijo que es “uno de los espacios donde estamos más atrasados” y donde “ha costado más lograr visibilizar la dificultad” de las mujeres, así como que “los hombres cedan el espacio”. Sin embargo, la percepción va cambiando. El objetivo de esta encuesta es medir cuánto.

La última fase de la campaña incluirá una serie de webinars para abordar, dialogar e intercambiar sobre la temática.

Uno de los materiales disponibles en el marco de esta campaña es el informe “El lugar de las mujeres uruguayas en los cargos de decisión”, presentado en marzo por ONU Mujeres y el Inmujeres, que concluye que las mujeres son minoría en todos los ámbitos donde se toman decisiones. Algunas de las cifras que reveló hablan por sí solas: las mujeres representan 21% de la integración de las dos cámaras del Parlamento, 28% de los cargos de conducción de los entes autónomos, hay sólo dos intendentas en 19 departamentos y nunca hubo una rectora en la Udelar, por poner ejemplos. Por otro lado, la representación femenina es de 25% en los lugares de dirección de las cooperativas (de acuerdo con un relevamiento de la Confederación Uruguaya de Entidades Cooperativas) y de 36% en el Secretariado Ejecutivo del PIT-CNT. En el ámbito privado, la situación es parecida o peor: el informe muestra que sólo 11% de las empresas en Uruguay tiene mujeres en los puestos de máxima jerarquía (según una encuesta del Banco Mundial de 2017) y que en 12 de las 19 cámaras empresariales ninguna mujer ocupa un cargo de dirección.