La campaña del No para la derogación de 135 artículos de la ley de urgente consideración (LUC) se basa en premisas falsas, relatos distorsionados y explicaciones equivocadas. Repasaré algunos referidos a educación.

1. “Luego de un largo retroceso, la LUC introduce mejoras necesarias”: falso

En los últimos 15 años no hubo retroceso. Para ilustrarlo, sólo algunos datos: entre 2006 y 2019 la cobertura educativa de niños y niñas de tres años pasó de 46% a 76%, la extensión del tiempo pedagógico se multiplicó por tres, 99% de los egresados de primaria ingresan a educación media, 95% de los jóvenes de 15 años está estudiando, la UTU duplicó su matrícula, todos los centros tienen conectividad y los alumnos recibieron computadoras portátiles, el salario docente y no docente al menos se duplicó en términos reales y se sumaron más de 40.000 estudiantes a educación superior, especialmente en el interior.

El relato se basa en que sólo cuatro de cada diez jóvenes terminan la educación media superior. No es un buen dato, sin duda, aunque sea mayor a los tres de cada diez que lo hacían hace 17 años. También se sustenta en señalar que en las pruebas estandarizadas Uruguay ha retrocedido. Este dato no es correcto. En todo caso, hay un estancamiento que no es suficiente, pero no hay retroceso. Así lo expresa el Informe Internacional de PISA 2018 al señalar que “mantener los rendimientos promedio en un mismo nivel, mientras se aumentó la cobertura, es siempre una señal de mejora en el sistema educativo”.

La afirmación es falsa también para el 87% de las familias que envían a sus hijos a la escuela pública y el 83% de quienes lo hacen a la educación media pública, que en una encuesta realizada a pedido del actual Codicen señalan estar satisfechas o muy satisfechas con la educación recibida allí.

2. “Los sindicatos dirigían la educación pública”: falso

Los sindicatos no dirigieron, no dirigen ni se apropiaron de la educación.

Sí, la Ley General de Educación (LGE) incluyó consejeros electos por docentes, no necesariamente sindicales, pero no hay ejemplos de temas, propuestas o iniciativas que hayan sido frenadas por ellos.

Sí, desde 2005 se estableció y respetó la negociación colectiva para los temas salariales y de condiciones laborales. Claro, ahora la negociación colectiva con las direcciones generales es prácticamente inexistente y muy reducida en el Codicen.

Ellos dicen: “Una cosa son los sindicatos, otra es el cuerpo docente”. Por supuesto, pero el carácter representativo de los sindicatos quedó demostrado el 23 de octubre de 2021, cuando 72% de los votos fueron al lema sindical en la elección de consejeros de Codicen.

Si se piensa imponer reformas o transformaciones confrontando con los sindicatos, el presagio no es muy bueno. Más bien, lo contrario.

3. “Los consejos trababan la gestión”: falso

El funcionamiento colegiado en los niveles educativos fue resultado de la historia de la educación uruguaya, no de la LGE de 2008. La existencia de consejos permitió que diversas visiones se tuvieran en cuenta y que las decisiones tuvieran más adecuación con la realidad.

Hoy tenemos una gestión más lenta, menos transparente, menos informada y más alejada de la realidad. Le propongo al lector que corrobore estos dichos con algún docente o funcionario que conozca.

4. “Ahora las direcciones generales integran el Codicen”: falso.

Las direcciones generales de los consejos ya integraban el Codicen con voz y sin voto, según los artículos 58 y 60 de la LGE. Así se funcionó semanalmente entre 2009 y 2020. Lo que cambió la LUC es que ahora deben participar en todas las reuniones, no sólo para abordar los temas clave sino también para tratar cientos de expedientes que llegan al Codicen sobre temas de funcionamiento burocrático.

Recordemos que mientras que en la situación anterior había otros dos consejeros que atendían la problemática y recorrían los centros, ahora esa sola persona se encuentra más tiempo reunida en el Codicen que visitando los territorios.

La coordinación de la educación no mejoró, empeoró. No parece que fuera importante para el gobierno, menos una urgencia.

5. “Ahora los docentes tendrán título universitario”: doblemente falso

La LGE en su artículo 31 ya señalaba que la formación en educación “se concebirá como enseñanza terciaria universitaria”. Fue modificada por el artículo 137 de la LUC, donde se señala que el Estado “asegurará el carácter universitario de una formación en educación de calidad”. Pero este artículo no se encuentra entre los impugnados.

La LUC crea un sistema que deja en manos del Ministerio de Educación y Cultura (MEC) el reconocimiento de las carreras y permite que haya docentes con y sin título universitario, según las sedes, fragmentando el sistema y generando desigualdades.

El Consejo de Formación en Educación (CFE) se creó como resultado de la Disposición Transitoria I) de la LGE, que señalaba que hasta tanto no se aprobara la Ley Orgánica el Instituto Universitario de Educación “funcionará en el ámbito de la ANEP como órgano desconcentrado de carácter privativo”. Pero el artículo de la LUC que crea el CFE no se encuentra entre los que se pretende derogar.

Para la LGE el CFE era un consejo en transición hacia una institución universitaria autónoma. La LUC lo establece como permanente. Se obstruye así la posibilidad de crear la Universidad de la Educación.

7. “La LUC crea un sistema de becas para estudiantes de formación docente”: falso

Las becas estudiantiles en el CFE existen desde 1996 para los Centros Regionales de Profesores (CERP) y desde 2005 para otras carreras. En 2012 se creó la Beca Julio Castro para Magisterio y en 2015 el Sistema Nacional de Becas de Formación en Educación integrando todas las modalidades para estudiantes de todas sus carreras con criterios académicos y socioeconómicos para su acceso y renovación. En 2020 se otorgaron 2.284 becas. Con más presupuesto se otorgaría mayor cantidad.

Lo que hace la LUC en su artículo 171 es crear un sistema de becas para “premiar” a los estudiantes que “sigan programas universitarios de formación en educación”, abriendo las puertas para transferir fondos públicos a las universidades privadas, que son, por el momento, las únicas que tienen carreras con este carácter.

8. “La LUC da mayor autonomía a los centros educativos”: falso.

La LUC le otorga al Codicen la posibilidad de delegar en las direcciones de los centros la potestad de “disponer condiciones de orden funcional (como el compromiso con una metodología de trabajo o un proyecto de centro) para el acceso o la permanencia en un lugar de trabajo específico”.

Es decir que se abre la posibilidad de que las direcciones de los centros elijan a su personal, con claras implicancias para la estabilidad y las condiciones de trabajo, y generando condiciones favorables para la arbitrariedad. No es dar autonomía a los centros, es discrecionalidad a las direcciones.

9. “La LUC mejora la coordinación de la educación”: falso

La LGE creó el Sistema Nacional de Educación Pública (SNEP), su Comisión Coordinadora integrada por los jerarcas del MEC y de los entes autónomos de enseñanza, además de una Secretaría Permanente que les daba apoyo y seguimiento a sus resoluciones. Esta comisión se reunió muchas veces al año entre 2009 y 2019.

La LUC eliminó el SNEP y su Comisión Coordinadora. La sustituyó por otra con 17 miembros que representan a instituciones públicas y privadas, que en dos años sólo tuvo una reunión para su instalación, en febrero de 2022. Creó una Comisión de Educación Pública que aún no se ha reunido, y ese artículo no se encuentra entre los sometidos a referéndum.

La coordinación de la educación no mejoró, empeoró. No parece que fuera importante para el gobierno, menos una urgencia.

“Datos y no relatos”

Esta afirmación es verdadera cuando se cumple, porque las anteriores afirmaciones se sustentan en relatos y no en datos. Así planteada, como en el discurso del presidente, la misma afirmación se transforma en un relato.

Por todo ello, el camino más claro para cualquier proceso de mejora de la educación, sin incertidumbres ni falsedades, debe pasar por la anulación de los 34 artículos de la LUC de la Sección Educación.

Luis Garibaldi es maestro.