El presidente del PIT-CNT, Fernando Pereira, aseguró este miércoles a la diaria que la recolección de firmas que varias organizaciones políticas y sociales vienen encabezando para llevar a referéndum 135 artículos de la ley de urgente consideración (LUC) viene llevándose “al ritmo que pretendíamos que tuviera durante los primeros días de enero”.

“Por la información que nos ha llegado me da la impresión de que vamos por un camino adecuado”, dijo Pereira, quien instó a evitar aún ser categóricos con el avance de la recolección de firmas. “El balance hoy no puede ser si llegamos o no”, expresó.

Pereira dijo que a nivel sindical los dirigentes se llevaron papeletas a sus sindicatos y además reparten otras para que cada uno de sus afiliados las reparta en sus casas, en una estrategia que busca “que no se produzcan aglomeraciones”. Lo mismo están haciendo las organizaciones cooperativas y feministas, agregó. “Lo que tenemos que hacer es que lleguen las hojas a los hogares”, sostuvo.

Si bien Pereira había sostenido que el Poder Legislativo debería haber modificado la fecha de entrega de las firmas –bajo el argumento de que el Parlamento debía actuar con la misma lógica que cuando postergó las elecciones departamentales debido a la pandemia–, explicó que en la interna de la central sindical no primó su punto de vista. “La mayoría de los compañeros entendieron que no era el momento para plantearlo, aunque sigo pensando que bien podría hacerse”, dijo.

Por último, el sindicalista aseguró que ya se repartieron 800.000 papeletas en todo el país y dijo que se realizará un primer informe en febrero acerca de cómo va la recolección de firmas.

Unidad Popular (UP) definió que no participará en la coordinadora para llevar adelante el referéndum ni apoyará orgánicamente la campaña, aunque varios de sus dirigentes sí lo harán, según dijo el ex diputado Eduardo Rubio.

El dirigente sostuvo que en su caso firmará tanto por la campaña que encabezan el PIT-CNT, el Frente Amplio y otras organizaciones como por la que pretende derogar toda la norma, pero considera que la cantidad de artículos que se plantea derogar en el primer caso es absolutamente insuficiente. “No teníamos problema de ir parcialmente contra la LUC, pero abordando temas de fondo. Nosotros habíamos propuesto derogar 230 artículos y se terminó aceptando las condiciones del FA”, sostuvo Rubio, que consideró que “participar en estas condiciones no era viable”.

A su vez, el ex legislador dijo que UP tampoco apoyará orgánicamente la campaña que busca anular totalmente la LUC porque requeriría “otro nivel de acumulación de fuerzas”.

Entre los artículos que a su juicio deberían derogarse Rubio mencionó, entre otros, los que refieren a la conformación de un comité de expertos para discutir la reforma del sistema de seguridad social y aquellos que amplían las potestades de las unidades reguladoras (de servicios de energía y agua, Ursea, y de comunicación, Ursec). El partido dio libertad de acción a sus dirigentes para adherirse o no a las campañas de recolección de firmas.