Además de compensaciones a su hermano y a los directores de Hacienda y de Jurídica, el intendente de Lavalleja, el nacionalista Mario García, otorgó dinero extra a Gerardo Peña, hermano de la exintendenta Adriaña Peña, y a la exedila Andrea Aviaga, comentó a la diaria el edil del Frente Amplio (FA) Mauro Álvarez.

El 15 de setiembre Álvarez pidió la comparecencia del intendente ante la Junta Departamental, pero la fecha aún no se fijó. En principio lo que pretende el edil es que García responda las preguntas y que el caso pase a la Junta de Transparencia y Ética Pública (Jutep).

“Si bien ya tengo todo preparado, queremos que nos responda a nosotros y a la ciudadanía; de acuerdo a esas respuesta vamos a tomar resoluciones, pero no nos queremos apresurar”, dijo Álvarez, y agregó: “Es muy probable que se remita el caso a la Jutep, ya sea a través de la Junta, si es que se aprueba, pero si no lo considera, buscaremos otros mecanismos”.

Además de las abultadas compensaciones, Álvarez aseguró que se trata de cargos presupuestales que están siendo ocupados por “militantes del Partido Nacional” y que corresponderían que fueran de particular confianza.

Álvarez contó que la Resolución 235/21 del 20 de enero de 2021 estableció una compensación mensual por eficiencia de 84.805 pesos a Gerardo Peña, hermano de la exintendenta, que ingresó al gobierno departamental como técnico prevencionista en un pase en comisión desde la Administración de los Servicios de Salud del Estado (ASSE).

Sobre Andrea Aviaga, hermana de la dirigente nacionalista Carol Aviaga, el edil del FA comentó que es coordinadora de Campings y Balnearios y “tuvo una compensación de 72.300 pesos, y el motivo también fue por eficiencia”. Pero para el edil esta situación es aún más preocupante, porque “le pagamos esa compensación” por la Resolución 5855 a partir del 18 de diciembre de 2020, en plena pandemia, época en la que los campings estaban cerrados.

El edil agregó que Adriana Aviaga ingresó en un escalafón presupuestado, el E11, como peona. “Al ingresar en un escalafón van generando antigüedad y pueden estar cinco años, y cuando cambie el gobierno podrían quedarse trabajando. No quiero decir que vaya a pasar, lo que creo que es importante es que se están dilapidando los dineros de la gente y la Intendencia de Lavalleja está en rojo, sin obras previstas ni aumento para los trabajadores. La ciudad se vino abajo y resulta que tenemos esto”, comentó.