El sector Ciudadanos del Partido Colorado (PC) se reunió este martes en el Palacio Legislativo con el nuevo subsecretario de Relaciones Exteriores, Nicolás Albertoni, elegido para reemplazar a Carolina Ache, quien renunció luego de que se conociera su conversación con el subsecretario del Interior, Guillermo Maciel, sobre la peligrosidad del narcotraficante Sebastián Marset. El ministro de Ambiente y coordinador general de Ciudadanos, Adrián Peña, afirmó en rueda de prensa que la salida de Ache “descomprime una situación interna”, aunque aclaró que dentro del sector “no hay observación desde la probidad moral y la buena fe con la que actuó Carolina”.

En un principio estaba previsto que la situación fuese tratada a la interna de Ciudadanos a última hora del lunes, pero Ache se adelantó y comunicó su renuncia antes del encuentro. Peña reconoció que el sector estaba analizando el tema, porque “se advertía alguna contradicción, fundamentalmente entre lo dicho en el Parlamento y lo que surgió de los chats”, en referencia a la interpelación al ministro del Interior, Luis Alberto Heber, y al canciller Francisco Bustillo por el caso Marset en agosto.

Consultado sobre si desde el sector le hubieran pedido la renuncia al cargo, Peña señaló que no se llegó “a tomar esa decisión y fue lo que ella facilitó con ese paso al costado antes de que la reunión se celebrara”. Según su parecer, Ciudadanos procesó la situación con “mucha seriedad”: “Nadie salió a cobrar al grito, ni a pedir renuncias”.

En una carta dirigida al presidente de la República, Luis Lacalle Pou, Ache manifestó que renunció “con la tranquilidad” de no haber intervenido en el proceso de entrega del pasaporte uruguayo a Marset cuando estaba preso en Dubái. Al respecto, Peña apuntó que las decisiones de otros jerarcas “corren por otros carriles” y que “en todo caso es responsabilidad de otros sectores”. No obstante, expresó: “Entendemos que la responsabilidad última parece estar en el Ministerio del Interior, que finalmente es por donde siempre termina pasando la información, pero también es cierto que hay competencias y responsabilidades compartidas, porque hay competencias y este pasaporte fue dado por el Ministerio de Relaciones Exteriores”.

Penadés: “El asunto está superado”

Este martes, el senador nacionalista Gustavo Penadés fue consultado sobre la situación de Maciel tras la salida de Ache. Según dijo en rueda de prensa, el hecho “no condiciona para nada” al Partido Nacional (PN), porque el subsecretario del Interior “ha cumplido permanentemente con su deber” y están “realmente satisfechos” con él. Maciel forma parte del PN desde el inicio del gobierno.

“En todo caso, depende de las sensibilidades de cada uno de los subsecretarios, [pero] las circunstancias son distintas. El otorgamiento de pasaportes en el exterior le corresponde al Ministerio de Relaciones Exteriores y no al Ministerio del Interior”, afirmó.

Penadés señaló que “por ahora” el gobierno no tiene en agenda “el cambio de ningún jerarca”. Destacó, además, que Ache abandonó el cargo “sin que nadie le pidiera la renuncia”, por lo cual valora “mucho su actitud”. “El Estado uruguayo cumplió con el deber y la ley. Esta persona tenía derecho a hacerse con un pasaporte, a pesar de sus antecedentes. No había ningún requerimiento internacional”. A su entender, “el asunto está superado”.

Acerca de los pedidos de renuncia de Heber y Bustillo por parte del Frente Amplio (FA), Penadés comentó que, como partido de oposición, el FA tiene derecho a “generar todos los episodios políticos que entienda oportuno”, aunque opinó que “en estos casos los está generando con un grado de exageración quizás hasta preocupante”. A su juicio, “es difícil saciar la demanda” del FA, porque, “como quieren ganar las próximas elecciones, están intentando sembrar todas las dudas posibles”.

Bergara: “Empiezan a confirmarse cosas que veníamos diciendo”

“Que el FA va a competir para ser gobierno en 2025 no es ninguna novedad”, respondió minutos después el senador frenteamplista Mario Bergara en rueda de prensa, y recordó que los pedidos de renuncia de Heber y Bustillo habían sido planteados durante la interpelación en agosto. “Ya concluimos en ese momento que los ministros debían dar un paso al costado, y además dar una buena explicación a la ciudadanía”.

Para Bergara, a partir de la renuncia de Ache, “empiezan a confirmarse cosas” que venían diciendo desde la oposición. La salida de la jerarca, sostuvo, “es fruto de todo un proceso en el que quedó claro que no se le dijo al Parlamento todo lo que había que decirle”. “Durante la interpelación se ocultó información y sólo recién cuando fuimos a la Justicia para exigir más información fue que quedaron claras las responsabilidades”, indicó.

Bergara dijo que el caso Marset tiene “un contexto penoso”, con un “intercambio de acusaciones entre un ministerio y otro”, pero “sin dar buenas explicaciones de por qué se le envió de manera exprés un pasaporte, que perfectamente podía haberse denegado, a un narcotraficante que había estado preso, que estaba siendo investigado y que estaba preso en Dubái por un pasaporte falso, y aun así se le envía, a pesar de que ellos sabían que era un narcotraficante peligroso y pesado”.

En tanto, el senador frenteamplista Daniel Caggiani manifestó que “no se le pueden poner todas las fichas de la responsabilidad a una integrante de la cancillería”. Sostuvo que si bien la renuncia de Ache “termina siendo la crónica de una muerte anunciada”, el caso Marset no está cerrado, porque “hay más responsabilidades de orden político y también penal”. Adelantó que el FA “seguramente” volverá a convocar al Poder Ejecutivo al Parlamento.

Albertoni, un “independiente” dentro del PC

Luego de la reunión con la bancada de Ciudadanos, en rueda de prensa Albertoni fue consultado sobre cómo es asumir el cargo en la cancillería dada la situación de Ache. Contestó que es “un enorme desafío el rol en sí mismo, más allá del contexto”, porque es un cargo de “inmensa relevancia” para el PC. Agregó que ya tuvo un primer contacto con el canciller Bustillo, mediante “una llamada informal”, así como también habló con el presidente Lacalle Pou, a quien conoce “desde hace tiempo” y con quien tiene “cercanía” en varios temas de política internacional.

Dijo que la impronta que le pondrá al trabajo es la del gobierno y también la del PC. Por ejemplo, se refirió al acuerdo transpacífico, del que se ha hablado en las últimas semanas, que tuvo al PC como “protagonista” para proponerlo. Por lo tanto, subrayó que la impronta será “seguir contribuyendo con esa apertura al mundo, en la que el país está decidido a embarcarse, naturalmente, cuidando los tiempos”. De todos modos, indicó que “sobre las especificidades” prefiere hablar una vez que asuma el cargo.

En cuanto a su filiación política dentro del PC, Albertoni subrayó que hace dos años vivía en Estados Unidos, donde estudiaba y trabajaba sobre temas de política internacional, y en la última elección nacional, de 2019, no participó en ninguna lista. Así las cosas, subrayó que “ante todo” es “un recurso humano del PC a disposición de la coalición”, e insistió en que mantuvo una “independencia” dentro del partido en cuanto a “compromiso sectorial” durante las elecciones, por lo que la palabra “independiente” es la que mejor resume su situación partidaria.