Al ministro de Ambiente y coordinador del sector colorado Ciudadanos, Adrián Peña, le está costando caro haberles pedido a los ediles del sector que votaran con el Frente Amplio a favor del préstamo que la Intendencia de Montevideo le solicitó al Banco Interamericano de Desarrollo para obras de limpieza y saneamiento, que iban en línea con las políticas de su cartera. Tanto el subsecretario de Industria, Energía y Minería, el batllista Walter Perri, como la vicecanciller, que pertenece a su sector, Carolina Ache, le comunicaron su malestar por la decisión tomada.

“Nuestras agrupaciones de la capital quedaron fuera de una decisión que nos envuelve a todos y en la que todos debimos participar”, le dijo Ache a Peña en un correo electrónico personal la semana pasada. Según dijo Peña este jueves en diálogo con radio Universal, tuvo una “larga charla el domingo con Carolina” en la que le dio “más información, sobre todo lo que tenía que ver con respecto al préstamo, que ella no tenía”.

Descartó que haya algún inconveniente en particular y aseguró que “es natural que cuando se trata de un tema del que se necesita determinada información de detalle, no siempre el acceso es igual a todos”.

Utilizó el mismo argumento tras ser consultado por las críticas de Verri, quien dijo que en Ciudadanos quedan “resabios del talvismo”. “No sé bien Walter a qué se refiere. Yo intercambié luego por mensajes con Walter; tenemos una buena relación y quedamos en hablar más del tema porque seguramente no tenía el detalle de lo que pasó. Nosotros venimos trabajando cerquita de esto desde hace meses. Nos hemos ocupado del tema”, justificó Peña.

Además, aseguró que es evidente que todo Ciudadanos se construyó con la figura de Ernesto Talvi en el centro y que todos comparten “un denominador común que nos junta en el trabajo político, por eso nos hemos mantenido este tiempo, luego de haber perdido nuestro líder a los pocos meses de empezar el trabajo político; eso es porque tenemos una visión común”.

Según Peña, “hay muy buen trabajo en el partido, el Partido Colorado no tomó posición para dejar libertad a sus ediles, los dos ediles que votaron negativo me merecen el máximo respeto, trabajé con ellos y me consta [cuáles fueron] sus razones y las acepto”.

Sobre la interna de Ciudadanos, destacó que “es un sector que permite la discrepancia” y agregó: “No me interesaría coordinar un sector de unanimidades; la riqueza en la actividad política está en poder plantear diferentes ángulos y puntos de vista y, si hay diferencias, la mayoría decidirá”. Agregó que hay 47 agrupaciones y no pediría que todos piensen lo mismo: “Es probable que alguien pida información o tenga un matiz y una visión diferente con respecto a algún tema, me parece absolutamente normal y bueno. No es un episodio complejo, al menos para mí”.