Una vez más los legisladores del Frente Amplio (FA) Charles Carrera y Sandra Lazo, junto al neurólogo Federico Preve - exintegrante del Comité Ejecutivo del Sindicato Médico del Uruguay - realizaron un pedido de acceso a la información pública, esta vez, para conocer adquisiciones de la Administración de los Servicios de Salud del Estado (ASSE) a la Institución de Asistencia Médica Colectiva Círculo Católico desde 2018 hasta el período transcurrido del 2022 y los tiempos de espera de los usuarios para acceder a las especialidades.

El pedido, al que accedió la diaria, especifica varios puntos. En primer lugar, solicita información sobre contrataciones “a cualquiera de los sanatorios” del servicio privado y de camas en cuidados moderados pero “en sanatorio común y no en centros de tratamientos intensivos”. Luego, piden datos sobre adquisiciones de ASSE “a cualquiera de las policlínicas” del Círculo, ya sea en medicina general, atención ambulatoria, consultorios externos, sedes principales o secundarias. También datos sobre compras de “estudios paraclínicos, tratamientos de cualquier tipo y traslados de ambulancia''.

A su vez, solicitaron información sobre adquisición de servicios para el Centro de Tratamiento Intensivo (CTI) y al Sanatorio Juan Pablo II, desde enero del 2022 hasta la actualidad.

Por otra parte, se suma un punto específico sobre el tiempo de espera de los usuarios de ASSE en consultas de ginecología, medicina general, pediatría, cirugía general y “de todas las especificidades” en general, con detalle de cada unidad ejecutora. Respecto a cirugía pidieron los tiempos de coordinación y espera de procedimientos quirúrgicos y de estudios.

Una parte de la solicitud se centra en las compras de ASSE al sanatorio ubicado en la sede de la ex Casa de Galicia que el Círculo adquirió por remate. En este punto se piden, entre otros, datos de policlínicas, puerta de urgencia o “cualquier servicio en esa sede” adquirida por el Círculo Católico hace unos meses. Todos los datos se pidieron para cualquier modalidad de compra - directa, por convenio o licitación -.

“El pedido tiene varios objetivos, primero complementar los datos que se obtuvieron con el pedido anterior”, comentó Preve a la diaria . Recordó que la respuesta a la solicitud anterior mostró un incremento importante en las compras directas al Círculo Católico”.

“Para nosotros que las autoridades actuales de ASSE sean ex jerarcas del Círculo podría configurar una cercanía” entre “el interés público y el privado”, acotó, en referencia a Leonardo Cipriani, presidente de ASSE y ex director técnico del Círculo, y Eduardo Henderson, gerente general de ASSE y ex adjunto a la dirección técnica del Círculo.

Agregó que la sede donde funcionaba Casa de Galicia atiende “sólo a usuarios de ASSE” en todos los servicios, por eso es importante conocer “cuánto le cuesta a la institución pública” la contratación de estos servicios.

Sostuvo que con los datos que ya cuentan pudieron comprobar incrementos de compras de servicios en CTI y que por eso en esta nueva instancia se amplió la cantidad de servicios considerados, aunque “cuidados moderados ya se había solicitado pero no fue respondido”.

Sobre la solicitud sobre los tiempos de espera dijo que se fundamentan en “algunas manifestaciones de colegas y usuarios” que expresan tener algunas dificultades con este tipo de atención.

El informe con las principales conclusiones que surgieron de los datos de la respuesta de ASSE al pedido anterior, elaborado por los legisladores, denota un incremento en la cantidad de pacientes derivados al sector privado y, en consecuencia, un incremento del gasto en las compras de servicios, principalmente al Círculo Católico, entre varias otras cosas sobre los vínculos del prestador público y el privado.

Ante esas conclusiones, Cipriani sostuvo que el Círculo era la principal empresa proveedora de servicios de ASSE “antes de comenzar la gestión actual”, pero “hoy no lo es”. Expresó que desde que ingresó en ASSE lo “quisieron manchar con el Círculo Católico” pero a pesar de esa intención, en ASSE se realiza “todo bajo convenio, como tiene que ser”, y “no hay nada que esconder”.