Saltar a contenido
Lento

Reportaje

Tatuajes de Lale; en el medio, un poema escrito por él en homenaje al barrio.

Llegando a La Cachimba del Piojo

Cercano al arroyo Pantanoso, en el barrio La Teja, el asentamiento La Cachimba del Piojo vio pasar el incendio que destruyó varias viviendas este invierno, los festejos del Día del Niño y la pandemia, los animales sueltos y los carros. El fotógrafo Aníbal Nario también se detuvo allí, donde viven, como pueden, Manuel, el Lale, Damián y tantos otros.
Un hombre transporta un bidón con agua en las dunas de Ceel gerdi, en la costa de Siyara, zona de comercio desde la antigüedad, frente al Golfo de Adén.

Somalilandia, un país que no existe

Desde 1991 Somalilandia reclama su reconocimiento como Estado independiente. Aunque la mayoría de los países no se lo dieron, Somalilandia cuenta con sus propias instituciones, su bandera y su moneda, además de una historia pacífica que se destaca en su región.
Conventillo Mediomundo, en octubre de 1978. · Foto: Andrés Fernández, Adhocfotos Historia

El desalojo de los conventillos Ansina y Mediomundo: racismo, dictadura y codicia inmobiliaria

En 1978, decenas de familias afrodescendientes de Barrio Sur fueron expulsadas de sus hogares y trasladadas a una fábrica abandonada que hacía recordar un gueto nazi. Luego, las realojaron en la periferia norte de Montevideo, lejos de donde trabajaban, se educaban y llevaban su vida social. Este año, las víctimas comenzaron a movilizarse para conseguir memoria y justicia por lo ocurrido. Les presentamos aquí el testimonio de algunas de las personas afectadas y los avances de una investigación en torno al episodio y a las estrategias de resistencia que adoptaron.
Foto principal del artículo 'Alimentación escolar: “Maestra, tengo hambre”' · Ilustración: Aparicio Abella

Alimentación escolar: “Maestra, tengo hambre”

Unos 15.000 escolares que se alimentan en comedores escolares tercerizados no pueden pedir un segundo plato de comida, aunque la necesiten y sea la única que reciben en el día. Empleados celan los panes como lingotes de oro, retacean las frutas, sirven comida cruda o tiran bolsas de pan que luego las madres recogen de la basura.