La palabra proceso la hemos escuchado mucho últimamente, sobre todo con los éxitos conseguidos en varios ámbitos por la selección mayor de fútbol de hombres que encabeza Óscar Washington Tabárez. Pero que el Maestro haya logrado seguir un camino no quiere decir que en todos lados sea así. Más bien es una excepción. Lo normal es que los caminos se corten. Un ejemplo claro es la Primera División del fútbol local, que en sólo dos fechas del Clausura hizo caer a tres entrenadores.

La profesora Ackerman, actual presidenta del Consejo de Fútbol Femenino de la Asociación Uruguaya de Fútbol (AUF), asumió en 2010. Hubo varios cambios de entrenadores desde esa fecha. Ahora se intenta, articulando la selección mayor que dirige Jorge Burgell con las juveniles que, además de Burgell, tienen a Alímedes Pocho Barindelli, mantener una vía que permita mejorar lo hecho hasta ahora. Muy de a poquito, las mujeres se van haciendo un lugar en el fútbol, sabiendo que es una lucha ardua. Seguramente el empuje que la FIFA busca darle sea un puntal fundamental en el desarrollo, no sólo a nivel mundial, sino también en Uruguay. El problema mayor es la falta de recursos y de apoyo de empresas importantes que permitan hacer más cosas: la gran mayoría requiere inversión económica para que sea posible llevarlas adelante.

La semana pasada fue importante desde el punto de vista competitivo por los encuentros amistosos llevados a cabo en el Campus Domingo Burgueño Miguel de Maldonado ante el combinado de Zimbabue. También fue fundamental para estrechar el contacto con otra federación y otro continente y para conocer experiencias diferentes. Uruguay igualó un encuentro 3-3 y cayó en el último 2-1. La sub 20 también jugó ante la mayor zimbabuense y perdió 5-1.

Hacer camino

Tamy Gares fue una de las titulares en el último partido, disputado el sábado. La mediocampista no va a jugar en ningún club de la AUF este año por estar abocada a sus estudios en la facultad. Sí va a entrenar por su cuenta y a integrar la celeste. El año pasado fue parte de Nacional, que llegó a la final ante Cerro.

Aspiraciones

Desde 1980 la República de Zimbabue, rival de la mayor celeste la semana pasada, se independizó de Gran Bretaña. Se encuentra al sur de África y limita, entre otros países, con Sudáfrica. Tiene alrededor de 12 millones de habitantes. El idioma oficial es el inglés, aunque a la hora de escuchar hablar a los zimbabuenses uno puede notar que mantienen vivo el idioma nativo. En relación al fútbol de hombres, 33 años después de su primer partido, lo máximo que ha conseguido es participar en dos ediciones de la Copa Africana de Naciones. Casi todos sus encuentros fueron antes países de su mismo continente. La selección africana femenina estuvo en la clasificatoria mundialista para el Mundial de China 2007, pero no logró meterse en la contienda máxima. Ahora tiene como gran objetivo clasificar a la próxima cita mundialista de mayores, que será en Canadá en 2015. Tal como publicó la AUF en su sitio web oficial, las muchachas africanas, el viernes 8, fueron “recibidas por la Intendenta Sra. Ana Olivera, quien le entregó una plaqueta por parte del Centro Uruguay África en la Sala de Acuerdos de la comuna capitalina. Durante el día las chicas visitantes realizaron un tour por Montevideo, conocieron el Museo del Fútbol en el Estadio Centenario y participaron de una actividad cultural en Mundo Afro”. “El encuentro de ambas selecciones contó con la declaración de Interés Ministerial de Cancillería de la República, a partir de la puesta en marcha de las nuevas relaciones y vínculos establecidos por la Unidad Étnica Racial con el continente africano y especialmente con los países de África Subsahariana”, agregó la AUF.

Sobre el pasado cotejo con Zimbabue comentó: “Se hizo más difícil que el primero. Entramos medio distraídas. Nos metieron un gol y se hizo un poco cuesta arriba. Y estuvimos luchando todo el tiempo sin descanso”. Acerca de las rivales dijo: “Lo que sabíamos de ellas es que practican desde hace años. Este año tenían cinco partidos internacionales. Los nuestros eran los primeros. Obviamente se nota, por ejemplo, en los cambios de frente; la tienen bien clara. Nosotras recién ahora nos estamos empezando a entender, y nos cuesta un poco más”. Sobre el presente de la selección uruguaya expresó: “Es muy importante que empiece a haber partidos internacionales. Hay que tratar de que salgan, para seguir compitiendo y estar ahí, tal vez no en las primeras posiciones, pero para no ser las peores”. A esto agregó: “Siempre es un comenzar de vuelta. Nunca se sigue un proceso. Ahora hace dos o tres años que estamos con el mismo técnico y podemos continuar con el grupo sin cambiar todo”.

Mejorar el puesto

En el Campus de Maldonado, Ackerman habló con la diaria. Sobre el significado de estos encuentros ante Zimbabue, dijo: “Para nosotros estar jugando con una selección de África es una oportunidad inmensa de trabajar a otro nivel. La selección femenina uruguaya tiene campeonatos internacionales o sudamericanos cada cuatro años. Por lo tanto, tener partidos y estar a un año del Sudamericano, que es en 2014, amerita para perfeccionar y mejorar mucho más los esquemas de trabajo que tenemos. Se ven las diferencias. África ha mostrado un muy buen juego, veloz, impetuoso, con mucha técnica, y eso hace que se valore el trabajo que hay en ese continente. Tiene competencias internas muy buenas y por eso invitamos a esa federación, que Mavis Gumbo, su presidenta, tomó con mucho agrado. Fue un gran esfuerzo para ellas venir a América; fue la primera vez que vinieron. Esto significa abrir un camino de lazos de amistad, deportivos y culturales”.

Consultada sobre cómo surgió el contacto con las africanas contestó: “Fue en el V Congreso Mundial de la FIFA realizado en Frankfurt en 2011, en el que el vicepresidente [de la AUF] Miguel Sejas y yo participamos. Estuvieron presentes 500 delegados de los 250 países FIFA de fútbol y establecimos contactos con varias federaciones y sus presidentas; una de ellas era Mavis”. Agregó: “Ha habido mucho apoyo tanto del gobierno nacional como de los departamentales, en este caso la Intendencia de Maldonado y su Secretaría de Deporte. Ha sido inmejorable la atención que recibieron las chicas, que vienen de un contexto de mucha pobreza en general, como también estamos acostumbrados en América, pero han mostrado un nivel superior en lo deportivo”.

También se tomó un tiempo para hablar sobre la etapa en la que está la celeste: “Estamos manteniendo un proceso de estacionalidad, dado que recién tienen competencia sudamericana en octubre de 2014. Pretendemos mantener algunos encuentros internacionales en el año para que así haya una posibilidad de tener un mejor puesto en el Sudamericano. En 2010 obtuvimos el décimo lugar, fue cuando este Consejo Ejecutivo asumió, y estamos con esa foto. También tenemos las selecciones sub 17 y sub 20, que el domingo juegan con Paraguay los partidos de vuelta, primero en Nueva Helvecia, luego en Colonia y posteriormente en Rosario”.

El 8 de setiembre empezará el Sudamericano sub 17 en Asunción y será el primer certamen continental que se deberá afrontar en los próximos meses. Más adelante, el 8 de enero de 2014, Uruguay por primera vez en la historia tendrá la posibilidad de organizar un Sudamericano, en este caso sub 20, que según contó Ackerman será ofrecido al interior para su organización, para que no choque con la actividad del verano capitalino.

Hay grupo

De vuelta en Maldonado, las gurisas en el ómnibus volvieron tomando mate, jugando al truco y cantando Agapornis. Se nota que hay un grupo lindo y que tiene como objetivo común sacar adelante a la selección mayor femenina. La mayoría está por debajo de los 25 años y tiene un gran entusiasmo.

El plantel del último cotejo lo conformaron Sofía Olivera, Florencia Vicente, Sharon García, Majo Rodríguez, Yanina Fernández, Tamy Gares, Cecilia Domeniguini, Mariana Pión, Giovanna Yun, Lourdes Viana, Catherin Berni, Carolina Birizamberri, Jennifer Clara, Federica Silvera, Carmen Dutour, Carla Álvarez y Jessica Kirchnitz. Afuera, por diferentes lesiones, quedaron Juliana Castro, Paula Viera, Lorena González y Joselyn González.

“A través de mi persiana americana”, dice la versión de Agapornis al igual que la canción original de Soda Stéreo que cantaban las gurisas. Detrás de la persiana están ellas, trabajando y con ganas de dejar bien representado a Uruguay. Claro que necesitan que se las vea, se las cobije bien y que se mantenga una línea de trabajo. ¿Hasta dónde llegarán? Ellas lo dirán.