El presidente de la República, Luis Lacalle Pou, anuncio en su cuenta en Twitter que decidió enviar el proyecto de ley de urgente consideración (LUC) a los legisladores de los partidos. “Queremos que tengan tiempo para estudiarlo y compartirlo antes de que empiecen a correr los plazos constitucionales. En unos días lo presentaremos formalmente”, dice el mensaje.

Hace unas semanas, legisladores de la coalición y de la oposición se habían mostrado contrarios a tratar la LUC en medio de la pandemia por el coronavirus.

El diputado del Partido Independiente Iván Posada dijo a la diaria que desde el miércoles circulaba la versión de que el Ejecutivo enviaría el texto a los legisladores de todos los partidos, pero dijo que él aún no lo recibió. Posada aseguró que el envío del documento podría “disparar la posibilidad de reuniones”, pero él entiende que aún el proyecto no será ingresado al Parlamento. Además, reiteró que no cree conveniente el tratamiento de la LUC en estos momentos.

El senador del Partido Nacional (PN) Jorge Gandini admitió que le llamó la atención la decisión de Lacalle Pou, pero, de todas formas, dijo que todavía no se anunció cuándo ingresará al Parlamento. La semana pasada el nacionalista había asegurado a la diaria que la LUC debía pasar por una comisión para recoger la opinión de todos los actores, algo que hasta ahora no ha sucedido en el tratamiento de otras leyes aprobadas durante la pandemia.

El diputado del Partido Colorado (PC) Felipe Schipani dijo a la diaria que el lunes la bancada de diputados y senadores de Ciudadanos se reunirá para hacer una evaluación sobre el ingreso de la iniciativa al Parlamento. De todas formas, aclaró que la semana pasada, cuando el ministro del Interior, Jorge Larrañaga, pidió al presidente que enviara la LUC, la agrupación colorada consideró que no estaban dadas las condiciones para discutirla.

El Secretariado del Frente Amplio y varios de sus integrantes planteron importantes críticas ante esta decisión: el partido consideró que es un “profundo error” que “atenta contra el esfuerzo necesario para enfrentar la crisis sanitaria” y varios de sus miembros lo consideraron una “pésima señal”.

El documento completo

.