Ir al contenido

Opinión


LUNES 13 • MAR. • 17
Eduardo de León | Déficit y gasto

Ni fetiche ni magia: cambiar la sociedad

El artículo de Daniel Olesker “El fetiche del resultado fiscal” señala que hay una “economía hegemónica” basada en el fetiche del déficit fiscal. Yo comparto con Daniel que el déficit crece básicamente porque crece el gasto público social. Es preciso construir una mayoría institucional, social, política y cultural para democratizar el acceso a la riqueza y reducir la concentración del ingreso en Uruguay mediante algunos impuestos, pero también con otros instrumentos.


JUEVES 09 • MAR. • 17
Daniel Olesker

El fetiche del resultado fiscal

En los últimos 35 años, la economía hegemónica, los economistas que adhieren a sus posturas y los equipos económicos de gobierno han convertido al resultado fiscal, y en particular a la inexistencia de déficit fiscal, en un objetivo privilegiado. Lo han transformado en un fetiche, una especie de objeto material de culto, con propiedades mágicas o sobrenaturales, que llega a ser venerado como un ídolo. La idolatría y el culto de los fetiches se conoce como fetichismo.


LUNES 06 • MAR. • 17
R.Sanseviero | Poder político de las mujeres

Súcubos y feministes

Una voz intensa e insidiosa viene instalando la idea de que las feministas y los movimientos de mujeres son okupas de nuestra buena fe colectiva. Se les atribuye capacidades tan desmesuradas como dañinas. Evocan súcubos, aquellos demonios legendarios con forma de mujer, capaces de instalarse en los hombres durante el sueño para privarlos de voluntad y energía. Este frívolo inicio reacciona a la solemnidad de unas retóricas organizadas alrededor de una idea absurda: que el mayor poder político de las mujeres produce degradaciones en diferentes planos de lo social.


VIERNES 03 • MAR. • 17
V.España | Sobre prohibición de aborto

Pura concepción

Un aborto espontáneo terminó con un proceso judicial en el que se cuestionaba la constitucionalidad de la Ley de Interrupción Voluntaria del Embarazo (18.987) y se buscaba, a partir de un cuestionable ejercicio de ponderación por parte de una jueza de primera instancia, colocar por encima del derecho a la salud y la autodeterminación de una mujer los derechos de un embrión y su supuesto padre.