Acartonado

Así se llamó el espectáculo 2022 de la murga Queso Magro, festejado en cada barrio y premiado en el Concurso Oficial con 2345 puntos del jurado, lo que les valió el sexto puesto de la categoría murgas. Lo que al principio pareció una broma para el Desfile Inaugural, luego, con sus canciones y su mensaje, fue su vestimenta oficial hasta final del carnaval: unos económicos trajes hechos con cartón le dieron simpática forma a los personajes de los murguistas, con conos, cubos, y otras figuras geométricas en 3D, que resistieron la lluvia, el viento y el brillo de otras murgas bien vestidas como Nos Obligan a Salir.

Desfile inaugural del Carnaval 2022, en el Paseo de las Canteras del Parque Rodó

Desfile inaugural del Carnaval 2022, en el Paseo de las Canteras del Parque Rodó

Foto: Natalia Rovira

Blanco

Al primer premio de la categoría murgas, Asaltantes con Patente, le llamó la atención un detalle de nuestra vida cotidiana y no por común deja ser una aguda observación del paisaje uruguayo. En su salpicón de actualidad, entre crítica política y social también se habló de la notable desaparición del excremento de perro de color blanco y pequeño tamaño que -hasta no hace mucho- se podía encontrar en el camino de veredas y calles de todo el país. “El soretito blanco de la calle”, recordó el cupletero Germán Medina en su personaje del espectáculo Extraño. El juego de palabras, del que podía desprenderse algún tipo de juicio moral sobre el presidente, provocó las risas de miles de vecinos, abonados en el teatro y, sin dudas, también del jurado.

Asaltantes con Patente, en el tablado 1° de Mayo.

Asaltantes con Patente, en el tablado 1° de Mayo.

Foto: Natalia Rovira

Canteras

Fue muy cerca del Teatro de Verano donde se celebró, luego de muchas idas y venidas, el esperado Desfile Inaugural del Carnaval. Quedará en la historia la fecha del 20 de enero de 2022 como la primera vez que el más importante de los corsos se instaló en las canteras de granito del Parque Rodó. Fue en medio de una compleja situación sanitaria (por el aumento de los casos covid-19) y con una burbuja con protocolos como solución. El público fue escaso, pero el carnaval, por fin, logró arrancar. El vacío fue inocultable, también en la pantalla de tevé que transmitió el evento, pero los conjuntos entregaron toda su alegría y se los pudo ver prontos y entusiasmados.

Diversa

La revista Tabú salió del Club Caparcona, donde en sus vitrinas se pueden ver todos los títulos que ganó en los últimos años, y a los que se le sumá el primer premio despegado de su 2022. Con la dirección general de Julio del Río y Fernando Olita y grandes actuaciones de Virginia Rodríguez, Joaquín Olivera y Esteban Casteriana, el conjunto brilló en el Ramón Collazo con su espectáculo “Diversa”, el mejor de este carnaval, en cualquiera de sus categorías.

Enema

Jorge Pollo Medina es un letrista y actor de carnaval capaz de todo, y así lo ha demostrado a lo largo de su historia sobre las tablas con propuestas exquisitas de refinación o vulgares hasta la vergüenza. En la parodia “El enfermo imaginario” la puesta en escena de apertura del telón es irreprochable y resulta difícil ubicar esta obra en alguno de los extremos estéticos entre los que vacilan los escritos de Medina. La actuación de Walter Cucuzó Brilcas recoge lo mejor de grandes mimos como Marcel Marceau o actores como Charles Chaplin o Joaquin Phoenix. Su talento es sublime y emociona, nació con la comedia y la tragedia pintadas en su rostro, y en ese momento, el del inicio de la picardía subida de tono, cuando la acción indica que al actor se le introduzca el instrumento médico por el ano, la gente muere de la risa y pide más y más chistes de los que ya no se hacen.

Finanzas

Se dice que es el ministerio más bravo, que no cualquiera agarra. Y no siempre se llamó así, pero el avance de la formalidad institucional y la segmentación que el propio sistema capitalista le ha impuesto a las sociedades nos ha obligado a que recordemos que este se llama Ministerio de Economía y Finanzas; para los amigos, el MEF.

En este carnaval fue la actriz Emilia Díaz, de la murga Doña Bastarda quien tuvo la responsabilidad de representar parte de lo acontecido en los años de pandemia, en la piel de la ministra del gobierno de coalición Azucena Arbeleche. Las contorsiones de Díaz no fueron menos absurdas que las de la verdadera ministra en las incómodas conferencias de prensa del Poder Ejecutivo. Con gran habilidad la actriz logró que el público se olvidara de sus problemas presentes y futuros, con un rostro propio de locura y muerte que recordó lo mejor de Malcom Macdowell en el film de Stanley Kubrick La naranja mecánica.

Emilia Diaz, durante el Desfile Inaugural del Carnaval.

Emilia Diaz, durante el Desfile Inaugural del Carnaval.

Foto: Natalia Rovira

Géminis

Ya casi no existe la categoría Fuera de concurso. Mejor dicho, no existe tal como la conocimos. No obstante, se siguen presentando espectáculos en los más diversos tablados, y a primera hora, que no concursan en el Teatro de Verano. El último de los mohicanos es el Grupo Géminis. Sin despreciar a Bafo da Onça, de raíces brasileras, o Bola 8, del Bocha Pintos, los destacados de la letra G de este abecedario son los herederos del carnaval de los 80, del humor musical con teclados y trajes brillantes, como tenían Los Walkers o Los Gaby´s; y si bien no se los puede comparar con aquellos parodistas, este bocadito para entrar al tablado nunca estuvo del todo mal. Ya no están Los Capablanca, Los Paseanderos, Paco y Pico, Luis Guarnerio y Héctor Perry. Pero está Géminis y su teléfono de contratación se puede conseguir en Daecpu.

H de Marihel

En su nombre, Marihel, la hache no suena, pero es lo único de la gran cantante uruguaya consagrada como Figura de oro de este carnaval que no puede escucharse. Fue parte de la revista Tabú y se mandó un solo para jazz increíble. Lo dice ella misma, que no hay baile al que vaya donde no le pidan el “Colé Colé” en su versión de la orquesta Casino. Si le faltaran méritos, este año la puso en el ángulo con vestido largo y junto a un piano de cola, tantas veces como el espectáculo lo demandó. La mejor.

Invisible

Los Choby´s lo hicieron otra vez, pero el concurso quiso que se llevaran el primer premio por esa y otra bobadas: una parodia del hombre invisible a cargo de los falsos parodistas Tus Etors, un escenario vacío, una bicicleta atada a un cuerda. Actores tras bambalinas con un libreto tan penoso que causó risas y bancó tres ruedas estoico. Lo vería de vuelta.

Los Chobys, durante la noche de los fallos, en el Club Ciclista Amanecer

Los Chobys, durante la noche de los fallos, en el Club Ciclista Amanecer

Foto: Alessandro Maradei

Jimena Márquez

Se vistió de Graciela Bianchi y le quedó bárbaro el disfraz. Fue Figura máxima del carnaval y mucho de ese premio se lo debe a la senadora y su propia y pintoresca figura. Jimena se movió como ella, gritó como ella, bailó como lo haría ella y recordó cada uno de sus actos fundacionales, incluso el de la propia Daecpu. También, como ella, se durmió en plenas funciones.

Jimena Márquez

Jimena Márquez

Foto: Natalia Rovira

Karibe con K

El célebre grupo tropical fundado por Eduardo Rivero -que actualmente sigue de gira con las voces de Gerardo Nieto, Yesti Prieto y Miguel Cufós- fue protagonista importante de este carnaval desde su día uno. “Están Karibe con K” se escuchó por aquí y por allá sobre el precio de la entradas del Desfile Inaugural que en esta oportunidad ascendió hasta los 400 pesos uruguayos. La misma banda tropical vino a la mente de madres y padres de familia que pensaron en el plan de una noche en el Teatro de Verano. Una platea baja, en las primeras dos ruedas se podía conseguir en boletería abonando la suma de 600 pesos y en la liguilla 800. En repertorios fue La Trasnochada la que recordó la orquesta y sus problemas vinculares que casi terminan en una repentina separación, según la murga, por problemas de “telepatía”.

Luis

En su caracter de presidente la Républica, Lacalle Pou fue objeto de burlas, críticas y humoradas en los espectáculos de un sinfín de conjuntos. Desde Nos Obligan a Salir, que lo puso en escena como un surfista ajeno a la realidad, poco dado al trabajo y mucho a su estética personal, pasando por el de Agarrate Catalina, hecho con una careta de látex; el músculoso de los Pasteles, el falto de escrúpulos de los Curtidores de Hongos, y el del Rusito González de Los Muchachos, el más parecido e impune de todos.

Agarrate Catalina, durante una actuación en el Velódromo.

Agarrate Catalina, durante una actuación en el Velódromo.

Foto: Ernesto Ryan

Macanuro

Fue el conjunto más simpático del carnaval. Como le pasó alguna vez a la BCG, a la Catalina y a la Mojigata en sus primeros años, la murga Mi Vieja Mula conquistó a un variopinto público, con sus turistas inocentes que llegaron a este país para recordar nuestras mejores y peores miserias. Le dedicaron el cuadro más original y carnavalero a la temática Varones Carnaval y recibieron merecido reconocimiento por ello.

No te rindas

Se desconoce la autoría del popular poema. Una vez el trapero J Balvin lo subió a su Instagram, y lo mismo hicieron muchos jugadores de fútbol junto a fotos inspiradoras pero sin dudas su mejor y más importante intérprete fue un uruguayo doctor en medicina.

Desconocido el -o la- poeta, y fallecido el presidente, alguien más tomó la posta, en una carnaval pospandemia y en plena crisis; se dice de él que es el más completo de los parodistas, y quiso el destino, premiarlo con un nuevo desafío, quizás el más difícil de su carrera: interpretar a Tabaré Vázquez con poco más que una peluca y su mucho talento. Así, Aldo Martinez estudió, como cada vez, la voz y los movimientos evangelizadores de Vázquez; logró la emoción de miles de personas con una inimaginada interpretación no menos sentida y comprometida que la del mandatario y le dio el primer premio a Zíngaros en la categoría parodistas.

Aldo Martínez, de Zíngaros, durante el Desfile Inaugural del Carnaval.

Aldo Martínez, de Zíngaros, durante el Desfile Inaugural del Carnaval.

Foto: Ernesto Ryan

Ñ, de añicos

Por poco no pasó. El actor y guionista Horacio Rubino se retiró del carnaval, tras 40 años arriba de los tablados y 30 con sus Momosapiens. Sus parodistas, vestidos de oro y negro brillante, dieron un espectáculo digno, con el que pudo despedirse de su hinchada de todo el carnaval, cuando se bajó del escenario del Teatro de Verano y recorrió la platea visiblemente emocionado. Alguien sacó una foto hermosa de Horacio en soledad, en el pasillo que separa las plateas del Ramón Collazo y pareció un final de película, pero faltaba algo más.

En ocasión de la Rueda de ganadores, Rubino fue invitado nuevamente al escenario, para recibir, de parte de Daecpu, una plaqueta conmemorativa de sus 30 años con Momosapiens de manos de Carlitos Nípolo. Al viejo parodista, entre sentidas palabras y abrazos, se le cayó la placa dorada al piso y por lo visto, solo se partió en dos partes, que juntó él mismo del piso, no sin dificultad. Fue el último de sus chistes tontos y un final mucho más gracioso.

Horacio Rubino, en el tablado 1° de Mayo

Horacio Rubino, en el tablado 1° de Mayo

Foto: Natalia Rovira

Obligado

El cuplé se lo escribió Raúl Tinta Brava Castro para la murga Nos Obligan a Salir. Dicen que era otro el compañero el que iba hacerse cargo de esa importante responsabilidad. Pero el papel del “Obligado” terminó en las manos y la voz de Ricardo Canario Villaba, un viejo cupletero de saco y gorro de otras épocas, puesto a contestar cuartetas con pocas palabras, gracejo y mucho ritmo. Villalba reconoció su atrevimiento, hizo un gran trabajo, siempre con un chicle en la boca, igual que en la despedida, la presentación y el medio de la murga.

Pantera Rosa

El personaje creado por Blake Edwards fue dibujado en las más diversas situaciones y escenarios. Con él se hicieron juguetes, camisetas y miles de dólares por regalías y derechos de uso, pero nada hacía pensar que algún día iba a perder algo de su natural frescura y versatilidad escénica. El destino quiso que una fuerza política la eligiera para defender al país de una ley reformista y de sello neoliberal impulsada por la coalición de gobierno. El resultado no fue otro que el más probable. Una, dos, tres Panteras Rosas hechas con tela para joggings aguantando tablados hasta las dos de la mañana, como la de humoristas Fantoches, la más linda y triste de todas, con el rosado lleno de pequeñas pelotitas que genera el desgaste de la rústica tela, con niños colgados de los brazos, sin permiso alguno, y con el Sí dibujado en un cartón, para taparse del frío y el viento de este tramposo febrero.

Momosapiens, en el tablado 1° de Mayo.

Momosapiens, en el tablado 1° de Mayo.

Foto: Natalia Rovira

Quijote

Cuenta la leyenda que Waldemar Cachila Silva guardaba cosas debajo de su cama: libros, apuntes, recuerdos. Luego de fallecido, en enero de 2021, sus familiares descubrieron entre esos tesoros una pequeña escultura en bronce del Quijote de la Mancha. La imaginación e incansable voluntad de ser que Cervantes le escribió a su personaje también fueron valores de este heredero del candombe de la familia Silva, que hizo de su Cuareim 1080 el mundo que soñó cada carnaval. Así lo interpretaron sus hijos Mathías y Wellington, y su ahijado Guillermo, los tres líderes de la comparsa, y entre Marcel Keoroglian (como Cachila) y Nacho Cardozo (como el Quijote) dialogaron en escena, y homenajearon a muchos otros en un espectáculo que se llevó el primer premio en la categoría de negros y lubolos.

C1080, durante la segunda jornada del Desfile de Llamadas

C1080, durante la segunda jornada del Desfile de Llamadas

Foto: Natalia Rovira

Rafa Cotelo

A Rafa Cotelo este carnaval lo encontró de vuelta cantando con su primera murga, Agarrate Catalina, luego de 12 años sin salir con los hermanos Cardozo. Se notó su presencia, en el contrapeso de pragmatismo y humor subido de tono que tan bien le hace a la poesía del conjunto. Se burló de Yamandú y se puso en el rol de defensor del presidente. Se adueñó de la escena como nunca se hubiera bajado de esa baldosa en la que se le enciende su incorrección. Fue un regreso nostálgico y una prueba de que lo no se debe decir es lo que causa más risa en el carnaval.

Rafael Catelo, en el club Rowin, en Montevideo.

Rafael Catelo, en el club Rowin, en Montevideo.

Foto: Natalia Rovira

Suspendidas

Según el presidente del jurado, Ramiro Pallares, fueron diez las etapas suspendidas por mal tiempo. Hubo días que se llovió todo, otros, una llovizna apenas, o bien repentina. Salió el sol a las 22.00 y dios quiso que Aristophanes no terminara una de sus actuaciones en el Teatro de Verano. Los programas de radio que transmiten carnaval cambiaron su modalidad habitual, y en vez de pasar grabaciones, se consiguieron un bar de canje para salvar la cena y entrevistaron a variopintas figuras del concurso, hasta altas horas de la madrugada. Leve mejora, entonces, de las propuestas radiales de carnaval de los colegas en este 2022.

Triste

Esa fue la última palabra que tuiteó el exedil por el Partido Nacional Carlos Iafigliola. Reconocido en el teatro como uno de los pocos blancos (no tapado) al que le gusta el carnaval, se sacó fotos con Los Choby´s y disfrutó de murgas y parodistas junto a su familia, en la platea baja y también en el pedregullo. Pero hubo noche que no fue su favorita, y tuiteó: “Hago mi mayor esfuerzo por seguir reivindicando el carnaval para todos, pero me canso. Vengo a ver un espectáculo artístico y termino siendo parte de un acto político del SÍ! Una pena de verdad, porque se sigue corriendo gente que ama el carnaval cómo yo, pero no esto ¡Triste!”.

Una

El asunto no llegó a controversia y la murga no llegó a la Liguilla. Fue un barullo con tintes de censura que a principios de este carnaval tuvo como protagonistas a la murga Cayó la Cabra y al fallecido ministro del interior, Jorge Larrañaga. Los letristas del conjunto escribieron, en tono humorístico, un posible desenlace de la fatal muerte del líder wilsonista. Estaba “en una” dijeron, utilizando una expresión de moda de múltiples acepciones, a cual de todas más sugerentes. A algunos dirigentes de la coalición gobernante no les cayó nada bien la gracia, y esa, entonces, terminó siendo la primera gota de un vaso que ya venía derramado.

Whoopi

Goldberg alcanzó el estrellato con su papel en la película Cambio de Hábito. Vaya a saber si en su momento fue de las más vistas en el cine de San Carlos; lo cierto que la murga La Cayetana echó mano a aquellas contagiosas canciones interpretadas por monjas y armó algo parecido en el Teatro de Verano para cantarle loas a Luis. El público, encantado, les siguió el juego y cantó “aleluya”.

La Cayetana, durante el Desfile Inaugural del Carnaval.

La Cayetana, durante el Desfile Inaugural del Carnaval.

Foto: Ernesto Ryan

Xavier Font

Algunos lo recordarán por sus años en Demimurga, o más recientemente por comerciales en los que interpreta a un cuarentón, padre de familia, con ingreso medio, aceptable capacidad de consumo. Se animó a salir en Aristophanes un año, y le fue bien.

Este año aparecía y desaparecía entre canciones de la murga sanducera Jardín del Pueblo. De nuevo dio clases de humor absurdo y carnavalero, antojadizo e inteligente. Para unos pocos.

Yessy López

Fue elegida “mejor vedette de las llamadas” desfilando con su comparsa La Fuerza. Se subió a bailar con Zíngaros en la rueda de ganadores, y volvió a lucirse con sus opiniones jugadas y sin compromisos en el programa de VTV Pasión de Carnaval.

Zíngaros

Sin palabras. Cómo dijo Gastón cuando recibió la copa: “¡Los Zíngaros nomá!”.

Vaya este abecedario para vos, Pinocho.

Zíngaros, en el club Colonia, durante la noche de los fallos del carnaval.

Zíngaros, en el club Colonia, durante la noche de los fallos del carnaval.

Foto: Alessandro Maradei

.