Los distintos recortes presupuestales que han afectado a la ciencia en el último año, el último de ellos anunciado para 2021 por la Agencia Nacional de Investigación e Innovación, que supera los 13 millones de dólares, ha provocado la reacción de distintos actores de la comunidad científica, como la Academia Nacional de Ciencias del Uruguay o los estudiantes del Programa de Desarrollo de las Ciencias Básicas. Hoy se sumaron los investigadores y las investigadoras del Instituto de Investigaciones Biológicas Clemente Estable (IIBCE), que funciona bajo la órbita del Ministerio de Educación y Cultura.

En una carta enviada al presidente de la República y firmada por 140 integrantes del instituto que realizan “tareas de investigación y de apoyo”, estos manifiestan su “profunda preocupación por la ausencia de una adecuada política de ciencia, tecnología e innovación que impulse el desarrollo de nuestro país”. Sostienen también que un “recorte sustancial en el presupuesto de los programas de fomento de la investigación, así como el insuficiente paquete de medidas presentado el 11 de marzo”, son evidencia de esa “grave carencia”.

En la misiva alertan que los recortes propuestos “implicarán un rápido deterioro del sistema científico nacional”, que se “pone en riesgo” la formación “de recursos humanos de alta calidad, comprometidos y capaces de innovar y adaptarse a situaciones desafiantes” y que la situación presupuestal “contrasta con la valoración favorable que realizó tanto el gobierno como la ciudadanía de los aportes de la ciencia a nuestro país, especialmente, aunque no únicamente, durante la pandemia de covid-19”.

El texto finaliza solicitando al presidente Lacalle Pou que “revierta los recortes presupuestarios planteados y asuma el compromiso incumplido de una inversión del 1% del PBI de nuestro país en Ciencia y Tecnología”, a lo que se suma el deseo de que se dé una “oportunidad de diálogo”.