Paralelamente al transcurso de la discusión en la Cámara de Senadores sobre el proyecto de ley del Poder Ejecutivo, que semanas atrás fue aprobado en Diputados y cambia la gobernanza de la Universidad Tecnológica (UTEC), el presidente del Sindicato de Trabajadores de la UTEC (Situtec), Marcelo Ubal, adelantaba en rueda de prensa que, a partir del diálogo con legisladores de “todos los partidos y todos los sectores”, el proyecto sería apoyado por la coalición de gobierno y rechazado por la oposición.

Y así fue: el proyecto de ley fue aprobado con las manos levantadas de los senadores del oficialismo. Según Ubal, las respuestas de los legisladores de la coalición de gobierno “han sido variadas” y hay algunos “que entienden” los reclamos, pero al mismo tiempo manifestaron al sindicato que “con disciplina partidaria tienen que acompañar el proyecto”. Contrariamente, del Frente Amplio (FA) recibieron “apoyo unánime”. Ubal señaló que se habían comprometido a no acompañar el proyecto y que, de hecho, así lo plantearon públicamente.

En este contexto, el presidente de Situtec esgrimió cuáles son los pasos a seguir desde el sindicato: por un lado, recordó que entregaron a la vicepresidenta de la República, Beatriz Argimón, y a la Asamblea General, 2.000 firmas que apoyan el cogobierno de UTEC y, en esa línea, manifestó que seguirán “en movilización”. Por el otro lado, esgrimió que junto a un grupo de constitucionalistas de la Coordinadora de Sindicatos de la Enseñanza del Uruguay (CSEU) están estudiando el asunto para “presentar un recurso de inconstitucionalidad”.

Los reclamos y el apoyo del PIT-CNT

El proyecto de ley llegó a Senadores a pesar de la visión negativa de la oposición, de distintos colectivos de la institución, de otros sindicatos de la educación terciaria, del rector de la Universidad de la República (Udelar), Rodrigo Arim y, recientemente, también de la central sindical.

En conferencia de prensa, este martes, el presidente del PIT-CNT, Marcelo Abdala, manifestó el afán de “dejar absolutamente claro el respaldo a nuestros compañeros y compañeras de la UTEC y de nuestra organización sindical”, ya que, según Abdala, los reclamos ante la instalación del proyecto de ley son “absolutamente justificados”.

Marcelo Abdala y Marcelo Ubal, durante la conferencia de prensa en el Pit - Cnt.

Marcelo Abdala y Marcelo Ubal, durante la conferencia de prensa en el Pit - Cnt.

Foto: Ernesto Ryan

De acuerdo al líder sindical, “lamentablemente las autoridades están tramitando un proyecto que elimina el cogobierno ampliado de una institución muy importante para el desarrollo productivo del país”, lo que también contribuye a “construir espacios de profundidad democrática en la educación”. “Creemos que esto es un retroceso”, concluyó Abdala, y agregó que Situtec enfrenta, además, una “persecución sindical” por parte de la universidad.

En concreto, la ley aprobada este martes reduce la integración del consejo directivo a cuatro integrantes: el rector, que pasa a ser designado por el presidente de la República en acuerdo con el Consejo de Ministros y con venia de la Cámara de Senadores; otros dos consejeros designados de la misma manera; y un director de un Instituto Tecnológico Regional (ITR) “elegido por sus pares”. Además, se establece que el rector tenga doble voto en caso de empate.

Asimismo, se propone la creación de un Consejo Académico General que funcione como “órgano asesor del Consejo Directivo Central en materia académica”, que sí tiene representación de los órdenes, pero no tiene incidencia en la toma de decisiones.

Por otra parte, se elimina la figura de los Consejos de Centro en los ITR, que pasan a ser gestionados únicamente por sus respectivos directores, como ocurre en el actual período de gobierno provisorio.

En este marco, durante la misma conferencia de prensa, Ubal lamentó que se elimine la representación de “trabajadores organizados, empresarios, estudiantes y docentes” en el máximo organismo de la universidad y también que “100% de las autoridades serán definidas por el Poder Ejecutivo”. Según consideró, es un asunto “gravísimo” para la educación.

Para Ubal, el Poder Ejecutivo “va a poder incidir directamente en la gestión de la institución y también en el gobierno”. “Imagínense que hay una línea de investigación pertinente para la sociedad, pero no para una empresa, interés corporativo o del gobierno; el gobierno va a poder incidir en las decisiones del consejo directivo central de la Utec y vetar o no hacer pública esa información”, ilustró.

Por otro lado, hizo hincapié en que una de las argumentaciones para llevar adelante el proyecto es que “va en sintonía con las reformas internacionales”. Sin embargo, Ubal aseguró que “esto es una falta grave a la verdad”. Comentó que desde el sindicato realizaron un relevamiento internacional y, por el contrario, “la ley actual con representación es muchísimo más en sintonía con la experiencia internacional: no hemos encontrado una universidad pública donde el 100% de las autoridades sean definidas por el gobierno de turno o el Poder Ejecutivo”.

Asimismo, desmintió la valoración de la UTEC como “modelo eficiente frente a un modelo no eficiente que son los regímenes cogobernados”. Por un lado, subrayó que si durante la pandemia “las universidades públicas no hubieran sido cogobernadas, no hubiéramos tenido el apoyo científico que tuvimos en general y en Uruguay en particular”. Por otro lado, dijo que la UTEC “tiene serios problemas”.

Al respecto, enumeró que hay “una fuerte centralización en la capital”, “acomodos”, denuncias de acoso “sometidas a sistemas burocráticos lentos” y, a su vez, subrayó que 63% de los docentes de la UTEC no tienen posgrados, lo que significa “que tienen formación, pero no están actualizados en el área que están enseñando. Eso en la universidad es un problema y en lo tecnológico es un gravísimo problema”. Por último, remarcó que hay una “ausencia de políticas integrales” en lo que respecta a la alimentación, estadía y transporte. En consecuencia, “80% de los estudiantes tienen rezago o se desvinculan”.

La discusión en el Senado

En buena medida, la discusión en el Senado giró en torno a si a nivel internacional a las universidades con mayor grado de autonomía les va mejor o peor. “Una institución universitaria no es una empresa, y no es cierto que en el plano internacional a las que tienen autonomía no les va bien: las que tienen mayor grado de autonomía son a las que generalmente les va mejor”, aseguró el senador frenteamplista Sebastián Sabini.

En cambio, el senador por el Partido Nacional Gustavo Penadés esgrimió que la oposición “podrá seguir reivindicando el modelo de [la reforma de] Córdoba y poner ejemplos de universidades con cogobierno”, pero también se puede hablar “de Australia, República Checa, Estados Unidos”, entre otros, cuyo modelo es el que el oficialismo pretende para la UTEC.

En ese marco, el senador nacionalista se hizo varias preguntas: “¿Qué tiene de malo? ¿Por qué ese provisoriato ahora va a funcionar mal si funcionaba fantástico? ¿Por qué poner en tela de juicio un gobierno que para mantenerlo deja a dos consejeros que están desde casi el inicio de la UTEC? ¿Por qué tenemos una visión tan conservadora de la realidad, que nos impide poder pensar que puede haber otras formas tan efectivas de cogobierno?”. A su vez, aseguró que si bien se elimina el cogobierno habrá “la posibilidad de consejos, en los que se escuchará a docentes, estudiantes y trabajadores”.

Por otra parte, Guillermo Domenech, senador de Cabildo Abierto, se refirió al sistema de cogobierno que rige en la Universidad de la República. En concreto, pidió que se reconozca que “la universidad está politizada y que los partidos políticos quieren tener incidencia en el gobierno de la universidad, ya en el orden de los egresados, estudiantes y qué decir en el de docentes”.

En respuesta, el senador del FA, José Carlos Mahía, aseguró que el formato establecido para la UTEC hasta el momento “es la expresión del acuerdo multipartidario de todas las bancadas”, que terminó dando la gobernanza establecida en la ley de creación del organismo, de 2013. “Que hoy se quiera cambiar por un acuerdo de los partidos que integran el gobierno es una opción que no compartimos, y no está en línea con la concepción que generó el Parlamento nacional sobre lo que era una creación de una segunda universidad” pública, finalizó.

Desde la misma fuerza política, la senadora Amanda Della Ventura dijo que en la ley de urgente consideración “la participación docente en los Consejos de Primaria, Secundaria y UTU [de la Administración Nacional de Educación Pública] se redujo a directores nombrados por el Poder Ejecutivo”, entonces, ya había una visión, que es la que ahora se plasmó en el proyecto de ley: “No gusta la participación. Deciden quién va a regir y dirigir esta institución, y en realidad se va a privar de la participación de docentes, estudiantes, empresarios y trabajadores”.

Para la senadora del Partido Colorado Carmen Sanguinetti, la aprobación de esta ley “propone un sistema nuevo de gobernanza, sin que deje de ser exitoso”. “En defensa de una UTEC moderna, participativa, que pretendemos que siga creciendo”, concluyó Penadés.