Néstor Bergougnoux​ era el ​director de la Escuela Nacional de Policía de la Dirección Nacional de la Educación Policial ​hasta que​ fue imputado por lesiones personales y violencia privada tras agredir a un cadete. ​El policía, que cursa tercer año y está próximo al egreso, lo había denunciado en julio por golpearle la cabeza mientras defecaba y referirse a él en femenino​ [entre otras humillaciones]. (https://ladiaria.com.uy/justicia/articulo/2022/8/fiscalia-investiga-al-director-de-la-escuela-de-policia-por-agredir-a-un-cadete/). Como se negó a presentarse por voluntad propia a la audiencia de formalización, tuvo que ser detenido y trasladado a Fiscalía.

La denuncia se hizo pública ​​tres semanas después del hecho. En ese momento, el Ministerio del Interior tomó acciones y el director de la Escuela Nacional de Policía fue “derivado” a otras tareas “mientras avanza la investigación” en su contra. Pasó a cumplir funciones en el área administrativa​ de la Escuela de Policía​ “sin contacto con cadetes”. Sin embargo, la víctima planteó que Bergougnoux continuaba en la Escuela de Policía y que se sentía “intimidado” por el denunciado.​ ​Además, afirmó que ​planteó que ​"​no ha recibido la respuesta institucional debida​"​ y que ha sido​ ​“perjudicado por decidirse a denunciar”.

Tras ser imputado por violencia privada y lesiones personales, Bergougnoux continúa en funciones. ​El Ministerio del Interior confirmó a la diaria que el exdirector de la Escuela de Policía fue derivado a cumplir tareas en la Dirección Nacional de Asistencia y Seguridad Social Policial, conocida popularmente como Caja Policial. La cartera indicó que va a ser sumariado.

​Según la normativa vigente a nivel administrativo en el Ministerio del Interior, cuando un policía es formalizado, se informa a la unidad donde presta servicio y se insta al inicio de un sumario administrativo. La normativa establece que es decisión del ministro disponer la retención de haberes y la suspensión del empleo.