Alejandro Astesiano, expolicía y exjefe del Servicio de Seguridad Presidencial de Luis Lacalle Pou, está en prisión preventiva por asociación para delinquir, tráfico de influencias y suposición de estado civil. Se presume que el exjefe de la custodia presidencial integra una red dedicada a falsificar documentación para que ciudadanos rusos obtuvieran cédulas de identidad y pasaportes uruguayos.

Astesiano se reunía con su red criminal en la Torre Ejecutiva y ofrecía “contactos” con funcionarios estratégicos para lograr la documentación. Por el caso fueron formalizadas otras tres personas que integrarían la red de Astesiano: dos ciudadanos rusos y un escribano uruguayo. Todos están en prisión preventiva.

Según informó la diaria, este miércoles, el exjefe de la custodia de Lacalle Pou ya había estado preso por un delito continuado de estafa en 2013. Aunque habían negado sus antecedentes penales, estuvo preso en Las Rosas, cárcel de Maldonado. El procesamiento con prisión de Astesiano figura en el sistema con fecha 18 de marzo de 2013 y se señala que fue procesado por el Juzgado de Cuarto Turno de Maldonado. También había sido procesado sin prisión por estafa en 2002.

En el Sistema de Gestión de Seguridad Pública (SGSP) se cargan todos los “eventos de seguridad pública” que ocurren. La carga de esta información es independiente de la resolución del proceso judicial de los mismos. Los eventos del SGSP no se borran.

El Ministerio del Interior (MI) emitió un comunicado “ante versiones surgidas acerca de los antecedentes penales del señor Alejandro Andrés Astesiano Severgnini”. Según planteó la cartera, “en 2020 y 2021 el Presidente de la República fue informado oportunamente por esta Secretaría de Estado que la ficha personal del Sr. Alejandro Astesiano carecía de antecedentes penales”. Pero, “sorpresivamente, en la ficha actual consta un antecedente por una causa penal del año 2013”, agregó. Por eso, “frente a esta anomalía, el ministro del Interior, Luis Alberto Heber, dispuso una investigación de urgencia en la Dirección Nacional de Policía Científica para establecer quién o quiénes alteraron la información”.

Consultado el MI acerca de si la alteración supone que “no tenía antecedentes y se alteraron ahora, haciendo que aparezcan” o si “tenía antecedentes y se alteró el sistema previamente, haciéndolos desaparecer”, respondieron a la diaria que es “parte de lo que se investiga”. También se consultó al ministerio si el sistema entonces admite alteraciones, pero no hubo respuesta.

En 2002, también había sido procesado sin prisión por otro delito de estafa. Sobre este delito, el MI no hace mención en su comunicado y este antecedente no figura ahora en las imágenes que trascendieron del SGSP.

Cabe destacar que, en setiembre del año pasado, cuando se informó desde este medio que Astesiano tenía más de veinte indagatorias policiales por múltiples delitos, la diaria contaba con la información de que, además, tenía antecedentes penales. Por eso es que Presidencia fue consultada por este medio sobre la existencia de antecedentes penales, aportándoles el dato sobre las fechas, y si se había tomado en cuenta su legajo, que tiene decenas de indagatorias policiales, a la hora de que Astesiano asumiera el cargo. Desde Presidencia respondieron que “no les constaba esta información”.

El presidente de la República dijo en rueda de prensa que se enteró a través de los medios que Astesiano tenía antecedentes penales. Inicialmente, Lacalle Pou negó en conferencia de prensa que el exjefe de su custodia tuviera antecedentes penales. Pero, Astesiano incluso lo reconoció ante la Justicia.

El exjefe de Seguridad de Presidencia es considerado “primario legal” porque sus delitos anteriores ya se extinguieron. Cuando una causa se cierra y el delito se extingue, incluso el Certificado de Antecedentes Judiciales sale “limpio”. Pero, los eventos de seguridad pública en el SGSP se mantienen, o hasta ahora se mantenían.

Presidencia solicita que se investigue ocultamiento de información

Según informó Telemundo, el entorno de Lacalle Pou “sospecha que pudo haber una maniobra de ocultamiento en la información y que se lo pudo haber inducido a engaño”. Por eso, el presidente de la República solicitó al MI que se haga una investigación administrativa.

En el informe de 2021 al que accedió la diaria los antecedentes de Astesiano no figuraban, pero, en el de 2022, sí figuran. Por eso, se sospecha que se ocultó que existía ese antecedente y que se cargó en el prontuario después. Lacalle Pou busca saber si se modificó intencionalmente el legajo de Astesiano o el informe que se le hizo llegar.

En ninguna de las dos fichas que circulan figura el antecedente que consta en una tapa de Caras y Caretas de 2020, en la que se podía observar el documento en el que figuraba el antecedente de 2002 por un delito de estafa por el que Astesiano fue procesado sin prisión.

Ficha de Astesiano emitida en setiembre de 2021

Ficha de Astesiano emitida en setiembre de 2022

.