El ginecólogo Leonel Briozzo asistió, este martes, a la Comisión de Salud y Asistencia Social de Diputados acompañado por José Minarrieta, uno de los integrantes del Sindicato Médico Uruguay (SMU), gremio que respaldó su actuación y declaró su cargo en conflicto tras el apartamiento de su cargo como encargado del Departamento Médico Obstétrico del Centro Hospitalario Pereira Rossell, en junio de este año.

Tras una investigación, la Administración de los Servicios de Salud del Estado (ASSE) emitió una resolución en la que cesó a Briozzo por presuntas irregularidades en la liquidación y el pago de la Variable Anestésico Quirúrgica (VAQ), de cuya supervisión Briozzo era encargado, por lo tanto se concluyó que hubo incumplimientos en su tarea como supervisor. La VAQ es la variable económica que surge de tener en cuenta el valor del fondo de productividad que paga ASSE por año y la totalidad de los actos anestésicos, quirúrgicos y endoscópicos.

El caso generó polémica por la trayectoria del ginecólogo dentro del Pereira Rossell, fundamentalmente en áreas vinculadas a la salud de la mujer. Luego de ser apartado del cargo, Briozzo presentó un recurso de revocación ante ASSE en busca de anular la resolución.

Tras la comparecencia de Briozzo, la diputada del Frente Amplio Lucía Etcheverry dijo a _la diaria _ que “hizo una reconstrucción desde cuando asumió su cargo y repasó el modelo de gestión que impulsó, que además resultó en indicadores muy buenos”, sobre todo, en la Clínica Ginecotológica del Hospital de la Mujer. En particular, estableció “la complejidad de determinar la variable” y detalló que “son más de 200 los veedores que supervisan la actividad”; sin embargo, “en el único lugar en el que se identificó el problema” es donde gestionaba Briozzo.

Según Etcheverry, lo que queda luego de un “minucioso y detallado informe” presentado por el ginecólogo es que en la investigación “hay asimetrías” y “cuestiones muy llamativas”, lo que hace pensar que “es posible una animosidad política en el caso”. Una de las cosas que le llamó la atención a la diputada es que si bien hay “varios otros servicios que también manejan la VAQ, “no fueron considerados”. Agregó que el punto central del caso, por las cifras que se manejan, “sin dudas no es una cuestión económica”.

Hasta entonces, consideró que “se están valorando decisiones políticas que afectan las políticas públicas” y un servicio, sin tomar en cuenta la “incuestionable” trayectoria de Briozzo.

Insistió en que “la complejidad de cómo se aplica el mecanismo” debería ser revisada en todos los servicios porque no siempre es claro. Ejemplificó que la VAQ aplica en determinados horarios en los cuales pueden surgir cirugías de emergencia con profesionales a cargo que responden a la Universidad de la República y a ASSE, entonces se preguntó “cómo actúa en esas instancias y cómo se supervisa”. “No es algo manualizado y con instrucciones claras”, por lo que el hecho de que eso haya determinado el cese del cargo “llama la atención”, además de que se trata de un cargo que se ganó por concurso.

Ante la dificultad de aplicación que los diputados entienden que tiene la VAQ y la implicancia que tomó dentro de este caso, pero también con el fin de mejorar el sistema de aplicación para evitar futuras complicaciones, la comisión citó para la próxima semana al Sindicato Anestésico Quirúrgico (SAQ).

Diferentes visiones sobre la VAQ

Daniel Montano, presidente del SAQ, dijo a la diaria que el gremio en su momento “reclamó para que se protegieran los derechos” de Briozzo como trabajador y para que “se iniciara el sumario correspondiente”. Como eso ocurrió, Montano sostuvo que al SAQ no le corresponde “opinar en las decisiones jurídicas que se tomaron” en ASSE, pese a lo cual concurrirán al Parlamento.

En cuanto a una posible revisión y cambios de la VAQ, Montano dijo que “es muy clara y tiene una reglamentación que indica cómo aplicarla”, aunque sí reconoció que “es difícil”. “De todas maneras, estamos avanzando en los controles”, dijo.

Briozzo opinó lo contrario sobre este último punto. En diálogo con la diaria , afirmó que el sistema está cambiando “permanentemente” y que, de hecho, ASSE a través del fondo VAQ “contrató 13 auditores generales, uno por especialidad” para supervisar y “dar un plan de mejora para el sistema informático del VAQ”. Agregó que es claro que si bien la variable “es valiosa, es muy difícil llevarla adelante y por este motivo hubo decenas de errores” en muchos servicios del país.

Según Briozzo, además de la complejidad general del sistema, “el del Pereira Rossell es aún más complejo” y “requiere un manual propio”, debido a que en el centro de salud funcionan en simultáneo dos blocks quirúrgicos –obstetricia y ginecología– en los que se realizan cirugías coordinadas de urgencia y emergencia pero con cambios, por lo que el personal en general “tiene la doble condición de ser integrante de la Facultad de Medicina y funcionario de ASSE”.

El ginecólogo recordó que solicitó personalmente la creación de un manual específico para el Pereira Rossell pero nunca se hizo. Calificó la falta como “un gran error de la dirección” del hospital porque “como no sabían cómo hacerlo, cambiaban los criterios de manera oral”.

Por último, Briozzo expresó que continuará con el proceso en la justicia administrativa por revocación y restitución del cargo: “Lo solicité hoy en la comisión y pretendo que ASSE me restituya a mi cargo”, dijo.

En el informe que Briozzo llevó a la comparecencia, al que accedió la diaria , incluyó la actuación del veedor del SAQ, Raúl Blanco. Briozzo reclama que quedó “sin convocar” por parte de ASSE, y recordó que realizó un informe en el que analizó “los supuestos errores y la falta de supervisión” –por ejemplo, “los rojos en las planillas” durante el período 2016-2020– y concluyó que esos errores no eran de su responsabilidad. “ASSE es quien me debe a mí cifras importantes y cuantificables”, aseguró el ginecólogo.

Minarrieta: la VAQ ha generado “muchísimos errores”

En conversación con la diaria, Minarrieta se manifestó sorprendido antes las declaraciones de Montano, puesto que el informe de Blanco citado por Briozzo también se utilizó por el grupo de abogados del SMU “porque es favorable” a la postura de Briozzo.

Agregó que, a su entender, el convenio que establece cómo se maneja la VAQ “es súper difícil de entender” y ha generado “muchísimos errores”. En cuanto al caso puntual del ginecólogo, Minarrieta comentó que “según los abogados es todo un invento” y no existen fundamentos o irregularidades suficientes para destituirlo del cargo.

Hace casi un mes una delegación de ASSE concurrió a la comisión por el mismo tema. Al salir, Leonardo Cipriani, presidente de la institución de salud, resaltó la trayectoria de Briozzo pero reafirmó a la prensa que se lo apartó porque “se comprobaron inconsistencias en el pago de la VAQ”.

Agregó que tanto la investigación como la auditoría se realizaron durante un año “luego de una denuncia escrita presentada por la propia dirección” del hospital.

El vicepresidente de ASSE, Marcelo Sosa, acotó que la investigación “cumplió con todos los requisitos legales, los procesos y las garantías”, y se comprobó que hubo “una modificación en 69 cirugías que ASSE no debería haber pagado”. Por último, comentó que también se dispuso otra investigación administrativa con el fin de averiguar “la existencia o no” de otras personas responsables” en la modificación de los pagos. Cuando el proceso concluya, ASSE determinará si es necesario realizar una denuncia penal.