Como todos los años, el presidente Luis Lacalle Pou se reunió con la directiva de la Asociación Rural del Uruguay (ARU) en la Expo Prado. Este miércoles también participaron en el encuentro el secretario de Presidencia, Álvaro Delgado, y tres ministros: el de Relaciones Exteriores, Francisco Bustillo, el de Industria, Energía y Minería, Omar Paganini, y el de Ganadería, Agricultura y Pesca, Fernando Mattos. Este último habló con la prensa tras la reunión y aseguró que se trataron temas que preocupan a la ARU, entre ellos los cambios en el Instituto Nacional de Carnes (INAC).

“Siempre se plantean cuestiones del momento, de la estructura general de la producción, temas de competitividad, temas que están en análisis y preocupan a la gremial, que están en tratamiento en Rendición de Cuentas, y un poco el panorama general”, resumió Mattos en rueda de prensa.

En particular, aseguró el ministro, se centraron en temas que se están discutiendo por estos días en el Senado, en el contexto de análisis de la Rendición de Cuentas, que fue aprobada en Diputados. “Se planteó todo lo referente a lo que es este antecedente que está votado en cámara baja y se tratará en el Senado con relación a parte de la alícuota que recauda el INAC, que se propone se derive para otras finalidades, entre ellos la investigación”, dijo Mattos.

El ministro se refería a que la Rendición de Cuentas refleja el acuerdo alcanzado por Diputados para incrementar fondos para Ciencia y Tecnología. Los recursos involucrados provienen de reasignaciones impositivas que originalmente se destinaban al Instituto Nacional de Carnes (INAC) y al Laboratorio Tecnológico del Uruguay (LATU).

Del tema también habló luego de la reunión el presidente Luis Lacalle Pou, en entrevista con radio Carve. “Esta Rendición supera los 220 o 230 millones de dólares. Hay apoyos, gastos, inversión, en muchos ámbitos del país. Lo que nosotros no compartimos ya no solo por la cuantía de lo que se desvía para un lado u otro, es sacar dinero de ahí”, señaló en referencia al dinero de INAC. Además, opinó que a su entender no es “una buena práctica a seguir adelante”. En esta línea, enfatizó: “El Parlamento es un poder independiente y tiene la competencia para hacerlo, yo desde el Poder Ejecutivo no coincido con eso”.

En la rueda de prensa, Mattos dijo que “se transmitió por parte de los integrantes de la Asociación Rural la disconformidad de la presentación y aprobación de esta propuesta, fundamentalmente por el antecedente”, y agregó: “Se considera por parte de la gremial, y nosotros en ese sentido técnicamente estamos de acuerdo, que sería una especie de detracción a las exportaciones de carne. Esto lo va a tratar el Senado y vamos a estar allí el día martes, convocados por la Comisión de Hacienda y Presupuesto, y vamos a dar nuestra opinión”.

Mattos subrayó que esta propuesta no llegó por parte del Poder Ejecutivo, y aunque no discute “la finalidad por la cual los legisladores propusieron el destino de estas ayudas”, entiende que “es una señal negativa si se determina la aprobación y queda ese antecedente”.

“Vamos a solicitar a los legisladores que dentro de lo que es un proceso de negociación de Rendición de Cuentas encuentren fuentes de recursos alternativas” dijo Mattos, y aseguró que van a “defender el INAC de la misma manera que discutimos con Diputados cuando se propuso tomar recursos del Instituto Nacional de Investigación Agropecuaria [INIA]”, destacó el ministro.

Según había comentado Mattos días atrás en una entrevista con la radio Carve, su cartera entiende, al igual que la ARU, que este artículo puede llegar a ser ilegal, porque lo conciben como una detracción a las exportaciones de carne, algo que está prohibido por ley.

“Si yo tomo parte de la recaudación a través de un paratributo, que es una alícuota de aporte al INAC, y lo desvío para otra finalidad, eso técnicamente se llama detracción. No sólo es un tema como antecedente muy malo, sino una pésima señal para el sector agropecuario, con lo cual vamos a hacer todo los esfuerzos para neutralizar esta medida”, dijo.

Luis Lacalle Pou, en la Expo Prado.

Luis Lacalle Pou, en la Expo Prado.

Foto: Ernesto Ryan

La justificación de los diputados para imponer estos cambios fue el compromiso con la mejora del presupuesto en ciencia y tecnología y el hecho de que desde hace tiempo las exportaciones cárnicas perciben buenos ingresos. De hecho, según la página web del INAC, se obtuvieron superávits anuales constantes de entre 10% y 25% en los últimos gobiernos del Frente Amplio, lo que permitió llegar a 2020 con reservas de cerca de 55 millones de dólares, equivalentes a tres años de gastos operativos. Si se tiene en cuenta la situación de la pandemia y de la guerra en Europa, hay récord de exportaciones cárnicas en precio, por lo que el INAC se mantiene con un alto superávit.

El mercado de la carne

Mattos también se refirió a la situación actual del mercado de la carne, y admitió que hay un “ajuste a la baja de precios”, y como “el mercado se regula por la oferta y la demanda, evidentemente lo que deberíamos tener automáticamente es un traslado al precio al consumidor”, que en algunos casos se ha denunciado que no llega.

“Estamos en un mercado libre, estamos atentos a si se verifica este traspaso. Hay algunas manifestaciones que hemos escuchado, por la relación previa con los comerciantes, de que se pretende que haya un mejor ajuste de precios a la baja”, comentó el ministro.

“La exportación tracciona mucho el precio del ganado y la carne en función de los muy buenos precios internacionales. Hoy estamos en un panorama de mayor debilidad en el mercado externo y por lo tanto es posible que estas bajas se puedan trasladar, lo que ayuda al consumidor y ayuda a que baje un factor importante de incidencia en la inflación”, finalizó.