Saltar a contenido

Laura Fernández

Del odio no se vuelve

La división insalvable no sirve a casi nadie. No sirve al gobierno, aunque él la aliente. No sirve a la izquierda, si nos proponemos volver a ser gobierno. Y menos que a nadie le sirve a la gente.

Impunidad

Había nacido un partido militar-cívico decidido a representar los peores intereses de la corporación y a dar la batalla restauradora de las versiones más reaccionarias de familia, nación, soberanía y Estado.

Los dos relatos

El relato de la izquierda es largo. Hay que contar ladrillos y salarios, poner en valor los derechos recuperados, y la importancia de contar con una comunidad científica robusta.