Saltar a contenido

Ana Fornaro

Foto principal del artículo 'Fiesta de disfraces' · Ilustración: Luciana Peinado

Fiesta de disfraces

Periodista, cronista, poeta y autora de Lento desde el primer número, Ana Fornaro ya había publicado ficción en antologías en el suplemento Verano 12 del diario Página 12 y en la revista de Casa de las Américas.
Foto principal del artículo 'Los muertos' · Ilustración: Luciana Peinado

Los muertos

El pasado familiar que envuelve a la historia reciente, la relación entre madres e hijas, una biografía siempre inconclusa: Ana Fornaro retorna a la figura de su abuela Elina Berro,
Foto principal del artículo 'Las chicas de Nordelta'

Las chicas de Nordelta

La chispa la encendió el destrato por un lugar en el bus, pero no ocurrió hace 60 años ni se trata de Rosa Parks, sino de un grupo de trabajadoras domésticas de un megabarrio privado en Buenos Aires.
Integrantes de Abuelas de Plaza de Mayo en la movilización por los 40 años del golpe de Estado,
el jueves en Buenos Aires. Foto: Santiago Mazzarovich

Presentes

Cientos de miles de personas en todo el país salieron a la calle con familiares y amigos, asociaciones civiles, partidarias, organizaciones de derechos humanos, con banderas y carteles, títeres e instalaciones, folletos y publicaciones, pegándose al pecho las fotos de los desaparecidos. Mientras tanto, dos presidentes, Mauricio Macri y Barack Obama, conmemoraban en privado los 40 años del día más terrible de la historia argentina reciente.
Foto: Eitan Abramovich, Afp

Miedo al medio

Pensé que ya había hecho el duelo. Cuando el 10 de diciembre, día de la asunción de Mauricio Macri, llegaron cuatro desconocidos a la redacción de Infojus Noticias (la Agencia Nacional de Noticias Jurídicas del Ministerio de Justicia y Derechos Humanos), exigieron las claves de acceso al administrador y a las redes sociales, sacaron de su escritorio al director, a la subdirectora y al jefe de redacción y pidieron bajar de la página dos notas (una del último discurso de Cristina Kirchner, otra sobre delitos económicos en la dictadura), yo estaba vomitando en mi casa. Mientras Macri leía torpemente el discurso en el Congreso, yo iba y venía del baño con la tele prendida. Mientras el nuevo presidente bailaba Gilda en el balcón de la Casa Rosada, yo seguía haciendo arcadas. Mi literalidad puede ser pasmosa.
Centro de Buenos Aires. Foto: David Fernández, Efe

El fantasma de los 90

Desde que me mudé a Buenos Aires estoy tratando de entender algo que para una uruguaya es casi imposible. No hablo de peronismo -mentira: siempre voy a estar hablando de peronismo-, sino del nivel de intensidad con el que se vive la política en este país. A pesar de estar bastante inmersa en el tema, sigo tratando de comprender gestualidades. Para eso necesito caer en las comparaciones. Esas que son odiosas y todo lo demás.
Foto principal del artículo 'Monstrua con voz de terciopelo'

Monstrua con voz de terciopelo

Cerquillo caoba de canecalón, nariz ancha tucumana y labios rubí, abanico en una mano, caja bagualera en la otra, Susy Shock aparece primero proyectada en videoclip mientras suena la música del primer corte de su disco "Buena vida y poca vergüenza", la receta de la abuela para atravesar la vida desde el goce, con el deseo como brújula.
Ernesto Tabárez, de la banda Eté & Los Problems. Foto: Mauricio Kühne

“La minita de la canción soy yo”

Una temporada de prestado en una casa con piano adentro y trenes afuera, una lectura fundacional de "Las uvas de la ira", una extraña fascinación por la migración de campesinos chinos, una separación, la necesidad de generar un sonido que diga la verdad, y la voluntad de darle un sentido a todo lo anterior. Así, de a fragmentos y con la certeza de que el único absoluto -por ahora- es el desplazamiento, se fue armando "El éxodo", el tercer disco de Eté & Los Problems, la banda-cantautor encabezada por Ernesto Tabárez.
Cristian Alarcón.
 · Foto: Alejandra López

La fuga de lo real

Cristian Alarcón (1970) es uno de los referentes del periodismo narrativo en América Latina. Chileno de nacimiento y argentino por adopción, es maestro de la Fundación Nuevo Periodismo Iberoamericano y coordinador de la revista online Cosecha Roja, que reúne a más de 250 cronistas judiciales y policiales. Actualmente su energía está puesta en la flamante Anfibia, otra publicación en internet hecha por periodistas y académicos con el fin de generar un “periodismo perenne” en formato de crónicas.
Perec, el vehemente demente

Perec, el vehemente demente

Amante del jazz, de la pintura abstracta, de los gatos, de las listas, de los recuerdos, de la insistencia, de los juegos, de las trampas en los juegos, de los crucigramas, de las definiciones, de los cigarrillos, de Raymond Roussel, del humor, del cine, de las novelas, de los espacios, de París, del ingenio, del genio, de Alfred Jarry, de los puzzles, de Borges, de psicoanálisis, de Flaubert y, sobre todo, de las enumeraciones exhaustivas, Georges Perec, uno de los mayores escritores franceses del siglo XX, cumplió 30 años de muerto y lo celebró no asistiendo a su fiestita.

Parecido no es lo mismo

Polémico, controvertido, veterano enfant terrible de la literatura francesa, acusado de antimusulmán, de misógino, de misántropo, de depresivo, de perverso, de alcohólico, Michel Houellebecq volvió a ser noticia a partir de su última novela, El mapa y el territorio, ahora editada en nuestro idioma. La obra le valió en noviembre el Goncourt, premio más prestigioso de las letras francesas, y al mismo tiempo un escándalo por plagiar a Wikipedia. Celebración y estupidez, es lo que suele rodear a esta voz que no es nueva pero que le dio un sacudón a la literatura francesa de los últimos veinte años.