Saltar a contenido

Marcelo Pereira

Fuera de lugar

Si en el entorno cercano al presidente de la República hay quienes quieren editar una revista para defender su gestión y cuestionar a quienes la critican, deberían hacerlo por sus propios medios en vez de emplear los recursos del Estado, y no estaría mal que firmaran con sus nombres y apellidos. Sería un interesante aporte para “construir democracia”.

Desde adentro

Según publicó ayer el diario El Observador, “los principales dirigentes” del PIT-CNT “comenzaron a mover sus fichas” para “aumentar la participación de las voces moderadas en las asambleas” de la Asociación de Docentes de Enseñanza Secundaria (ADES) de Montevideo. Como telón de fondo, asoma el problema de la escasa participación sindical.

Un suponer

Se podría imaginar un día sin mujeres en Uruguay para identificar cuántas actividades fundamentales para el funcionamiento social quedarían sin realizar. Es obvio que no sólo colapsarían las tareas llamadas domésticas y el cuidado de los niños y ancianos, sino también, entre otros, los sistemas de educación y salud, junto con el ejercicio de muchos oficios, profesiones universitarias y un largo etcétera. Pero se puede ver la cuestión a la inversa: tratemos de pensar cómo sería un día sin varones.

Despacito por las piedras

Después de un precoz recalentamiento, el proceso de definición de candidaturas para la presidencia del Frente Amplio (FA) se apaciguó en los últimos días, con algunas cartas sobre la mesa y otras que se juegan por debajo de ella.

Nuestro lugar en el mundo

En los últimos años ha aumentado la frecuencia con que debemos prestar atención a lo que deciden instituciones de la "comunidad internacional" acerca de las políticas uruguayas. Claro que esos organismos no están integrados por sabios de indiscutible bondad, sino por Estados.

El prólogo de Aguerre

La declaración realizada el lunes en nombre del Ejército por su comandante en jefe, general Pedro Aguerre, generó diversas reacciones, debido a que si bien algunas de sus afirmaciones marcaron efectivamente un "punto de inflexión" histórico en el discurso militar, como él mismo lo señaló, también es obvio que otras resultan difíciles de aceptar, y nadie puede asegurar que ese cambio del discurso será seguido por otros hechos relevantes.