Saltar a contenido

Marcelo Pereira

Anclas

El episodio del presunto video con presuntas amenazas de presuntos militares fue bastante impresentable, y podemos suponer que quizá se aclare por completo, en forma simultánea con el “caso Feldman”, el día del juicio final si tenemos suerte. Pero la polémica que ayer volvió a ponerse en escena, durante la interpelación a los ministros de Defensa Nacional y del Interior, tiene características mucho más indudables y perturbadoras.

Noticias y contextos

En los últimos meses, la filtración de cables diplomáticos estadounidenses mediante WikiLeaks y las posteriores desventuras judiciales de Julian Assange fueron desplazadas de los primeros planos y las primeras planas por las revueltas en el mundo árabe, y éstas, luego, por la catástrofe japonesa con seguidilla de terremoto, tsunami y radiactividad. Así es el vaivén de los titulares, como si aparecieran en un pizarrón que a cada rato hay que borrar para volver a escribir.

No hay libreto

Haber sufrido el terrorismo de Estado es uno de los factores determinantes de la identidad frenteamplista. Sin embargo, el actual oficialismo dista mucho de tener una política clara y homogénea para los problemas pendientes en esa materia.

Cinco años, dos pinitos

El 19 de marzo de 2006 soñábamos alto más que lejos. Era tanto lo que nos habíamos propuesto hacer, junto a ustedes, que no dejaba sitio para imaginar en qué andaríamos cuando tuviéramos, como ahora, 1.282 ediciones a cuestas. Cinco años después, no queremos dedicar este espacio a rememorar el camino abierto donde parecía imposible. Elegimos contarles una parte de la historia que comenzó mucho antes de que tuviéramos nombre. El título de portada del número 1 fue "Primeras letras de la libertad". Hoy nos damos el gusto de anunciar que nuestra libertad aprendió a escribir la palabra "cooperativa".

Wikillenium

Muchos vieron en WikiLeaks la fundación de un nuevo periodismo, realmente libre y comprometido con la verdad, capaz de revelar las grandes maldades y de abrir paso a un mundo mejor. Pero la experiencia acumulada en los últimos tiempos sirve para medir la enorme distancia que separa el acceso a la información y su procesamiento periodístico, y para valorar en qué medida es crucial que este oficio se ejerza bien. Un ejemplo literario puede ayudar a comprender el asunto.

Efectos residuales

El actual gobierno frenteamplista de Montevideo es el quinto consecutivo, pero algunas cuestiones siguen en veremos desde 1990: una de ellas es la relacionada con la gestión de residuos. El problema empieza a complicarse desde el muy básico requisito de llamar a las cosas por su nombre. Quienes recorren la ciudad con carros rechazan que se les diga “hurgadores” y tienen razón: esa denominación, además de poseer una carga despectiva, no ayuda a comprender en qué consiste su actividad ni para qué sirve. Pero la alternativa que proponen, “clasificadores de residuos”, tampoco es adecuada.

Uruguay es lo que hay

Hay datos tan obvios que uno duda sobre la pertinencia de señalarlos, pero a veces parece que no hay más remedio. Dos de esos datos son a) que Uruguay es un país; y b) que este año se cumplen dos siglos de acontecimientos sin duda memorables, ocurridos cuando Uruguay no era un país pero cuya importancia para nosotros es indiscutible.

Giros en el vacío

En las últimas semanas se han reiterado los trascendidos acerca de pujas dentro del oficialismo que buscarían el relevo de algunos ministros, con la intención declarada de producir el “giro a la izquierda” por el que aboga, por lo menos desde la campaña para las internas de 2009, una parte de la dirigencia frenteamplista. El problema es que nunca se ha explicado en términos consistentes cuál sería la naturaleza del viraje reclamado.

Mucho más que dos

Es preciso comprender que “el Frente Amplio es una alianza que tiene entre sus componentes a un vasto sector socializante y a otro vasto sector apenas progresista”. Lo dijo José Mujica, en declaraciones publicadas el 30 de diciembre por Búsqueda; se refería a la necesidad de amortiguar tensiones entre el titular del Ministerio de Economía, Fernando Lorenzo (nuevoespacista y hombre de confianza del vicepresidente Danilo Astori), y el subsecretario de esa cartera, Pedro Buonomo (emepepista muy cercano al propio Mujica).

La seguimos

Después de dos años funcionando la Defensoría del Lector, terminamos la primera etapa que buscó construir los puentes necesarios entre suscriptores y periodistas, en una experiencia casi sin precedentes en Uruguay. Ahora, daremos el paso siguiente: que el próximo sea electo directamente entre varias candidaturas por los suscriptores, asegurando que la continuidad del defensor dependa de quienes representa.