Saltar a contenido

Rosario Lázaro Igoa

El vampiro de pluma precisa

El Premio Camões 2012 reconoció la obra del esquivo escritor brasileño Dalton Trevisan, conocido desde hace décadas como el Vampiro de Curitiba. Aunque la elección fuera esperada para los conocedores de su prosa, es probable que no haya modificado aún su condición de prácticamente ausente en el ámbito de habla hispana. No es por falta de méritos.
El Premio Camões 2012 reconoció la obra del esquivo escritor brasileño Dalton Trevisan, conocido desde hace décadas como el Vampiro de Curitiba. Aunque la elección fuera esperada para los conocedores de su prosa, es probable que no haya modificado aún su condición de prácticamente ausente en el ámbito de habla hispana. No es por falta de méritos.

“Libre como un taxi”

Fundador de la célebre publicación antidictadura O Pasquim, Millôr Fernandes, muerto hace dos semanas, consiguió algo que logran pocos creadores: hacer reír a sus contemporáneos y ser tratado como un intelectual de peso.

El otro lado de la frontera

El mutuo desconocimiento de la literatura brasilera y la uruguaya no puede ser explicado sólo por razones lingüísticas; intervienen cuestiones políticas, de mercado, entre otras. Pero Brasil, todo un continente, es ciertamente bastante más de lo que llega a estas tierras.
El mutuo desconocimiento de la literatura brasilera y la uruguaya no puede ser explicado sólo por razones lingüísticas; intervienen cuestiones políticas, de mercado, entre otras. Pero Brasil, todo un continente, es ciertamente bastante más de lo que llega a estas tierras.

Después de la lluvia

A diferencia de Uruguay, donde todo comienza después de Pascua, la modorra veraniega en Brasil se extiende desde Navidad hasta el fin del mítico Carnaval. En el medio, dos meses de escasa actividad cultural fuera de festivales y recitales promovidos por las grandes marcas de cerveza. Sin embargo, el 1º de enero Dilma Rousseff se hizo del mando del Planalto y trajo consigo varias determinaciones en materia de cultura, algunas relegadas por la urgencia de la mayor catástrofe climática que ha enfrentado el país, las lluvias de Río de Janeiro, que luego se extendieron a otros estados.