Saltar a contenido
Política

Política nacional

El canciller, Luis Almagro,  en la Reunión Extraordinaria del Consejo de Ministros de Relaciones Exteriores de la Unión de Naciones Suramericanas (UNASUR).  · Foto: Efe, Césaro de Luca

Ni sí, ni no, ni nada

En la reunión de cancilleres de la Unión de Naciones Suramericanas (Unasur) convocada para preparar la cumbre de presidentes que se realizará hoy en Argentina, se acordó proponer al ex presidente Néstor Kirchner para ocupar la secretaría general de la institución. Según informó el canciller Luis Almagro, Uruguay “ni votó ni vetó” dicha propuesta, y permitió así alcanzar el consenso necesario para que el ex presidente lidere el bloque regional.

Carta blanca

El Poder Ejecutivo promovería el voto en el exterior en base a proyecto del diputado del Partido Nacional Jaime Trobo. Luego de un intento fallido en el Parlamento en diciembre de 2008 y otro en las urnas en octubre de 2009, el Frente Amplio está dispuesto a volver a intentarlo. Según las consultas realizadas por la diaria, el camino deseable es que surja de un acuerdo con la oposición, aunque no es prioridad de gobierno.

El partido verde

La comisión interpartidaria de medio ambiente concluyó su trabajo y acordó un documento que contiene cuatro “ejes estratégicos”: gestión ambiental, cambio climático, participación pública e institucionalidad ambiental. Con respecto al primer eje se considera necesario abordar el “tratamiento” de los residuos y su “disposición final” por regiones, incluyendo la construcción de un complejo para su depósito, cuya localización debe quedar a cargo del Consejo de Intendentes, o al menos “con su participación activa y decisiva”.

Un brillo, amistá

Al final, la reunión del miércoles en Olivos no pareció muy amistosa. O los presidentes de Argentina y Uruguay se las arreglaron para ocultar sus afectos en la conferencia de prensa que brindaron luego. Cristina Fernández y José Mujica no intercambiaron palabras ni aceptaron preguntas de los periodistas. Estaban tensos, como contracturados. Hasta el escenario marcaba la distancia que aún separa a las partes, con tres interminables metros entre los micrófonos. El guión delineaba una relación signada por la conveniencia y no por el cariño.