Saltar a contenido
Opinión

Posturas

Un mes que pasó volando

Esta columna debió haber salido hace algunos días, pero la entregué con cierto retraso. Me disculpo por eso. Sin embargo, aunque la nota se haya demorado, el intercambio con los lectores fue constante, como suele ser, y el problema que se presenta ahora es que debo referirme a cosas que pasaron, por ejemplo, en los primeros días de junio y que tal vez no estén tan frescas en la memoria de todos.

Aclaraciones

Soledad Platero, defensora de los lectores de la diaria, reitera en esta columna las competencias de su función, luego de recibir sucesivos planteos de situaciones personales que no tienen que ver con lo periodístico, o problemas que no son claramente formulados. Además, retoma el tema del humor y sus diferentes lecturas a partir de la crítica de un lector y sobrevuela el tratamiento de la cuestión de Amodio Pérez.

El malentendido democrático

Luego de la columna en la que hablé de los asuntos que podían herir la sensibilidad de algunos lectores, así como de las prerrogativas que las distintas secciones de un diario tienen para manejar con más o menos libertad la ironía o la irreverencia, algunos lectores me escribieron para manifestar su acuerdo o sus discrepancias. Me interesan los últimos, porque me hicieron recordar algo que siempre me rechinaba de la publicidad que la diaria tenía en televisión, y que decía algo así como que hay diarios que “eligen arrodillarse sólo frente a sus lectores”.

Permisos y profanaciones

En las últimas semanas llegaron a la defensora del lector mensajes de diversos lectores que hacían notar su disgusto con viñetas aparecidas en las páginas de humor y con la tapa del 12 de febrero: una foto que mostraba cómo un rayo caía sobre la basílica de San Pedro momentos antes de que Benedicto XVI anunciara su renuncia, con el titular “Bajó la papa”.

Decisiones apresuradas

Como seguramente todo el mundo se imagina, la tapa de un diario es, por muchas razones, el punto vital más expuesto. Hace unos pocos días, el jueves 24 de enero, el diario El País, de España, publicó una supuesta foto del presidente venezolano Hugo Chávez intubado. El error fue un escándalo y los lectores no demoraron en hacerse oír. Salvando las distancias, dos errores en dos tapas de la diaria motivan esta columna.

15 de enero

Hace poco más de siete años, más precisamente el 15 de enero de 2006, tres organizaciones de Bella Unión ocupaban 32 hectáreas improductivas del Instituto Nacional de Colonización. La medida de la Unión de Trabajadores Azucareros de Artigas, el Sindicato de Obreros de Calnu y la Asociación de Pequeños Agricultores y Asalariados Rurales de Bella Unión levantó polvareda. Más allá del necesario debate sobre la legalidad o ilegalidad de estas medidas, es interesante analizar aquella ocupación a la luz de sus “resultados concretos” y contrastarla con el contexto de tenencia y distribución de la tierra que terminó de evidenciar el Censo General Agropecuario de 2011.

Cuánto decir

¿Cuánto debe decir un periodista, además de los hechos puros? ¿Es posible hablar de “hechos puros”? ¿Necesitan los lectores que se les expliciten todas las aristas de un asunto en una nota periodística? Por distintas puertas estas preguntas se han venido colando en el buzón de la defensoría en los últimos días.