El Intendente de Montevideo, Daniel Martínez, comienza su licencia el lunes y cerró su agenda de actividades con la presentación del proyecto Estación del Futuro, que convertirá la vieja estación de trenes de AFE en un “polo de innovación”. Será “un conglomerado que sintetice al sector privado, al sector público, a la academia en sus diferentes expresiones, a las políticas públicas destinadas al desarrollo de emprendedurismo e innovación con políticas de microeconomía”, explicó en conferencia de prensa. Además detalló: “Este proyecto es parte de una visión estratégica, por eso estamos dispuestos a utilizar la herramienta de la expropiación como para solucionar el viejo problema que tenemos desde hace 31 años. Desde el viejo Plan Fénix hasta ahora venimos con un trauma ciudadano, lo que hizo esta iniciativa, en cierta forma, fue convertir una angustia nacional ciudadana en un centro de esperanza”.

A su entender, Montevideo “no debe ser un puerto con una ciudad, sino una ciudad con un puerto” y el predio de AFE, en el barrio Aguada que “tiene una belleza muy importante” está ubicado en un lugar excelente para construir ciudad de cara al puerto. Además, en el proyecto se incluye un parque que vincula la vieja estación con las “inversiones edilicias” cercanas como la Torre de las Telecomunicaciones y el Aguada Park; por ese pasaje la gente podrá transitar “logrando que el puerto no sólo sea el polo logístico y comercial del Uruguay sino parte de un lugar de disfrute de los ciudadanos, [que permita la] interacción de la ciudad con el puerto”.

De todas formas comentó que el proyecto del polo de innovación no está atado a la Estación de AFE, de hecho resaltó que tanto el ex frigorífico Anglo como en el actual Mercado Modelo -que dejará de serlo en un año y medio cuando finalicen las obras de la Unidad Alimentaria- son predios candidatos a convertirse en espacios de coworking e intercambio en clave emprendedora.

Render del proyecto Estación del Futuro. Vista de la calle Paraguay.
Render del proyecto Estación del Futuro. Vista de la calle Paraguay.

El intendente comparó esta iniciativa innovadora con otras tantas que ha habido alrededor del mundo. Por ejemplo, destacó que Holanda se convirtió en el segundo mayor exportador de alimentos en 15 años. Respondiendo a los dichos del ministro de Transporte y Obras Públicas, Víctor Rossi, que lo acusó de no tener “los pies en la tierra”, Martínez afirmó: “Seguramente en Holanda, alguien le habrá dicho al que expresó esa idea que no tenía los pies en la tierra, pero pucha, hay que tener sueños y hay que planificar en torno a objetivos”.

Martínez aseguró que el proyecto tiene “un gran potencial”. Para sustentar esa afirmación comentó las buenas devoluciones que ha tenido sobre Uruguay en sus distintas visitas a países asiáticos y europeos. Según él, empresarios de varias partes del mundo han decidido aumentar su inversión en el país cuando evalúan ciertas características. Por un lado mencionó que en el exterior, los inversores ven con buenos ojos el marco institucional uruguayo: “el respeto a las leyes, el bajo nivel de corrupción, la justicia independiente, los cumplimientos de contrato, es algo que hemos venido labrando diferentes partidos que hemos gobernado en Uruguay y hacen que nos vean con respeto”, comentó el intendente.

Otra de las características que suelen destacar desde otras partes del mundo es el nivel de digitalización uruguayo: el ser un país del D9 -líderes mundiales en gobierno digital-, y contar con más de 90% de penetración, acceso y desarrollo de diferentes tipos de tecnologías inteligentes, llama la atención. Martínez también contó que el cambio de matriz energética que Uruguay desarrolló en los últimos ocho años es visto como un estandarte desde el extranjero.