Como un Pokémon Go! con premios dulces, a través de un juego de realidad aumentada las heladerías artesanales de todo el país buscan acercar a sus clientes para que descubran sabores. A partir de hoy se podrá jugar con la app en unos 45 locales en Montevideo y diferentes puntos del interior: Italia, Los Trovadores, La Curva, García, La Gioconda, Popi y Las Delicias, entre otras (y hay que considerar que varias tienen muchas bocas de venta).

La aplicación, en la que trabajan desde hace seis meses, fue desarrollada por ingenieros uruguayos y está disponible para descargar gratis en Google Play, App Store y www.rutadelhelado.com.uy bajo el nombre Ruta del Helado Artesanal. A través del teléfono inteligente se escanea un código que inicia el lanzamiento de bochas de helado.

La iniciativa de la Asociación de Fabricantes de Helados Artesanales del Uruguay (AFHAU), en conjunto con el Estudio Tinker Comunicación & Gestión, fue premiada por la Agencia Nacional de Investigación e Innovación y declarada de interés por el Ministerio de Turismo. Concebido como un circuito, ya sea por entretenimiento o por gula, se podrá recorrer todo un mapa de heladerías, con sus respectivas historias.

Maestro heladero

“La asociación tiene más de 50 años, pero en 2002, con la crisis, en Montevideo, donde estaba el fuerte, quedaron muy pocas heladerías, y la asociación quedó en vida latente”, relata su presidente, Antonio Ciccariello, quien además está al frente de Chéntola. Hace unos cinco años retomaron las actividades de AFHAU con el objetivo de revitalizar la marca “helado artesanal, que se ha perdido un poco en Uruguay, dando espacio a helados con otras características”, señala este maestro heladero. Hay cerca de 80 heladerías nucleadas actualmente.

Ciccariello dice que la app es sencilla y que el jugador siempre se lleva algo. El que atrape y mantenga las bochas de helado sobre un plato en pocos segundos puede ganar un rango de recompensas que va desde una porción de confites hasta un dos por uno, baños de chocolate o agrandar la porción.

Paralelamente la asociación está trabajando en los protocolos necesarios, junto con la Intendencia de Montevideo, para montar la Feria del Helado Artesanal. El año pasado se hizo en Sinergia Design, donde reunieron 14 heladerías y cerca de 4.000 personas que abonaron 6.000 unidades; esta vez piensan utilizar los jardines del Museo Nacional de Artes Visuales y que dure dos días, probablemente un fin de semana a mediados de octubre.

Para la feria plantean un sistema de tickets: en la edición anterior, por ejemplo, había cinco helados por 300 pesos, ya que la intención es que la gente pruebe. Por el mismo motivo incentivan a las heladerías a que elaboren sabores fuera de lo que tradicionalmente se consume y “demostrar además la capacidad del maestro heladero de salir del chocolate, el dulce de leche y la crema”, apunta Ciccariello.

Industrial vs artesanal

“En Uruguay se consume muchísimo helado: aproximadamente 12 o 13 litros al año per cápita. Es una cantidad enorme, cerca de 40 millones de litros de helado. Ahí entra todo –la mayor venta es la compra impulsiva en el supermercado– y el helado artesanal va avanzando, pero tiene una porción pequeña. El año pasado el crecimiento fue grande y este, no sé si por la pandemia, la heladería prácticamente se mantuvo con envíos a domicilio. En estos días de calor la venta al mostrador ha sido sostenida. Es decir que se ganó porción de mercado con el delivery. Si bien puede generar una sensación de frío en invierno, te da suficientes calorías en un alimento muy rico en vitaminas y en proteínas”, señala.

Foto: Alessandro Maradei

Foto: Alessandro Maradei

Para tratar de cambiar el hábito de quien elige helado industrial, no sólo se recalcan las cualidades de un helado más sano, sino que se dejan por escrito. “La esencia del helado artesanal, por reglamentación aprobada el año pasado, es que no puede tener colorantes ni saborizantes, y la incorporación de aire es la necesaria: 28% contra 100% que tiene el industrial. Y, obviamente, el sabor. Trabajamos un año entero con Presidencia de la República y con las intendencias de Montevideo, Canelones, San José y Maldonado, y logramos una definición de helado artesanal que a nivel mundial está a la vanguardia: en exigencia se compara al helado artesanal uruguayo con el italiano y el español. Si le sumamos que los lácteos de Uruguay son únicos, terminamos con un producto de altísima calidad, que no tiene nada que envidiarles. Ahora hay que trabajar con el maestro heladero para que se vaya tecnificando cada vez más”.

Con esa inquietud, la asociación trajo en los últimos años a profesionales de Italia, Francia y Argentina para dictar cursos. Los costos son importantes, señala Ciccariello, ya que tienen que montar una planta de elaboración, además de los honorarios. “Pero nos ha hecho muy bien y la prueba está en que competimos como asociación y el año pasado obtuvimos el tercer puesto en la Copa Latinoamericana de Helado Artesanal y ganamos una mención al mejor helado en gastronomía, con un helado salado, de tzatziki: el plato era cordero y cayó impecable”, remata este maestro heladero, “de profesión y con título”, formado entre Argentina e Italia.

Ciccariello confirma que el suyo es uno de los oficios más antiguos: “Antes de Marco Polo, ya los mesopotámicos generaban helado, pero el helado tuvo un cambio hace unos 50 años, cuando algunos maestros italianos, ingenieros de la alimentación, comenzaron a ponerle cabeza y tratar de que las cosas quedaran siempre igual”. Aquí hay oficio pero poca titulación. La asociación trabaja para que exista un curso de formación permanente en el país y que el helado se sepa “formular con balance y forma; más que a ojo, de manera científica. Se necesita conocer el comportamiento de los ingredientes en frío y en calor, hay que generar emulsiones. No es fácil”.


Picada armonizada

El martes 15 de setiembre, a las 21.00, vuelven las catas a Mercado Williman (Claudio Williman 626), esta vez en Fratello y en tres pasos maridados con la bodega Garzón: el primero con albariño reserva junto a una tabla de quesos; el segundo, tannat reserva y fiambres; para culminar, petit verdot vineyard acompañado de un tostón de solomillo de cerdo, cebolla caramelizada, brie, miel y mostaza. Será con distancia social y para unos pocos que reserven. Tienen un precio por persona de 1.190, que queda en 1.100 si es un grupo de cuatro. Entre quienes concurran se sorteará una botella seleccionada más una tabla surtida para dos. Reservas al 094938178 y 094009492.

Feria de plantas

Hoy de 8.00 a 17.00 habrá stands, exposición y venta de plantas en la tradicional feria del Jardín Botánico (ingreso por 19 de Abril 1181). La entrada es gratuita.

Seminario bio

Será virtual la segunda edición del seminario de vinos orgánicos y biodinámicos, organizado por dos sommeliers jóvenes, Ana Sánchez y Rodolfo Rodríguez. Comprenderá dos jornadas, hoy y el sábado 19 de setiembre, vía Zoom, con disertantes de Uruguay, Argentina, Chile, España y Francia. Fue habilitada la venta de accesos vía Redtickets a $ 1.300 un día o 2.100 por los dos (con la compra se colabora con canastas.uy). Por consultas: seminariobio.orgá[email protected]