“Mirame, soy el mismo que ayer, o diferente, o al revés. Manos en rostro de todas las ganas de salir arando por una ventana, o al revés...”, dice –con su primera máscara– El Hombre Avispa en “Declima”, la canción que abre Perro lunar, su primer larga duración.

Ignacio Echeverría es el actual bajista de Buenos Muchachos y de Mandrake y Los Druidas, y a lo largo de su carrera formó parte de una infinidad de proyectos musicales. “Desde muy temprana edad fui un bicho de bandas”, dice “A los 15 años tenía un grupo para tocar en el liceo que se llamaba La Petisa”. Fue tecladista y fundador de Croupier Funk, bajista de Max Capote, y también grabó y tocó con Matías Cantante y Los Extraterrestres, Malacate y la banda de su tío, Fernando Torrado.

El Hombre Avispa es el nombre de su primer proyecto solista. Perro lunar es su presentación oficial en sociedad. “Venía un poco saturado de tocar en tantos grupos, y era lo que estaba buscando, que por un momento fueran mis reglas para algo que tenía en la cabeza. Ahí sos sólo vos con vos”.

Para Perro lunar –un disco de sonido original, fiero y nocturno, que podría recordar las aventuras acústicas de Alice in Chains o a un Bill Callahan atormentado por pesadillas– Ignacio se encargó de la mezcla y la edición de sonido, escribió todas las letras, grabó todos los instrumentos y las voces de las canciones, y fue su propio técnico.

Su labor en solitario comenzó en El Templo (su estudio de grabación, donde trabaja y da clases junto con su amigo Juan Chao), y luego continuó en Guyunusa, una casa prestada en el balneario Solís.

¿Cómo se arranca desde cero un disco en el que hacés todo?

La mayoría de estos temas nacen de la guitarra y la voz. Yo tengo un EP previo de este proyecto (El hombre avispa, 2016) y había estado tocando ocasionalmente esas canciones en vivo en formato one man band, con la viola, un bombo, un hi hat, algunos pedales y algunos efectos. Con estos temas arranqué con esa base de guitarra eléctrica, bombo y hi hat. Después, arriba grabé los bajos. Quería que este disco respetara la forma folk en la que fue compuesto, con la guitarra acústica. Entonces le metí todas las guitarras folk, pero al tiempo pude comprarme una folk mejor y las grabé de vuelta. Luego le agregué algunas teclas, y dejé las voces para el final. Por eso me llevó como un año terminarlo.

En las canciones hay muchas imágenes y climas que refieren al campo y a los animales. ¿De dónde viene eso?

Sí, ya desde el nombre del proyecto. Quería generar un universo lírico que estuviera atravesado por imágenes, por cosas que me pasan con la naturaleza, concebida en un espectro macro, con el humano adentro, no como cosas separadas. A partir de 2015 estuve muy conectado energéticamente con la naturaleza. Cuando empecé a componer me fui para afuera, estuve en Maldonado en un campito, ahí hubo algo que también me parece que influyó bastante. El hombre avispa es como una entidad en la que yo puedo volcar mis inquietudes, y este disco fue para ahí.

¿Cómo encontraste tu voz?

Nunca fui la voz principal de ninguno de los proyectos en los que estuve. Ese era el paso más jugado para este disco. Me pasó que cuando empecé a grabar en el estudio no encontraba el ambiente, el coloque. Un día me desperté y dije: “tengo que buscar algo así como la ceremonia”. Si lo que pongo arriba no lo puedo impregnar de lo que quiero decir, no va a funcionar. Cantar es mucho más que afinar. Te das cuenta cuando te ponés enfrente de una canción que escribiste, cuando te tiene que salir de las tripas.

Foto del artículo ''

Tuve que investigar, pero en un momento me di cuenta de que, más allá de pensar en cómo tenía que hacer, cómo tenía que poner la garganta, lo que precisaba era generar el entorno, grabar a cualquier hora, a las seis de la mañana, con mis tiempos. Y ahí fue que una amiga me prestó Guyunusa, su casa en el balneario Solís. Me fui para ahí, con las letras bocetadas, prendí la estufa a leña y grabé las voces en tres días.

Era una casa chica, re sencilla. Acondicioné un poco un cuarto con unos colchones, pero tampoco puse mucho ojo en que el sonido fuera súper pro. Esto fue más casero, y quedé re contento por cómo suena, pero lo mío era más la emoción que lo técnico.

Se me ocurre que para alguien que pasó por tantas bandas, después de encontrar tu proyecto personal quizá no hay vuelta atrás.

Es así como decís. Se abre en mí una veta y tampoco sé cuál será el siguiente paso, pero siento que tengo hay algo vivo ahí y que va a tener un desarrollo. Independientemente de que tengo mi banda, que son los Buenos Muchachos, y mi otra banda, la de Mandrake, y que pueda hacer otras cosas con otra gente, esto era algo que venía postergando, y ta, ahora nació. Estaba el EP, que fue algo así como un dolor muy profundo que tenía que sacar, pero esto es distinto.

Sabés que Perro lunar fue uno de mis discos para salvar la cuarentena.

Me alegra. A mí la pandemia me agarró con todo pronto para presentar el disco en vivo. Estuve cinco días con depresión, en mi casa, paralizado, sentado en el sillón, mirando la nada y pensando: “¿qué carajo hago?”. Me partió al medio. Después, de a poco, me puse a componer de vuelta. Me dije: “tengo el estudio y ahora un proyecto propio”. Cuando me pude refugiar en eso, me di cuenta de que de última tenía un lugar para divagar y para irme mental y creativamente a la mierda con esto. Fue sanador.

Perro lunar, de El Hombre Avispa, está disponible en Spotify y Bandcamp.


Carmen Pi, en la sala Zitarrosa (archivo, marzo de 2018).

Carmen Pi, en la sala Zitarrosa (archivo, marzo de 2018).

Foto: Manuela Aldabe

Streaming: Carmen Pi

» La cantante y compositora Carmen Pi se presenta este sábado a las 21.00 en su canal de Youtube. El evento –de una hora de duración– es de acceso libre, y en la plataforma Colectate.com también se puede abonar una entrada con diferentes formas de pago. La artista, que además promete un pronto regreso de Coralinas, con su voz, piano y guitarra, repasará las canciones de sus tres discos como solista y estará acompañada por los músicos Gustavo Reyna (archilaúd) y Tato Bolognini (batería y armónica).

» También este sábado, pero a las 20.00, Julieta Taramasso y Popo Romano se presentarán en vivo vía Instagram (@julietataramasso y @poporomano) y Facebook live (@juliypopop), y contarán con la participación especial de Ulises Rivas Barbosa.

» A las 23.00 de Montevideo y Buenos Aires, el excéntrico y experimental DJ argentino Villa Diamante presentará un nuevo set en el canal de Youtube Hasta la pista, que promete entretener durante buena parte de la madrugada.

Inty Raymi en Neptunia desde la mañana

» A las 16.00 de este domingo 21, la banda de cumbia fusión Mamachola es una de las encargadas de ponerle música a la sustanciosa grilla de actividades de una nueva edición del festival Inti Raymi. También actuarán Huepil y La Marea Candombe. “Se acerca la celebración más importante de nuestros pueblos originarios de América Latina”, cuentan sus organizadores. “El Inti Raymi marca el fin de un ciclo y el comienzo del siguiente, nos prepara para el cambio. En Neptunia se celebra desde hace seis años, encontrándose la comunidad y visitantes de otras tribus en torno a un fogón ceremonial”. Desde las 10.00, además de música habrá juegos, siembra, danzas y quema de cerámica. En Ruta 10 y Costa Azul, Bioparque Piero, Reserva Natural Comunitaria.

Streaming desde el norte

» A las 21.00 de Uruguay, Fletcher Dragge, mítico guitarrista de la banda de punk rock Pennywise, tocará algunas de sus viejas y nuevas canciones, entre las preguntas del productor de espectáculos Danny Wimmer, en su programa Danny Wimmer Present Series. El episodio puede verse en vivo por Youtube, Facebook y Twitch; luego queda disponible en todas las plataformas.

» El gigante del heavy metal Metallica continúa con sus buenas acciones de pandemia, y como cada comienzo de semana, el próximo lunes le vuelve a regalar a sus fans, el registro de uno de sus conciertos. “Estamos juntos en esto, y estar conectados será una de las vías por las que saldremos de esta situación. Con esto en mente, vamos a llevar una serie de conciertos de Metallica directo a tu living”, declaró la banda en su cuenta de Twitter, que ya compartió alguna de sus mejores actuaciones, que tuvieron lugar en ciudades como Berlín, Melbourne, Lima y Manchester. Con unos breves comentarios de su baterista, Lars Ulrich, al comienzo, los conciertos se destacan, en algunos casos, por su increíble sonido y definición de imagen, y en otros, por la antigüedad y el valor histórico de la grabación, como el de la actuación en Chicago, Illinois, el 12 de agosto de 1983, y pueden verse en el canal de Youtube de la banda.

» Ciro Martínez, célebre cantante del grupo argentino Los Piojos y actual de Ciro y Los Persas, se conecta todas las medianoches a su cuenta de Instagram (ciroylospersasoficial) y se suma a la tradición de las charlas bajo la señal roja del vivo. Sus entrevistados, amigos, músicos, ingenieros de sonido, técnicos y personajes laterales de la noche porteña, lo acompañan en su memoria para recordar historias y anécdotas graciosas o increíbles propias de la liturgia del rock, y cuando el contador tiene oficial, el resultado es verdaderamente disfrutable. Las mejores charlas terminan subidas a Youtube, y sin dudas y por ahora, las dos que se llevan la plata y el oro son la de Juanse de Ratones Paranoicos, que cuenta momentos junto a Charly García, y la mejor: Álvaro Villagra recordando las mil y una, reales o inventadas, de Pappo, Ricardo Iorio, Pity Álvarez, Germán Daffunchio y Alejandro Sokol, en sus más de 30 años como músico, productor e ingeniero de sonido.