Vuelve a subir, por cuatro funciones, Katia y Klaus, de Dino Armas, ganador del Florencio 2021 a mejor texto de autor nacional, una obra que quiebra en cierto modo el tono de su producción previa.

Thomas Mann no aparece en escena, pero es la figura que envuelve esta historia sobre “el patio trasero de la familia de un escritor célebre”, el premio nobel de Literatura, autor de clásicos como La montaña mágica y La muerte en Venecia.

La biografía doméstica traza luces y sombras de vínculos complejos durante el ascenso del nazismo. Una mujer que protege a su marido pero que a la vez enfrenta a un hijo caótico e irreverente, que rompe con las normas de su época. La dupla de Susana Groisman (nominada al Florencio 2021 a mejor actriz) y Alejandro Martínez es conducida por Alfredo Goldstein con la escenografía y el vestuario de Hugo Millán en el entorno musical de Fernando Ulivi.

“Las drogas, el travestismo, la homosexualidad, la sátira social: eso y mucho más está en Klaus Mann, creador de una novela que será valorada en otros tiempos: Mefisto”, promete este espectáculo para mayores de 18 años, ambientado en una Baviera peligrosamente moralista, “soñando con Berlín tanto como Las tres hermanas de Chéjov sueñan con Moscú”, apunta el director.

Katia y Klaus en el auditorio Vaz Ferreira (18 de Julio 1790) el jueves 5, viernes 6 y sábado 7 de mayo a las 21.00 y el domingo 8 de mayo a las 20.00. Entradas $ 400 en Tickantel.

El calor pasa, la gente queda

Ramiro Pallares, María Eugenia Pirotto, Laura Almirón, Pablo Musetti, Cecilia Yáñez y Sofía Espinosa interpretan a un grupo de amigos observados año tras año, proyectando en la arena, compartiendo y cambiando la dinámica de su ocio, durante 15 veranos de su juventud. En este montaje hay un trabajo más que sincronizado, convencido del tono que tiene que dar, como el musical en el que por momentos se transforma.

Verano, el último espectáculo de Florencia Caballero Bianchi (Cheta, Mal escrita), hace una nueva temporada, ahora en el teatro Victoria. La obra, escrita a pie de escena y desarrollada en tres años, fue financiada por el Festival de Dramaturgia Nacional Nuestra, del Instituto Nacional de Artes Escénicas (INAE), y realizada en el marco del Programa de Dirección Escénica en una coproducción internacional del Instituto Goethe, el INAE, la fundación Santiago a Mil (Chile) y el teatro La Plaza (Perú). “Me parece muy necesario tener una mirada crítica sobre quiénes somos, qué soñamos, qué hicimos. Qué cosas logramos y qué no”, dijo la dramaturga a la diaria en ocasión del estreno.

Verano, en el teatro Victoria (Río Negro 1477) hoy, mañana y el fin de semana próximo (viernes y sábados a las 21.00 y domingos a las 19.00). Entradas en boletería a $ 350, reservando a través de las redes sociales de la obra y por el correo [email protected]